Anika entre libros

venganza de sangre

Ficha realizada por: Gemma Nieto
venganza de sangre

Título: venganza de sangre
Título Original: (venganza de sangre, 2010)
Autor: Sebastián Roa
Editorial: Tropo Editores


Copyright: Prólogo de José Luis del Corral
ã Sebastián Roa, 2010
1ª Edición, 2010
II Premio de Novela Histórica Comarca del Cinca Medio ISBN: 9788496911314
Etiquetas: edad media, histórica, templarios

Argumento:


Discurría el año de 1283 en la isla de Sicilia cuando la vida del pequeño Durán d´Avesnes dará un vuelco terrible y tendrá que hacerse un hombre y un nombre sin el apoyo de sus padres.
 
Con el correr de los años, Durán cambiará su nombre por el de su familia adoptiva y será conocido como Blasco de Exea; ingresará en la orden de los templarios para luchar por la cristiandad y huirá de un destino que le persigue implacablemente. Un destino que le empuja a vengar a su verdadera sangre y que le impide encontrar el descanso.
 
Desde sus primeros años de vida hasta que ya es un hombre maduro, el protagonista vive una vida azarosa enmarcada en una época histórica repleta de cambios. Desfilan por la novela los días finales de la orden templaria, las complejas maniobras del rey Jaime II de Aragón para dominar todo el Mediterráneo, las estratagemas de la corona francesa y su control sobre la Santa Sede,… todo un universo que rodea una historia de crecimiento personal, de amor hacia los padres y hacia una mujer, pero, sobre todo, de la búsqueda de la propia felicidad.

Opinión:


Tengo por costumbre escribir notas cuando leo un libro que tengo que reseñar. Notas en las que apunto todo aquello que me va sorprendiendo, para bien o para mal, a medida que voy pasando las hojas de la novela. Sucede que, en ocasiones me encuentro con varias cuartillas rellenas de apretados apuntes; a veces, sin embargo, apenas si dispongo de tres líneas para comenzar la reseña. Esto es muy característico porque, cuando un libro me ha enganchado y no me ha permitido la más mínima distracción, cuanto todo parece encajar de un modo mágico y nada resalta sobre lo demás, es cuando la mano del autor desaparece y solo queda la historia. Ésas son las mejores novelas, las que por estar bien escritas saben esconder sus pequeñas faltas dentro de la maravilla de la trama.
 
Cuando me he dispuesto a escribir la crítica de "Venganza de Sangre", de Sebastián Roa, me he encontrado con apenas una docena de apuntes sobre los personajes, el argumento, la documentación… poca cosa para reseñar una historia de casi 1000 páginas pero, más que suficientes cuando la novela está muy bien escrita.
 
Una de las pocas cosas de las que acusaría al autor es de su uso continuado de notas a pie de página. Soy una enfebrecida detractora de su utilización en novelas porque pienso que un autor debe de tener maestría suficiente para insertar en la trama todo aquello que resulte necesario para el lector. Lo que no tenga cabida dentro del argumento, no es importante. Y, lo que el autor no sepa explicar dentro de la misma historia es mejor que lo sustituya. Desde que comenzamos a leer "Venganza de Sangre" nos topamos con numerosos pies de páginas; se trata de anotaciones que nos explican lo que es una veste, una loriga, un almófar, la crespina… diferentes ropajes de la época histórica narrada, o partes de una armadura, cuya explicación (a mi juicio) debería de haber estado inserta dentro de la propia narración. Las notas a pie de página siempre, repito, siempre, ralentizan de una forma innecesaria una novela.
 
Sin embargo, a medida que avanza la trama son menos frecuentes y el lector puede relajarse leyendo una obra de ficción inserta con gran habilidad dentro de la historia siglo XIII. La narración que inventa el autor se entrelaza sin fisuras con la historia real de los últimos días del temple, la ferocidad del rey francés que quiso hacerse con sus riquezas, las intrigas políticas del rey aragonés Jaime II para detentar el poder del Mediterráneo, o el área de influencia de algunos ducados italianos. El autor sabe entretener al tiempo que muestra de una manera muy visual la forma de vida y las intrigas palaciegas de aquel periodo histórico.
 
La historia que narra Sebastián Roa es lineal, sin grandes sobresaltos, discurre tranquila; muy alejada de los capítulos cortos e impactantes de los thrillers. El autor ha creado una obra al estilo clásico (con presentación, nudo y desenlace) muy atractiva que avanza a medida que adentra al lector en la narración y que, sin artificios, consigue engancharle desde su naturalidad. Peca de exceso en algunas escenas que alarga sin piedad y que habrían quedado mejor con algunas páginas menos, lo que en lenguaje coloquial conocemos como “paja”, y que da una cierta idea de que el autor no termina de dominar los tempus de la novela.
 
La obra cuenta con una prosa elegante y se percibe que el autor se maneja con soltura en un amplio vocabulario que sabe utilizar sin titubeos y mostrar al lector en toda su riqueza. Algo muy de agradecer es el tono antiguo que utiliza en los diálogos y que ayuda a darle a la narración un carácter antiguo muy conseguido.
 
Con respecto a los personajes, hay que decir que se van afianzando a medida que avanza la novela. Los que en un principio parecen “desvaídos” porque el autor cuenta demasiado sobre ellos y muestra muy poco, van ganando enteros cuando Sebastián nos enseña cómo son, en lugar de contarlo. Y, aunque algunas acciones de los personajes y algunas partes de la trama resultan un tanto inocentes en cuanto a su evolución o a su resolución, suceden en un momento en el que el lector ya está enganchado en la trama y no le restan un ápice de su credibilidad a la novela. Ya casi al final de la obra (página 784) la historia da un giro que me ha parecido perfecto para sellar las últimas páginas con un broche de oro.
 
Lo bueno que suele tener un libro de más de 800 páginas, si está bien escrito, es que te permite disfrutar de su historia y vivirla junto a sus personajes mientras la estás leyendo. Y eso es lo que ha conseguido Sebastián Roa, que la historia permanezca fija en la mente del lector, pero no solo mientras disfruta de ella, si no también cuando ya hace tiempo que acabó de leer la última página.
 
Me gustaría dedicar mis últimas palabras para la editorial. Tropo Editores ha llevado a cabo una gran labor en la maquetación y en la corrección de esta extensa obra, con una diseño de cubierta muy atractivo y, aunque no es fácil tener una lectura cómoda de un libro de casi mil páginas, si tienes que leer en el transporte público, con su buen trabajo consiguen que el lector no lo tenga en cuenta. Una única pega: al maquetador se le ha olvidado separar algunas escenas dentro de la obra y consigue inducir a confusión en el lector (páginas 23, 30, 96, 349…). Y un pequeño apunte final para la impresión: algunas de las primeras páginas no están bien impresas por culpa de la tinta y se dificulta su lectura.
 
Por lo demás, es una novela histórica que nada tiene que envidiarle a las grandes del género. De seguro que oiremos hablar mucho de ella.
 
Gemma Nieto

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar