Anika entre libros

No nos dejan ser niños

Ficha realizada por: Porlomenix,Ana Olivia Fiol
No nos dejan ser niños

Título: No nos dejan ser niños
Título Original: (No nos dejan ser niños, 2014)
Autor: Pere Cervantes
Editorial: Ediciones B
Colección: La Trama


Copyright:

© Pere Cervantes, 2014

© Ediciones B, S.A., 2014

Edición: 1ª Edición: Julio 2014
ISBN: 9788466655309
Tapa: Blanda
Etiquetas: psicópatas, asesinos en serie, género negro, policiaca, literatura española, novela, Menorca, femicrime
Nº de páginas: 302

Argumento:

Los asesinatos en la isla de Menorca de dos mujeres de edad avanzada y los idénticos escenarios donde han sido cometidos, llevan a la investigadora María Médem a la primera conclusión de una investigación compleja; hay un asesino en serie en las calles y ninguna pista fiable para detenerle.

Sobres de azúcar con inscripciones literarias, la misma canción de Raphael sonando en el ordenador de las víctimas, un olor a hierbabuena impregnado en el ambiente y una limpieza exagerada en los domicilios, son los únicos hilos desde los que tirar. 

Su pasado como investigadora de homicidios en Barcelona, las viejas amistades que revuelven su corazón y la presencia de una suegra insoportable, formarán un viaje de ida y vuelta en el que no sólo tendrá que luchar por descubrir al culpable sino también por tomar decisiones personales. 

 

Opinión:

 

Porlomenix

El título de esta novela, tomado de la canción de Raphael, hace referencia a la tendencia que tenemos a desprendernos de nuestra infancia a medida que nos vamos alejando de ella con el paso de los años; pero, para algunos, ese refugio puede resultar peligroso y sus consecuencias arrastrarlo.

Los diferentes personajes que aparecen alrededor de la inspectora y madre primeriza María Medem le supondrán un continuo aprendizaje de cosas que hasta el momento desconocía. Subidas y descensos donde irá averiguando las historias que nadie cuenta, las caras ocultas de la gente y sus razones para vivir en situaciones tan extremas como la de su vecina jugando con la prostitución o una suegra que desaparece de casa en mitad de la noche y pone candados en las puertas.

El autor reúne, gracias a su experiencia recorriendo las calles como policía, el suspense necesario en cada uno de los movimientos de los protagonistas, y compensa estos con escenas tratadas con humor tomadas posiblemente de su día a día en las calles, además de hablarnos mediante su narrativa de la psicología humana, en especial de las mujeres al ser el centro de la trama.

La manera delicada e ingeniosa que aportan las mujeres en el arte del asesinato se enfrenta con la forma más cruel de los hombres en un caso que nos acerca la novela negra con un antiguo, aunque ahora de moda, concepto, el femicrime: mujeres que investigan y matan con técnicas diferentes.

Una novela con giros sorprendentes que llevan al lector por caminos insospechados y en el que la psicología juega un papel fundamental.

Porlomenix

 

Ana Olivia Fiol

Tengo una montaña de libros pendientes de leer que llega hasta el techo, pero me salté el orden de adquisición al descubrir que se trataba de una novela policíaca ambientada en Ciudadela, Menorca, la localidad donde actualmente resido.

Casi cada día paso por la mayoría de lugares descritos a lo largo de la historia, y no es difícil entrecerrar los ojos e imaginar a María Médem, nuestra protagonista, montada en su bicicleta de camino a la comisaría de policía. 

La acción comienza cuando aparecen los cadáveres de dos sexagenarias. Si en un principio parecían suicidios, algo relativamente común en una isla castigada por la Tramuntana, descubriremos que encierran muchos más misterios, que se habrán de desentrañar.

Algo que me ha gustado de la historia es su punto de vista femenino, no solo por estar narrado en primera persona, viéndolo todo con los ojos de esta perspicaz agente de policía que ha sido relegada a un trabajo de oficina tras su reciente maternidad, sino por la presencia de distintos arquetipos femeninos a lo largo de toda la novela. El lector incluso se mete desde el principio, en la piel del asesino, mostrándonos las perturbadores reflexiones que nos tendrán en vilo hasta el final.

La idea de situar a un serial killer en una isla como esta, en la que casi nunca pasa nada, me ha resultado muy atractiva. Es un lugar donde podrías salir de casa, dejando la puerta abierta todo el día, sabiendo que la encontrarás intacta a tu regreso.

La belleza de Menorca queda relegada a un segundo plano, y el autor no se entretiene en describir los lugares pintorescos, más bien al contrario. Al conocer la historia a través de María, que se encuentra en un estado de ánimo angustioso, consigue transmitirnos esas sensaciones y hacer sentir al lector ese intenso agobio. Otros escritores utilizan las inclemencias del tiempo para lograr algo parecido, pero en este caso es un personaje quien trastoca, en el mal sentido, el mundo de María: Su suegra. Aparece un día, maletas en mano, para instalarse junto a su nuera y su recién nacido, a pesar de la ausencia de Bruno, esposo de María, que trabaja en Asia quince días al mes, haciendo que la relación de pareja se haga cada vez más difícil.

El elemento «suegra» resulta muy interesante y además de sumir a María en la más abrumadora ansiedad, veremos que guarda cierta relación con el caso que la protagonista está investigando, incluyendo el tema de Raphael que da título a la novela. Tras el embarazo, María se había despedido de la auténtica labor policial, sin embargo, la aparición de un equipo experto en homicidios, enviado desde Madrid, la llevará a estar en la primera línea de la investigación, junto a Roberto Ral, un antiguo jefe con el que compartió algo más que trabajo.

Se trata del quinto libro de Pere Cervantes, pero la primera vez que se atreve con el género. Su experiencia como Policía Nacional le confiere la capacidad de transmitirnos una historia con el realismo adecuado, y la destreza de su forma de escribir hace que podamos devorar el libro con avidez. Lo único que podría echar a faltar es a nivel antropológico, y que responde a la peculiar forma de ser de los naturales de esta isla, puesto que habría sido interesante que se reflejara la idiosincrasia local en la historia, como esa ancestral rivalidad silenciosa entre ciutadellencs y mahonessos o la manera en que la insularidad provoca costumbres e ideas que resultarían extrañas desde el punto de vista peninsular.

Dejando de lado una cuestión que solo se plantearían autóctonos y residentes, me ha parecido una historia absorbente, entretenida y con una trama bien hilada. Lo recomiendo a todo aquel que quiera pasar un buen rato y sumergirse en una novela negra que podríamos clasificar orgullosamente como «mediterránea».

Ana Olivia Fiol

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar