Anika entre libros

Un cuarto propio & Tres guineas

Ficha realizada por: Jaci Alía Arreche
Un cuarto propio & Tres guineas

Título: Un cuarto propio & Tres guineas
Título Original: (A Room Of One’s Own, 1929; Three Guineas, 1938)
Autor: Virginia Woolf
Editorial: Debolsillo
Colección: Contemporánea


Copyright:

© Herederos de Virginia Woolf, 1929,1938

© Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U., 1999, 2013

© Traducción "Un cuarto propio": Herederos de Jorge Luis Borges

© Traducción "Tres guineas": Andrés Bosch

Traducción: Andrés Bosch
Edición: 1ª Edición: Junio 2014
ISBN: 9788490327463
Tapa: Blanda
Etiquetas: crítica social, ensayo, epistolar, feminismo, mujeres, literatura inglesa, recopilatorio de autor, guerras, discriminación sexual, sobre escritores, integración social, pacifismo
Nº de páginas: 448

Argumento:

En "Un cuarto propio" la autora investiga las huellas que la mujer ha dejado en la historia y en la literatura a través de los tiempos hasta la actualidad, analizando los motivos por los que ha dejado tan pocas referencias hasta el momento en que la autora escribe su ensayo (1929)

"Tres guineas" es la contestación a una supuesta carta en que un hombre, perteneciente a una sociedad anti bélica, solicita de la autora una guinea de ayuda y su inscripción a la misma pidiéndole su ayuda para evitar la guerra. La respuesta de la autora le lleva a analizar la condición de la mujer en la sociedad inglesa, sus expectativas laborales, sus posibilidades de acceder a la educación, con la consiguiente crítica de la sociedad, dominada por el patriarcado, imperante en la Inglaterra de su tiempo.

 

Opinión:

 

Todos los lectores tenemos un escritor favorito al que idolatramos. En mi caso, se trata de Virginia Woolf, una escritora a la que conozco muy bien porque he leído y releído casi toda su obra con verdadera devoción. Por eso valoro especialmente el esfuerzo de Editorial Debolsillo por poner al alcance de los lectores de habla hispana "Un cuarto propio" y "Tres guineas" que representan el aspecto quizás menos conocido de la escritora inglesa: el ensayo. Además, considero un acierto que nos ofrezca ambas obras en un mismo volumen porque se hallan íntimamente relacionadas.

"Un cuarto propio", obra de 1929, surge a raíz de unas conferencias sobre "La mujer y la literatura" que Virginia Woolf impartió en Cambridge, en los colegios femeninos Newnham College y Girton College el año anterior, 1928.

La autora nos explica cómo ve imposible abordar el tema sin analizar en primer lugar la situación de la mujer en la sociedad; investiga y reflexiona sobre las pocas mujeres escritoras, y artistas en general, que encuentra en el pasado. Resulta enternecedor cuando se pregunta cuántas mujeres se esconden detrás de esas obras que conocemos como "anónimos", simplemente porque para una mujer era inaceptable escribir.

Para ilustrarnos lo difícil, por no decir imposible, que resultaba el hecho de escribir para una mujer, Virginia Woolf imagina la existencia de una hermana de Shakespeare, con su misma vocación y genio literario; su destino no puede ser más descorazonador.

La obra nos ofrece una exposición de cómo el espíritu creativo femenino ha sido silenciado a través de los siglos. La conclusión a la que llega es que si una mujer quiere escribir necesita un cuarto y una renta propios, simbolizando intimidad e independencia económica.

La autora nos da la visión femenina de los hechos de una forma lógica, equilibrada, irónica e, incluso, con humor, mezclando hábilmente historia y ficción con sus opiniones y reflexiones sobre la situación de la mujer en la literatura.

"Tres guineas", una de sus pocas obras que aún no había leído, es otra brillante muestra de la aguda inteligencia y perspicacia de la autora británica. Fuertemente relacionadas, "Tres guineas" resulta más compleja que la anterior porque podríamos decir que contiene tres ensayos.

Escrita en forma epistolar, Virginia Woolf construye su argumentación y predice las objeciones del destinatario con lo que consigue darle la apariencia de un diálogo. Su investigación es exhaustiva y sus reflexiones, aunque tortuosas, son claras y fáciles de seguir. Aquí la ironía es mucho más acusada, cuando la leía no podía evitar imaginarme a la escritora sonriendo y con una pícara mirada en sus ojos mientras escribía sus certeros argumentos que, sin duda, ponen el dedo en la llaga.

En primer lugar aborda el tema de la educación de la mujer, siempre postergada en beneficio de los hijos varones. Encontramos una dura crítica del sistema educativo y una acérrima defensa de la igualdad de oportunidades para acceder a la enseñanza superior.

A continuación aborda el tema de las oportunidades laborales de las mujeres con estudios. La autora inglesa encara el tema con una acusada ironía, que roza el sarcasmo, para poner en evidencia las contradicciones de la sociedad inglesa que prohíbe el ejercicio de ciertas profesiones por el simple hecho de ser mujer y, lamentablemente como sucede aún hoy en día, cómo la retribución económica por el mismo trabajo es siempre inferior en el caso de las féminas. A la vez que cuestiona el valor de la vida profesional a nivel moral, intelectual y espiritual.

La tercera cuestión que desarrolla es la que articula todo la obra: cómo pueden las mujeres ayudar a prevenir la guerra. En torno a la exposición del tema encontramos una mordaz crítica social y un análisis casi antropológico de los hombres y la guerra. La sociedad misma se basa en la premisa de la dominación lo que conduce inexorablemente a la guerra. Incluso establece una vinculación muy persuasiva entre la dominación patriarcal y la tiranía política de las dictaduras de Hitler y Mussolini.

Su respuesta es que la mujer puede ayudar a prevenir la guerra actuando al margen del sistema patriarcal, colaborando con los hombres pero como mujeres, desde el punto de vista femenino, nunca adoptando la forma masculina de encarar el problema, evitando colaborar con la maquinaria oficial.

También nos ofrece una brillante defensa del pacifismo, tema al que se encuentra muy vinculada. No olvidemos que su marido, Leonard Woolf, publicó en 1916 "Gobierno internacional" obra en la que propone una organización internacional para imponer la paz mundial; texto que influyó poderosamente en la creación de la Sociedad de las Naciones.

"Un cuarto propio" y "Tres guineas" son dos grandes obras, inteligentes, perspicaces y, a pesar del tiempo transcurrido desde su publicación, muchas de sus observaciones son relevantes hoy en día. Es cierto que, en algunos temas, la sociedad ha avanzado notablemente pero en otros aún nos queda mucho por recorrer.

Ambos ensayos deberían ser lectura obligatoria en los colegios. Las mujeres serían más conscientes de lo mucho que se ha avanzado y de que muchas de las cosas que hoy damos por sentadas, no hace tanto nos estaban vedadas y aún lo están en muchos países. Los hombres, por su parte, conocerían el punto de vista femenino, explicado de una forma equilibrada, no beligerante, bien razonado y documentado y, lo que es más importante, que aboga por la colaboración entre ambos sexos en un plano de absoluta igualdad.

Jaci Alía Arreche 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar