Anika entre libros

Subway Placebo

Ficha realizada por: Jaci Alía Arreche
Subway Placebo

Título: Subway Placebo
Título Original: (Subway Placebo, 2014)
Autor: Rosario Curiel
Editorial: Playa de Ákaba
Colección: Playa de Ákaba Narrativa,Colección Lawrence


Copyright:

© Rosa Curiel, 2014

© Playa de Ákaba, S. L., 2014

Edición: 1ª Edición: Septiembre 2014
ISBN: 9788494255472
Tapa: Blanda
Etiquetas: Barcelona, ciencia ficción, sci-fi, asesinatos, crisis financiera, crítica social, literatura española, mundos paralelos, dimensiones paralelas, novela, zombis, locura, cyborgs, parques temáticos, Generación Subway, novela experimental
Nº de páginas: 320

Argumento:

Barcelona 2012, la crisis asola la ciudad, igual que al resto del país. El miedo y el desánimo crecen ante el incierto futuro, la precariedad laboral, los desahucios, etcétera. En la ciudad, la violencia aumenta día a día: robos, violaciones y asesinatos son cada vez más frecuentes.

Nina, una joven veinteañera, trabaja por un sueldo miserable como cajera y camarera en el Pynchon Bar; en sus ratos de ocio juega sin parar al nuevo juego de moda online Nowhere Codex, llena su vacío existencial identificándose con su avatar en el juego: la Reina Blanca hasta el punto de que parece haber perdido todo contacto con la realidad.

Slot trabaja de contable en Posthuman BCN, la empresa creadora del juego de moda online, acostumbra a comer en el bar donde trabaja Nina, que es su vecina, ambos viven en el mismo edificio de la calle Independencia. Slot también pasa horas, demasiadas horas, jugando a Nowhere Codex con Nina.

En la ciudad abre un nuevo parque temático subterráneo: Subway Placebo. Es un parque conocido por unos pocos, entre ellos Nina y Slot. Ambos lo visitan por separado y descubren que, en el parque, los personajes de Nowhere Codex que pueblan sus pesadillas se han hecho realidad y se dedican a asesinar a los que entran en el parque accidentalmente, pero ni los diarios ni las noticias televisivas hablan de ello. ¿Sucede en realidad o es sólo fruto de sus mentes enfermas y desquiciadas?

 

Opinión:

 

"Subway Placebo" es una novela compleja, difícil, inquietante, imposible de clasificar, de ponerle una etiqueta, de encasillar en algún género o temática. Se trata de una inteligente novela experimental en el más puro sentido del término.

La novela se aleja de las formas tradicionales de narrar una historia. La escritora catalana recurre al fragmento, a momentos puntuales en la vida de los diferentes personajes, dando lugar a una realidad fragmentaria que se multiplica a sí misma, creando una especie de tela de araña en la que los diferentes sucesos y acontecimientos están interrelacionados a través de múltiples caminos, algo muy alejado de una narración lineal tradicional. Esta forma de relatar la historia consigue transmitir al lector el desasosiego, la desazón, el malestar, el vacío existencial, el dolor de vivir de unos personajes que sienten que la sociedad tecnológica que nos rodea les está robando su entidad, su cualidad de seres humanos, convirtiéndolos en una especie de seres en tránsito hacia un nuevo concepto de ¿humanidad?

La idea de transitoriedad, de precariedad, está presente a lo largo de toda la obra. Los personajes se nos presentan bajo múltiples aspectos, en diferentes niveles de realidad, en diferentes tiempos y lugares, haciendo dudar al lector de lo que está leyendo y, en consecuencia, obligándole a cuestionarse muchos de los hechos que están sucediendo en el mundo actual porque la autora exagera la realidad cotidiana, la cada vez mayor dependencia de las tecnologías, la manipulación informativa, la crisis, el consumismo desaforado, las formas de diversión y evasión de la cotidianidad, las demandas cada vez mayores de emociones fuertes a través de prácticas descabelladas. La obra ofrece una aguda crítica de los comportamientos sociales, las modas cada vez más absurdas que nos imponemos (¿nos imponen?); Rosario Curiel no nos ofrece respuestas, en cambio nos obliga a plantearnos numerosas preguntas sobre actitudes que tenemos interiorizadas, sobre la sociedad que estamos creando entre todos; parece buscar abrirnos los ojos y lo consigue sin ninguna duda; quizá esa sea su respuesta porque, al fin y al cabo, los cambios comienzan en el interior de uno mismo, cuando uno empieza a mirar la realidad con otros ojos, lo que nos lleva a cuestionar la propia existencia.

La utilización del lenguaje es magistral, no sólo inventa palabras (al final del volumen figura un glosario que recoge muchos de los términos utilizados, referencias culturales y el significado que da a las palabras inventadas) como el término noong (léase no-ONG), también utiliza juegos de palabras muy inteligentes, por ejemplo almacena se transforma en alma-cena. Incluso los nombres que utiliza para las empresas tienen un doble sentido, como la empresa para la que trabaja Slot, Posthuman BCN, Barcelona posthumana en inglés; por no hablar del parque temático que da nombre a la novela Subway Placebo, aquí no tiene sólo su significado en castellano sino que también alude a la Generación Subway, movimiento al que pertenece y del que es impulsora junto con el poeta David Yeste, con el apoyo de la editorial Playa de Ákaba (si desean más información la pueden encontrar en el siguiente enlace http://www.playadeakaba.es/?q=generacion-subway)

Las referencias culturales son constantes, a Philip K. Dick y su obra "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?" o "Hellraiser" de Clive Barker, por algo nos encontraremos con realidades alternativas, tecnozombies, bio cyborgs, humanos implantados con genes de rata y un largo etcétera de seres posthumanos,

La ciudad, Barcelona, se convierte en un personaje más, una especie de animal explotado por seres parasitarios que incluso se instalan en sus venas, el metro, para continuar desangrándola en busca de beneficios. El hecho de que los diferentes acontecimientos se produzcan en lugares que conoces resulta inquietante y perturbador, porque la ciudad, como la realidad, resulta transformada en algo totalmente diferente y se convierte en esa Carcelona de la que nos habla la novela.

Como comentaba al principio de esta reseña, "Subway Placebo" no es una novela fácil, ni cómoda, ni apta para todo tipo de lectores, sólo para aquellos que nos gustan los retos, porque adentrarse en sus páginas es un verdadero desafío. Si aún siguen leyendo y son lectores valientes y exigentes, "Subway Placebo" de Rosario Curiel es lo que buscaban, no se la pierdan.

Jaci Alía Arreche

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Si te gustó este libro, también te puede interesar...

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar