Anika entre libros

Una promesa en el fin del mundo

Ficha realizada por: Mila L. Castelo
Una promesa en el fin del mundo

Título: Una promesa en el fin del mundo
Título Original: (Eine Hoffnung am Ende der Welt, 2015)
Autor: Sarah Lark
Editorial: Ediciones B


Copyright:

© 2015, Bastei Lübbe AG, Köln

© 2017, Ediciones B, S. A.

© Ilustraciones del interior: Tina Dreher, Alfeld/Leine

Traducción: Susana Andrés
Ilustraciones: B/N
Edición: 1ª Edición: Marzo 2017
ISBN: 9788466660396
Tapa: Dura
Etiquetas: novela, drama, novela dramática, romance, familia, hermanas, refugiados, viajes, Nueva Zelanda, traición, aventuras, maoríes, huérfanos, sagas, literatura alemana
Nº de páginas: 437

Argumento:

Helena y Luzyna son dos hermanas que viven en un campo de refugiados de Teherán, en Persia. Ambas han conseguido sobrevivir a un campo de trabajo en Siberia, pero han perdido a sus padres. Helena se entera de Nueva Zelanda está acogiendo a refugiados huérfanos menores de dieciséis años y convence a su hermana para dirigirse allí en busca de un futuro prometedor del que ahora carecen. La mañana en que tiene que zarpar Luzyna no aparece y, en el último momento, Helena decide aprovechar la oportunidad que se le presenta. Haciéndose pasar por su hermana ocupa el puesto que esta ha dejado y camina hacia una nueva vida. Sin embargo, durante el viaje se encuentra con alguien que conoce su historia y sufre lo indecible.

Su llegada a Nueva Zelanda no es como ella esperaba, y ese futuro prometedor se convierte en algo totalmente aterrador debido a lo acaecido en el barco, al tiempo que no deja de perdonarse el haber traicionado a su hermana.

James Mackenzie regresa de la Segunda Guerra Mundial y conocerá a Helena. Ambos tendrán que luchar contra su pasado y sus miedos para poder conseguir encontrar el amor que merecen y formar un nuevo hogar lleno de esperanza.

 

Opinión:

 

Hace, aproximadamente, diez años que se publicó la primera parte de la trilogía "La nube Blanca". Esta historia, para sorpresa de muchos, es la continuación de esa primera trilogía firmada por Sarah Lark. Sin embargo, se puede leer de forma totalmente independiente, como la mayoría de sus sagas, pues las protagonistas son diferentes, aunque los temas a tratar sigan coincidiendo. Lo que sí encontrarán los lectores es varios personajes de las novelas anteriores y, sobre todo, a sus descendientes.

Algo que sorprende nada más comenzar la historia es el propio inicio. Sabiendo que se trata de una continuación de la saga, por decirlo así, lo que menos se espera el lector es que esta comience poco después de la Segunda Guerra Mundial. Pero es algo que no viene mal, por lo menos para aprender una parte de esa historia que pocos conocen, como la colaboración neozelandesa para acoger a centenares de niños huérfanos de guerra.

Las dos hermanas son completamente opuestas. Helena es una muchacha racional, prudente, realista, sabe que es demasiado mayor para estudiar y hace todo lo que puede para cuidar de su hermana. Luzyna es una joven rebelde, que quiere disfrutar de la vida, egoísta, no le interesa trabajar y no es capaz de agradecer todo lo que su hermana hace por ella.

Helena es un personaje que gustará a los lectores, salvo por sentimiento de culpa continuado, algo por otra parte normal ya que su hermana es lo único que le queda. Seguro que muchos aplaudirán su decisión de embarcarse dejando atrás su vida pasada y abandonando a su hermana, pero en el fondo Helena quiere a esa pequeña que trata de sobrevivir como puede debido a todo lo que han pasado.

Helena es el personaje central de la historia. Veremos como irá superando todas las dificultades, sufriremos cuando viva sus malos momentos y pese a todo, tratará de aclimatarse a una vida completamente nueva.

Cuando Helena conoce a James Mckenzie nos encontraremos con personajes ya conocidos de los libros anteriores, pues el joven desciende de una de las familias que iniciaban la serie.

Pero no solo viviremos las aventuras y desventuras de Helena. Como es habitual en las novelas de Sarah Lark, también observaremos la evolución de los maoríes. Es una época llena de cambios. Los jóvenes están dejando de lado las antiguas costumbres, que los ancianos intentan conservar, y empiezan a trabajar en las fábricas en condiciones laborables precarias; sin embargo, no terminan de adaptarse al sistema impuesto por los pakeha.

Estamos ante una novela que se lee rápido, demasiado tal vez para lo que nos tiene acostumbrados la autora. El estilo es sencillo y al tiempo que disfrutamos de la narración vamos conociendo un poco más sobre la historia de Nueva Zelanda.

Sin embargo, en esta ocasión el lector sentirá que le falta algo a la historia. Tal vez haya una continuación, o simplemente que estamos ante un libro más corto a lo que nos tiene acostumbrados.

Aventuras, historia, romance, drama, antiguos conocidos es lo que encontrarán los lectores que se sumerjan en esta páginas que sí tienen algo novedoso respecto a los anteriores libros de la autora: las ilustraciones. Al inicio de cada capítulo hay una pequeña ilustración y a lo largo de la historia aparecerán ilustraciones que llegan a ocupar toda la página.

Mila L. Castelo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar