Anika entre libros

Aventuras ibéricas

Ficha realizada por: Rafael Ruiz Pleguezuelos
Aventuras ibéricas

Título: Aventuras ibéricas
Título Original: (Aventuras ibéricas, 2017)
Autor: Ian Gibson
Editorial: Ediciones B
Colección: No Ficción


Copyright:

© 2017, Ian Gibson

© 2017, de los mapas, Antonio Plata

© 2017, Ediciones B, S.A.

Ilustraciones: B/N
Edición: 1ª Edición: Marzo 2017
ISBN: 9788466660143
Tapa: Dura
Etiquetas: autobiográfica, biografía, divulgación, historia de España, Historia, literatura española, literatura irlandesa, reflexiones, Quijote, memoria histórica, península ibérica, hispanismo, Garzón
Nº de páginas: 412

Argumento:

Celebrando los sesenta años de sus inicios en el hispanismo, un icono como Ian Gibson lleva a imprenta reflexiones y apuntes de su presencia en la península y el trabajo que en ella ha desarrollado, todo ello expuesto de una manera informal y eminentemente subjetiva.

En estas "Aventuras ibéricas", articuladas en torno a unos capítulos de cierta entidad temática, acaban deslizándose todos los temas que mueven al irlandés: desde García Lorca a la herencia arqueológica de la península, desde las tierras del Quijote a Baltasar Garzón y la memoria histórica. Un libro de recuerdos y reflexiones que es por encima de todo una declaración de amor constante -no exenta de crítica, pero eso no es necesariamente malo- a una península que, como el propio autor afirma en los agradecimientos, es un "minicontinente único en el mundo".

 

Opinión:

 

"Aventuras ibéricas" no es exactamente un libro de viajes ni unas memorias. El subtítulo que nos ofrece: "Recorridos, reflexiones e irreverencias", prepara al lector adecuadamente para la idea de que lo que va a encontrar dentro no es fruto de un plan de reflexión u observación establecido, sino un recorrido (en el sentido literal, de hacer camino, y metafórico, de lo vivido) eminentemente subjetivo y caprichoso, pues en el proyecto del volumen no parece haber más itinerario que el que pueda desear en un momento determinado el propio Gibson.

Llama la atención el hecho de que en la nota biográfica que se nos ofrece en las primeras páginas del volumen se señale expresamente que el autor, nacido en Dublín en 1939 (fecha más que señalada y que casi parece una especie de premonición de un futuro ligado a nuestro país) sea desde 1984 ciudadano español, algo que no deja de subrayar que Gibson, para aquellos que aún no lo conozcan -si es tal cosa es posible en una persona mínimamente informada- no es un hispanista de paso, sino alguien que ha dedicado la friolera de sesenta años a vivir España y escribir sobre ella.

El volumen se encuentra articulado a partir de una serie de capítulos, que responden a esa tremenda subjetividad y afán de miscelánea del volumen que yo anunciaba. Los nombres de algunos de ellos: "Hispania la romana", "En torno al Quijote" y "Aquel año en Granada" dan una idea de que vamos a encontrar un poco de todo, una especie de cajón de recuerdos y olvidos. Ello no quiere decir que alguna de las secciones parezca prescindible o deje de merecer la pena: estamos hablando de una voz que ha vivido todo y ha sido testigo de todo en la península, y que además ha dedicado su vida a bucear en nuestro pasado. Lo que se dice en el libro merece la pena ser leído y tenido en cuenta, esté uno de acuerdo en todo o solamente en parte. Porque el lector encontrará, como en cualquiera de sus libros anteriores, opiniones vehementes más o menos discutibles sobre casi cualquier cuestión, desde el deseo declarado de que la península se convierta algún día en una República Federal Ibérica (sic) hasta un alegato a favor de la Ley de la Memoria, pasando por la revisión de la condena a Baltasar Garzón.

Dos capítulos me parecen especialmente significativos: "Aquel año en Granada", porque cuenta las circunstancias de la primera llegada a Granada del autor, descrito como un investigador perdidamente enamorado de la obra de García Lorca que sueña con conocer la realidad que él conoció, y "España amor, España tristeza" un capítulo final que son reflexiones sin desperdicio sobre el ser y hacer español, en el que cabe tanto la crítica como la alabanza. Me gustan ambos textos así, puestos frente a frente, complementarios uno del otro porque te colocan frente a los sentimientos del hispanista en ciernes y el del final de su carrera.

A Gibson, se dice mucha veces en el libro, le disgusta el ruido de España. El ruido de nuestras conversaciones, pero sobre todo el que impide que nos entendamos en tantas cosas. Acierta siempre en considerarnos un pueblo complejo, maravillosamente difícil. Lo mejor que se puede decir de él y de sus textos es que conoce a la perfección nuestros defectos y virtudes, pues pocos han calado como él la esencia de nuestro carácter. Por eso a nadie debe extrañarle que le vaya así de bien entre nosotros, y además durante tanto tiempo.

Rafael Ruiz Pleguezuelos

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura