Anika entre libros

Mujeres que compran flores

Ficha realizada por: Ana Vanesa Cremades
Mujeres que compran flores

Título: Mujeres que compran flores
Título Original: (Mujeres que compran flores, 2016)
Autor: Vanessa Montfort
Editorial: Plaza & Janés
Colección: Éxitos


Copyright:

© 2016, Vanessa Montfort

© 2016, Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. U.

Edición: 1ª Edición: Octubre 2016
ISBN: 9788401017308
Tapa: Blanda
Etiquetas: familia, feminismo, mujeres, literatura española, Madrid, náutica, novela, realismo, relaciones personales, obsesiones, flores, psicología femenina, matrimonio, maternidad, crecimiento, amantes, soledad, independencia de la mujer, madres e hijos, amigas, Estrecho de Gibraltar, conciliación vida laboral-familiar, baracos, Barrio de las Letras, superwoman, floristerías
Nº de páginas: 442

Argumento:

Marina es una mujer que acaba de cumplir cuarenta años y de perder a su marido, sin el cual se siente absoluta y desesperadamente perdida. Casi por azar (o movida por esos hilos invisibles que algunos llaman destino), encuentra trabajo en "El Jardín del Ángel", una floristería mítica en pleno barrio de las letras de Madrid, y su vida se pone patas arriba. Olivia, la estrambótica florista tiene un don para calar a sus clientas y sus necesidades y Marina no es una excepción. Junto a ella y las mujeres que compran flores, Marina aprenderá que sufre el denominado "síndrome del copiloto" y luchará por crecer y recuperar las riendas de su vida.

 

Opinión:

 

Jo, cómo me ha gustado esta novela. Cómo me ha hablado directamente a mí (así de modo egoísta, porque yo lo valgo) y cuánto he disfrutado con sus reflexiones. La novela que os reseño hoy es una maravilla si os apetece leer una historia realista protagonizada por mujeres que deciden tomar las riendas de su vida. También es maravillosa si os apetece un buen tirón de orejas entre chicas, porque os vais a sentir muy identificadas con unas u otras de sus reacciones y actitudes. Y, por supuesto, también es maravillosa para lectores masculinos porque también ellos aparecen en esta novela y porque, además, obtendréis de primera mano un acercamiento a la compleja psique femenina. Resumiendo, que me ha gustado tanto que creo que cualquier lector atento puede sacarle algo positivo a esta lectura. A continuación os explico por qué.

En primer lugar, la trama. Aunque Marina aparece como la protagonista (sobre todo porque es su voz narrativa la que nos cuenta toda la historia), la cierto es que ella no evolucionaría como lo hace si no fuera por sus compañeras de aventura. Os las presento:

- Olivia, la florista de "El Jardín del Ángel", una mujer de armas tomar que igual ejerce de heroína cual Robin Hood del siglo XXI, que te psicoanaliza en cinco minutos sin palabrejas raras y de regalo te vas con una flor para casa.

- Casandra, que sufre el síndrome de la superwoman: ella puede con todo sola, no necesita ayuda y aburrimiento es un concepto que desconoce porque, simplemente ¡no tiene tiempo! Prioriza su vida laboral y, aunque es brillante y exitosa, no tiene apenas vida social ni sentimental.

- Victoria, o el síndrome de la omnipotente: directiva de gran éxito, mamá ejemplar de dos niños, esposa devota, perfecta hija y nuera… esta mujer no se conforma con ser buena en una faceta de la vida: ha de serlo en todas. Y, claro, todos sabemos que la perfección no existe…

- Gala, que padece el síndrome de Galatea: sensual y coqueta hasta decir basta, disfruta encadenando amante tras amante y gastando cantidades increíbles en mantenerse lozana y preciosa porque, según ella, lo peor que puede hacer una mujer es envejecer.

- Aurora, ejemplar síndrome de la Bella Sufriente: Aurora es la típica mujer que confunde sufrimiento con intensidad y con amor. Si no sufre lo suficiente es que la relación no vale la pena. Y así le va, obsesionada por un tipo que se aprovecha de ella hasta límites insospechados pero no se da cuenta.

Estas mujeres, junto a Marina, son las protagonistas de esta adictiva novela que, como os decía, me ha gustado un montón. Las tramas de cada una de ellas, su proceso de aprendizaje y superación se van entrelazando a medida que todas ellas se hacen amigas y crean un vínculo muy especial en torno a "El Jardín del Ángel" y la entrañable Olivia. La diversidad de voces dota a la novela de una frescura increíble y una verosimilitud que le agradecí profundamente a Vanessa Montfort en cada una de sus páginas. No en vano, Vanessa es una mujer multifacética que, además de novelista, es también autora y directora teatral, productora cinematográfica… su pasión por contar historias traspasa las páginas y, su maestría como autora teatral se deja muy fácil sentir en esas escenas casi totalmente dialógicas en las que nuestras protagonistas intentan arreglar sus mundos.

Por otra parte, estas mujeres están rodeadas de hombres que aportan el contrapunto perfecto a las voces femeninas y que nos deja entrever que no sólo las mujeres somos complejas y caemos en síndromes como los arriba mencionados, vosotros, queridos varones, también tenéis lo vuestro.

Y es que, en segundo lugar, me han gustado mucho las reflexiones que surgen en estas escenas donde, personajes tan variopintos, hablan de multitud de temas: maternidad, independencia, feminismo, la difícil (o imposible) conciliación trabajo-vida familiar, tomar decisiones, la soledad deseada o no, la vida en pareja, los roles dentro de la misma, la amistad femenina (no os perdáis el interesante estudio del psiquiatra Luis Rojas Marcos sobre la longevidad de las féminas españolas), el miedo al cambio… Todo esto salpicado por otros síndromes andantes que dan consistencia a esto de catalogar determinados comportamientos (no son sólo nuestras protagonistas, otras muchas personas cargan con mochilas igual de pesadas): el de la abuela esclava, el de la casadita, el del parásito, el hombre palanca…

Lo mejor, desde mi punto de vista, es cómo, a través de una trama que resulta muy divertida y engancha, la autora ha sabido ir sembrando su historia de toda esta serie de temas, lo cual consigue que sigas pensando en ella aún cuando la has terminado. Y da pena terminarla.

Además, y de vuelta a la protagonista narradora, Marina, descubrimos que su viaje va a ser metafórico (ese crecimiento personal del que hablamos), pero también físico porque, siendo copiloto una última vez, ha de obedecer los últimos deseos de su difunto esposo. Se intercalan así, las tramas de ese verano que las cambiará a todas con la travesía por mar de Marina y el equilibrio entre ambas está muy conseguido. En ningún momento he sentido que sobraran esos capítulos marítimos y eso que en más de una ocasión estaba deseando volver a la "trama gruesa" para saber de todas las chicas… pero, como os decía, Vanessa Montfort tiene mucho oficio y ha conseguido que quede un todo unificado muy agradable de recorrer.

Por otro lado, algo que me ha sorprendido en esta novela y que, casualmente, ya vi en la última de Rosa Montero (tenéis mi reseña en esta misma web) es la aparición de personajes reales que, en un momento dado, desdibujan los límites de la realidad y la ficción. No quiero desvelar quiénes son esos infiltrados en este mundo literario, pero sí quería destacarlo como algo positivo. Además, los lugares y muchas situaciones son también cien por cien verídicas (¿quién no se ha entereado a estas alturas del follón que se armó para encontrar los restos de don Miguel de Cervantes?) y eso, simplemente me fascina. Me encanta cuando un autor mezcla realidad y ficción hasta tal punto que debes consultar una enciclopedia u otra fuente para saber si lo que ha mencionado existe o solo es fruto de su privilegiada inventiva.

Poco más que añadir (en realidad diría muuuucho más pero temo extenderme demasiado y no quiero estropear la lectura a nadie), salvo que también la forma acompaña, que está muy cuidada y la prosa de Vanessa Montfort es encantadora, como nos tiene acostumbrados, y que se lee en un suspiro.

Me quedo, tras su lectura, con una agradable sensación de conocerme un poquito más o haberme pensado a mí misma un poco mejor y de haber encontrado a un grupito de mujeres que me encantaría tener como amigas en la vida real.

Ana Vanesa Cremades

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar