Anika entre libros

Tierra de los hombres

Ficha realizada por: Jorge Riet
Tierra de los hombres

Título: Tierra de los hombres
Título Original: (Terre des hommes, 1939)
Autor: Antoine de Saint-Exupéry
Editorial: Berenice
Colección: Berenice Novela


Copyright:

© Antoine de Saint Exupéry, 1939

© Editorial Berenice, S.L., 2016

 

Traducción: Rafael Dieste
Edición: 1ª Edición: Noviembre 2016
ISBN: 9788415441960
Tapa: Blanda
Etiquetas: España, religión, II Guerra Mundial, literatura francesa, novela, novela corta, viajes, guerras, desierto, ideologías, aviación, aviones, aviadores, Sahara, condición humana, accidentes de avión, pilotos, mediterráneo, beduinos, sudamérica
Nº de páginas: 158

Argumento:

"Tierra de los hombres" de Antoine de Saint-Exupéry es una novela que relata con apasionada y bella prosa su pasión de piloto aéreo, de una línea de correo postal, que le hace sobrevolar las tierras de España, América del Sur y el Norte de África, atravesando amenazantes tormentas, mares y cielos infinitos, espesos e interminables bancos de nubes que anulaban cualquier referencia espacial en una suerte de silencio carente de formas, compartiendo con el lector sus meditaciones cuando descansaba arropado en una manta debajo de un ala de avión o en las acogedoras tiendas de los beduinos en heladoras noches y lunas de desierto, narrando la incierta victoria sobre formidables muros de cordilleras colosales, el miedo e incertidumbre ante las incursiones de guerrilleros y bandoleros dotados de un código de honor tan bélico como antiguo, defendiendo la hermandad de los hombres unidos en la defensa de causas comunes como fortines remotos, describiendo la hermosa soledad en azules sin horizontes, experiencias únicas de una época ya olvidada cuando los aviones y las rutas no contaban con la tecnología actual y se convertía cada vuelo en una aventura de destino incierto.

Historias de sus vuelos como pìloto que sirvieron al famoso escritor para entreverar nobles y generosas reflexiones sobre la condición humana.

 

Opinión:

 

"Tierra de los hombres" de Antoine de Saint-Exupéry, además de ser una bellísima novela que nos regala imágenes que devoran la mirada gracias a una prosa tan poética como atractiva, es iluminadora porque nos permite entender el universo literario de Saint-Exupéry, y al mismo tiempo nos ayuda a imaginar cabalmente su nunca aclarada desaparición. Su cadáver perdido para siempre, en un vuelo de reconocimiento en la II Guerra Mundial, ligado en un sutil y previsible vínculo con sus relatos de aviador, y probablemente con algunas de las más enigmáticas y sugerentes páginas de su más famosa obra, "El Principito", gracias a su condición de navegador de los cielos en una época en la que surcar los aires tenía más de proeza heroica que una mera rutina profesional. Para tal empeño literario, el riachuelo escondido como una serpiente bajo la hierba al oeste de Motril, los tres naranjos cerca de Guadix en la estribaciones de Sierra Nevada, la granja de Lorca, el macizo de Alcoy o el sol esplendoroso de Alicante, se reúnen con las dunas y los oasis del desierto del Sáhara, con las nevadas cumbres andinas, y, cómo no, con infinitos océanos y muy especialmente su íntimo Mediterráneo, para acompañarnos en esos viajes con finales condenadamente abiertos por culpa de huracanes, galernas, nubes impenetrables, desvíos involuntarios o fallos de precarios motores, para acercarnos a estrellas, al sol, a la luna, al negro infinito de la noche, a planetas al alcance de una ensoñación, siempre acompañados de camaradas ligados a destinos involuntarios, a los mismos planetas en los que podía habitar un pequeño príncipe o un extraño zorro. Esos mismos camaradas que en la cantina comentarían los secretos de las nubes, los vientos, las estrellas, oscuridades o los resplandores que arrastraban a fatales cegueras. O el sentirse terriblemente humano en una noche de bombardeos en el Frente de Madrid, cuando el despertar de un agotado guerrillero se convierte en una reflexión sobre la vulnerabilidad humana al vivir presos de circunstancias incontrolables.

Un universo de momentos, experiencias y situaciones, muy a menudo solitarias, para enfrentarse a la realidad de la condición humana, a entender el verdadero valor de la vida, a relativizar la importancia de las cosas aparentemente importantes en ese decurso temporal que se llama existencia. Leer "Tierra de los hombres" es acercarse no sólo a una obra de factura bella e imprescindible, sino también a Saint-Exupéry y, sobre todo, a las escenas que vive ese pequeño príncipe que ha fascinado durante décadas a las sucesivas generaciones que tienen el extraordinario privilegio de conocer su obra.

Es difícil no empaparse de los postulados del autor cuando liga la limpieza de los cielos azules y la futilidad de la vida al albur de algo tan inhumano como las condiciones meteorológicas, con la irrelevancia de los apegos a cosas prescindibles que pesan como una losa invencible e inútil en la vida de millones de personas. El autor nos invita a ver el mundo desde una altura que permita la suficiente distancia para empequeñecer los problemas y contradicciones cotidianos, pero no para convertirnos en fatuos dioses tan distantes como insensibles, sino bien al contrario para rastrear los rasgos de lo esencialmente humanos más allá de ideas de coyunturas y pasiones transitorias que no hacen sino despistar de lo realmente importante, o como dice el propio autor, buscar la verdad que es el lenguaje que permite aprehender lo universal.

Esta edición de "Tierra de hombres", que hay que agradecer sin duda a la editorial Berenice, es un regalo intemporal para los sentidos y la conciencia, una joya que debería estar en todas las bibliotecas, un padre leer a su hijo o un maestro a sus alumnos, para gozarlo ante una buena chimenea o simplemente sentado en un asiento de tren, o sin duda más apropiado en este caso en un avión, para viajar en esos trayectos únicos que nos propone Saint-Exupéry. Sin duda un lujo de libro absolutamente recomendable.

Jorge Riet

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar