Anika entre libros

El espíritu del lince

Ficha realizada por: Ysabel M.
El espíritu del lince

Título: El espíritu del lince
Título Original: (El espíritu del lince, 2012)
Autor: Javier Pellicer
Editorial: Pàmies


Copyright:

© Javier Pellicer Moscardó, 2012

© Ediciones Pàmies, 2012

Incluye Glosario, Dramatis personae

Edición: 1ª Edición, Marzo 2012
ISBN: 9788496952980
Tapa: Blanda
Etiquetas: amistad, bélica, amor, guerras púnicas, cartagineses, Roma y Cartago, histórica, íberos, literatura española, novela, Valencia, estrategia, Aníbal, historia de Valencia, Edetania, Amílcar
Nº de páginas: 334

Argumento:

Desde el momento de su nacimiento, Icorbeles tiene su destino marcado como hijo de Icortas, jefe de los íberos asentados en Edetania. Nada más nacer, es abandonado en el bosque por una sacerdotisa para ver si él es el elegido. Pese a los temores de sus padres, Icorbeles es hallado a la mañana siguiente sano y salvo; junto a él encuentran también a un lince cuidándole, este gesto del animal es interpretado como un signo, de ahí que todo el clan adopte al lince como símbolo. Unos años después, Icortas parte junto a otros íberos a luchar contra los cartagineses; estos han declarado la guerra a Roma. Tras la Primera Guerra Púnica, Icortas regresa a casa pero no lo hace solo, junto a él viaja una familia noble cartaginesa que ha huido de Cartago para no someter a su hijo primogénito, Alorco, al sacrificio. Desde que pisan tierra edetana, la familia de Alorco es tratada como hermana por Icortas. Tanto Alorco como su hermana Nistan se convierten en los mejores amigos de Icorbeles. Juntos pasan la infancia pero cuando Cartago firma la paz con Roma, Alorco y su familia deciden regresar a su tierra natal.

A pesar de la distancia, los lazos que les han unido permanecen. Años más tarde, las cosas cambiarán, Icortas viajará a Cartago para visitar a sus amigos encontrándose con una Nistan que ha dejado de ser una niña. Ambos no pueden disimular lo que sienten pero saben que es difícil que puedan permanecer juntos y más con el estallido de una nueva güera que enfrentará de nuevo a los cartagineses, con Aníbal a la cabeza, contra una Roma cada vez más poderosa. En medio de ambos, Iberia que también deberá tomar partido al ser invadida por las tropas del Caudillo cartaginés. Una guerra que pondrá a prueba a Icortas y a su pueblo.

 

Opinión:

 

Siempre he pensado que uno de los géneros narrativos más difíciles de escribir es la novela histórica porque en ella no vale solo una buena base literaria sino que, además, ha de haber otra histórica que demuestre que ha habido una tarea de documentación previa. "El espíritu del lince" es una de ellas. Si tuviese que resumir en una sola palabra cuál ha sido mi impresión diría que excelente. No es una buena novela histórica, es mucho más: buenísima. Y con la que he disfrutado tanto como historiadora como lectora.

"El espíritu del lince" es, además, la primera novela que leo del escritor valenciano Javier Pellicer y no va a ser la última, desde luego, ya que me ha dejado una gratísima impresión. La novela fue editada por Pàmies en 2012.

Me ha gustado por muchas razones. En primer lugar por el ámbito histórico en el que la centra: la época íbera. Esta época no ha sido tan desarrollada a nivel literario como puede ser el periodo egipcio o romano por eso ha despertado más mi curiosidad e interés. También lo ha despertado la ubicación de la misma: Edetania es una zona de Valencia, es la Valencia íbera. Como valenciana me ha fascinado poder aprender más sobre este momento histórico al tiempo que hace que la sienta más real puesto que está hablando de zonas que conozco. 

Javier Pellicer describe con maestría. Es muy fácil meterse en la piel de los personajes y sentirse en la propia Cartago o Edetania. Las descripciones son minuciosas pero lejos de cansar se agradecen porque disfrutas con cada palabra. Destaco la meticulosidad con la que habla, y describe, las escenas bélicas, la forma en la que se organizaban cada uno de los ejércitos, cartaginés o íbero, cómo luchaban, las armas que empleaban. Unas escenas que, pese a la crueldad que tiene algunas, de lo cruentas que resultan, no puedes dejar de leerlas. Lo mismo sucede cuando describe escenas más cotidianas o relativas a la cultura íbera y cartaginesa. Javier Pellicer tiene un estilo directo y muy cuidado, mima hasta el último detalle, aportando una descripción muy didáctica.

Lo mismo ocurre con los diálogos. Muy bien construidos que permiten conocer mejor a cada uno de los personajes. Se aprecia en ellos la fortaleza, la hombría de los personajes masculinos, frente al talante un poco más sumiso que tenían las mujeres tal como sucedía en esos momentos.

Los personajes son otro de los puntos fuertes de la novela. Al ser histórica en ellos se mezclan los personajes puramente históricos con los ficticios. Pero el lector no encuentra un corte drástico entre unos y otros. Uno de ellos, Icorbeles, es quien nos narra la historia, su historia. Es uno de los personajes que más me han impactado. Jefe íbero se aprecia en él la admiración que el autor siente por este pueblo. Pese a ser el protagonista no todo en él es perfecto, Icorbeles se muestra al lector como un personaje real con sus virtudes y defectos. Un personaje para quién la lealtad está por encima de todo. Muy fiel de su familia, pueblo y amigos. Es un personaje con el que el lector conecta desde el primer momento. Otro de los personajes a destacar es el de Alorco, el amigo cartaginés de Icorbeles. Quizá no es tan brillante como el primero pero, también, destaca en él el enorme valor que le da a la amistad, a la lealtad. Entre los personajes reales destado a Aníbal, Javier Pellicer lo muestra tal como debió ser: un gran guerrero, noble y respetuoso con sus enemigos, con el valor que demostraba. Hay mucha objetividad en el trato a Aníbal y a los cartagineses así como en el papel que estos tuvieron en las Guerras Púnicas.

Pese a que el pueblo íbero es el protagonista, el autor no cae en la subjetividad fácil. Hay un respeto a la Historia. No se toma la licencia de erigir a Iberia como vencedora en esta guerra cuando todos sabemos que fue Roma. Esta objetividad considero que es un gran punto a favor. Es más, esta novela es una autentica lección de Historia Antigua. Tras acabarla has aprendido un montón de cosas sobre los íberos y la Valencia del momento.

Pero no todo son batallas en "El espíritu del lince", también hay un hueco para el amor que está representado por Icorbeles y Nistan. Su historia puede recordar, en un principio, al de otros amores imposibles pero es muy bella. Está tratada con mucha sutileza. Es una historia creíble, sensual, hermosa.

"El espíritu del lince" es, por lo tanto, de esas novelas que nadie debería dejar escapar. No solo entretiene y emociona sino que instruye. Una lectura con la que el lector pierde la noción del tiempo porque atrapa desde el principio. Javier Pellicer es un buen escritor y comunicador y este es un buen ejemplo de ello. 

Ysabel M.

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar