Anika entre libros

Pequeñas grandes cosas

Ficha realizada por: Ysabel M.
Pequeñas grandes cosas

Título: Pequeñas grandes cosas
Título Original: (Small great things, 2016)
Autor: Jodi Picoult
Editorial: Umbriel


Copyright:

© 2016, Jodi Picoult

© 2019, de la traducción Antonio Prometeo Moya

© 2019, Ediciones Urano, S.A.U.

Traducción: Antonio Prometeo Moya
Edición: 1ª Edición: Junio 2019
ISBN: 9788416517183
Tapa: Blanda
Etiquetas: juicios, violencia, racismo, crítica social, intriga, literatura estadounidense, novela, skin, Connecticut, justicia, hospitales, represión social, enfermeros enfermeras, tribunales de justicia, novela social, negligencias médicas, supremacismo blanco
Nº de páginas: 506

Argumento:

Ruth Jefferson lleva ya 20 años trabajando como enfermera en el Hospital Mercy-West Haven en Connecticut, es una de las enfermeras de la sala de maternidad. Tras un cambio de turnos, va a atender al bebé de los Bauer: Davis. Ruth se esmera en su trabajo ajena a las miradas que se cruzan los padres. Al día siguiente, a Ruth le comunican que no puede acercarse al bebé de los Bauer; la razón no es otra que su color de piel, Ruth es negra. Sin embargo, algo pasará que la obligará a ignorar esta prohibición. Davis sufre una crisis y, pese a los esfuerzos, muere. Para la familia Bauer sólo hay una culpable: Ruth, que ha maltratado al bebé por odio.

 

Opinión:

 

Hay lecturas que te impactan tanto que necesitas dejar pasar unos días antes de ponerte a escribir la reseña para asentar todo lo que ha provocado en ti. Son historias que van más allá del papel y la tinta, de las que cuesta desprenderse. Un buen ejemplo de ello es esta novela que Umbriel nos trae de la autora estadounidense Jodi Picoult titulada "Pequeñas grandes cosas".

Cuando coges el libro, la sensación que te da es completamente distinta a la que tienes tras leerlo. Eso es debido, en gran parte, a la imagen de la cubierta. Ésta es de las que engañan un poco. No sé por qué, al verla, la primera sensación que tuve fue la de que iba a encontrarme con una historia divertida, un poco en la línea de las novelas de Bridget Jones y, sin embargo, la realidad ha sido todo lo contrario: la historia que narra Jodi Picoult no sólo es muy dura sino que, además, es real al cien por cien. Lo que le ocurre a Ruth le ocurre a miles de personas en Estados Unidos sólo por tener la piel de color negro.

La novela está dividida en tres partes, el título de cada una de ellas simula el de un parto. Ésto no es nada ilógico puesto que, los nacimientos, están muy relacionados con Ruth. Ella es una enfermera que trabaja en la planta de Maternidad de un Hospital de Connecticut. Lleva trabajando allí más de 20 años, es una enfermera respetada y querida por sus compañeras, que se desvive por sus pacientes. Esta eficacia de Ruth no va a significar nada para Turk Bauer ni para su esposa Brit. Ellos acaban de ser padres. Ruth será la enfermera encargada de cuidar al pequeño Davis pero a sus padres no va a gustarles nada. ¿Por qué? Pues porque Ruth es negra y ellos son supremacistas blancos. Los Bauer harán que, el Hospital, prohiba a Ruth acercarse a su bebé sólo por ser negra. El destino, también, le jugará una mala pasada. Como consecuencia de una serie de causas, Ruth se queda sola con Davis, de repente el bebé sufre una crisis y muere. Para Ruth empezará un calvario ya que, los Bauer, la acusan de asesinato. Ruth pierde su empleo, es detenida y encarcelada. Todo se le viene abajo porque es consciente de que tiene todas las de perder por el hecho de ser negra. Afortunadamente, habrá una persona que creerá en ella, su abogada Kennedy.

Ruth, Turk y Kennedy son los tres personajes principales. Los capítulos van alternándose entre cada uno de ellos. El trasfondo, el tema principal, de la novela es el racismo y el supremacismo. Es un enfrentamiento entre dos comunidades: la negra, representada por Ruth, y la blanca supremacista, por Turk.

Jodi Picoult ha desarrollado bien la trama. Me ha gustado que, todos los personajes, tienen claroscuros. Ninguno de ellos es bueno al cien por cien ni malo. Sí, la víctima es Ruth pero ella no va de santa, también tiene sus prejuicios ante los blancos. Turk, por su parte, se muestra duro, cruel, racista hasta la médula pero no acaba siendo malo del todo. Hay algo dentro de él que nos hace ver que, en el fondo, no está muy convencido de toda la parafernalia que envuelve a los grupos Skins y supremacistas. La reacción que tiene al ver a su bebé muerto y de culpar de ello a Ruth es, en parte, comprensible, Está roto de dolor. Sin embargo, hay otro miembro en su familia que aún siente más odio: su mujer Brit. Ella, desde pequeña, ha pertenecido a grupos skins y es la que azuza a Turk en este odio hacia los negros. Es mucho más radical que él, tanto que, la conclusión a la que llega el lector es que ha sido ella quien le ha metido en la cabeza a Turk todo ese odio racial. Incluso llega a burlarse de él por mostrar tristeza el día del funeral de Davis.

Turk y Brit no descansarán hasta que se haga justicia. Este deseo empeora la situación para Ruth. Sólo su abogada Kennedy confía y la cree. El papel de la abogada también es interesante e importante. Brilla en los alegatos que presenta en el juicio. Es una mujer, blanca, que va a luchar por demostrar la inocencia de Ruth. Algo que es difícil no sólo por el ambiente que se respira en la ciudad sino, sobretodo, porque todo apunta a que Ruth es culpable. Dan por hecho que ella sentía odio hacia el pequeño, porque sus padres la habían boicoteado en el hospital.

Los tres personajes, y Brit, son buenísimos. Cada uno de ellos influye de una manera en el lector. Jodie Picoult muestra perfectamente esta realidad de su país. Me ha llamado mucho la atención el lenguaje que emplea. Por ejemplo, tanto Ruth como Turk, cuando se refieren al otro de forma despectiva utilizan las palabras "Negro" y "Blanco" en mayúsculas. Una foma de demostrar más la rabia y el odio que hay.

La novela es un alegato en contra del odio racial. No es un drama aunque pueda parecerlo por lo que he contado hasta ahora, es una novela social. Quiero destacar, también, la parte judicial. Aquí es donde más se ha lucido la autora. Cada uno de los personajes va mostrando sus testimonios lo que hace que, el lector, empiece a imaginar cómo va a acabar. Una sensación que sienten también ellos. Me ha gustado que, cuando piensas que va a solucionarse de una forma, se de un giro y todo cambie. Aquí, en ello, tiene mucho que ver Kennedy.

¿Qué se consigue con ello? Pues aumentar el interés del lector en la novela y hacer que, ésta, tenga mucha más intriga. También el final es de esos que no te esperas.

"Pequeñas grandes cosas" es una novela muy buena. Suena ya a tópico pero, en este caso, es muy cierto eso de que, una vez empiezas a leerla ya no puedes parar. Logra captar tu atención desde el principio. Me ha gustado porque su historia es de esas que te obligan a tomar parte, que te muestran una realidad sin algodones. Sí, es una novela dura, pero abierta a una esperanza.

 

Ysabel M.

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar