Anika entre libros

Un minuto antes de la oscuridad

Ficha realizada por: Anika Lillo
Un minuto antes de la oscuridad

Título: Un minuto antes de la oscuridad
Título Original: (Un minuto antes de la oscuridad, 2014)
Autor: Ismael Martínez Biurrun
Editorial: Fantascy


Copyright:

© 2014, Ismael Martínez Biurrun

© 2014, Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.

Edición: 1ª Edición: Febrero 2014
ISBN: 9788415831211
Tapa: Blanda
Etiquetas: persecuciones, apocalipsis, violencia, ciencia ficción, sci-fi, clones, conspiraciones, asesinatos, dictadura, distopía, intriga, literatura española, novela, novela de personajes, tribus urbanas, intrigas políticas
Nº de páginas: 315

Argumento:

Vivir en las afueras de Madrid, en una bonita urbanización, ya no es motivo de alegría. Si no estás en la ciudad corres peligro porque las bandas de hawaianos que se mueven en masa por ahí pueden volarte los sesos y secuestrar a tus hijos. Ya casi no quedan familias, pero Ciro se empeña en permanecer allí con su mujer y su hijo pequeño.

Al tiempo que decide despertar a su mimético (un clon) para que cuide de su familia mientras él va a la ciudad a dar clases a una universidad cada vez más vacía, se mete en un lío que tiene muy mala pinta: ha averiguado quién es el asesino que ha dejado ya dos cuerpos sin cabeza, y quiere acabar con él.

 

Opinión:

 

Hay algo en la narrativa de Ismael Martínez Biurrun que siempre me convence. Para mí, indiscutiblemente, es la calidad de su prosa, de su propio estilo a la hora de contarme una historia. Pero no es sólo esa forma de escribir que me enamora, que se balancea entre la belleza narrativa y la frescura desvergonzada. A ello se le une la historia y los elementos que la componen. Todo junto convierte a "Un minuto antes de la oscuridad" una novela totalmente de mi gusto. A veces advierto que soy rara en gustos, pero es algo que comparto con más gente de la que se piensa porque lo obvio nos aburre. No queremos más de lo mismo siempre.

Para empezar no entramos en una novela cuando ya ha habido un apocalipsis total, ni cuando va a empezar. Entramos en la novela cuando ya ha empezado todo, y a nuestro alrededor el ambiente es caótico, postapocalíptico, pero con promesas de que aquello puede ir a algo mucho, mucho peor. En las afueras, las avenidas casi vacías, edificios y casas quemadas, apenas hay coches en las carreteras… y en la ciudad no es mucho mejor, aunque lo parezca. No hay dinero para pagar sueldos, hay corrupción, mengua constantemente la cantidad de estudiantes, y tenemos a un asesino suelto que se sabe demasiado protegido como para tener miedo.

Esta no es una novela de "empieza el apocalipsis y… termina el apocalipsis y sobreviven así". Vivimos el caos con Ciro, que a su vez vive con una mujer torturada por ella misma y sus decisiones, y entramos en un descenso al infierno personal de ambos cuando el asesino sabe que Ciro va a por él, y cuando la mujer del protagonista -Sole-, se abandona a lo único que le puede causar sensaciones porque cree que ya no le queda nada más. Sexo, drogas, infidelidades, morbo. Y tener a un mimético en casa no pone las cosas mejor.

Para cuando nos damos cuenta ya sabemos que de la oscuridad no vamos a salir, y que la historia no tiene pinta de acabar bien.

Quienes tengan miedo de la ciencia ficción que lo olviden. Posiblemente el único motivo por el que entra en el género sea que existen clones -miméticos- y que parezca una distopía. Nada más. Si buscas un final feliz de esos en los que suspiras de alivio porque te han regalado un final a tu medida, olvídalo también. Biurrun ha sido mucho más feroz de lo que esperamos, y esto es algo que tiene muchos seguidores. Los finales felices están bien, pero de vez en cuando necesitamos otro tipo de finales que encajen con la historia que nos están contando, y esta no es de "y comieron perdices". Es oscura, apocalíptica, angustiosa… y a la vez es una novela maravillosa, pero no por lo que cuenta si no por ella misma, por su valor narrativo.

En cuanto al final, y no voy a destriparlo pero sí mencionarlo, es posible que alguien se encuentre en la misma posición que yo y sienta la necesidad de hablarlo con el autor, de aclarar algunas cosas. Mi consejo es que recuerdes estas palabras: tirar la toalla.

En "Un minuto antes de la oscuridad" hay tres tipos de personajes que no quiero dejar de mencionar: las personas con las que nos sentiríamos identificados (simples seres humanos que viven o sobreviven; unos buenos, otros peores), los miméticos (una especie de clones que pueden darnos sorpresas y que provocan bastante intriga) y los hawaianos (hay más grupos pero sólo conocemos a estos). Los hawaianos no son necesariamente de Hawai, simplemente llevan camisas floreadas. Finalizaré con ellos: imagínate un grupo inmenso de gente vestida igual que viene hacia tu casa. Sonríen, pero hay malicia en la comisura de sus labios y en sus miradas, no alegría que puedan transmitir. Sonríen porque ya te tienen. Y tú no puedes defenderte ante un grupo violento como ese.

Échate a temblar, porque ya están cerca y siguen sonriendo.

Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar