Anika entre libros

Morir no es lo que más duele

Ficha realizada por: Anika Lillo
Morir no es lo que más duele

Título: Morir no es lo que más duele
Título Original: (Morir no es lo que más duele, 2018)
Autor: Inés Plana
Editorial: Espasa
Colección: Espasa Narrativa


Copyright:

© Inés Plana Giné, 2018

© Espasa S.L.U., 2018

Edición: 1ª Edición: Enero 2018
ISBN: 9788467051490
Tapa: Dura
Etiquetas: novela, género negro, policiaca, Guardia Civil, investigación criminal, asesinatos, venganza, testigos, violaciones, abuso de menores, traumas, drama, novela dramática, secretos, violencia, personajes borderline, maldad, infidelidades, embarazo juvenil, thriller, literatura española
Nº de páginas: 442

Argumento:

La aparición de un ahorcado en un pinar en las afueras de Madrid, con el nombre de una mujer en una notita dentro su bolsillo, lleva a la guardia civil a investigar el entorno de ambos. Ella, Sara Azcárraga, es una mujer joven, huidiza y traumatizada. Él forma parte de ese pasado traumático.

El teniente de la Guardia Civil Julián Tresser, junto al cabo Coira y bajo el mando del capitán Díaz Visedo, trabajan en colaboración con la psiquiatra que acaba haciéndose cargo de Sara.

Esa investigación descubrirá secretos dolorosos relacionados con el asesino, al que le mueve una violencia innata, y deseos de venganza.

 

Opinión:

 

Inés Plana, buena escritora pero mejor persona, debutó hace unos meses con esta novela negra titulada "Morir no es lo que más duele", un título que, por cierto, da una clara idea de su intención: sobrevivir a algo traumático duele más. Sara Azcárraga es esa superviviente, vive sola, en un mundo casi hermético, bebe mucho… No es la única mujer con la que sentiremos empatía y lástima. Hay una chiquilla -no diré de dónde sale ni por qué- llamada Luba que nos tocará el corazón.

Por otro lado están los personajes masculinos, en principio los más protagonistas: el teniente Julián Tresser y el cabo Coira. Qué mal me han caído, por favor. Esos ramalazos machistas han hecho que me cayeran súper antipáticos. No he podido empatizar con ellos por ese motivo, pero en todo caso buen trabajo de Inés Plana porque  ha conseguido que me caigan de pena, y sensaciones y sentimientos son dos cosas que debe arrancar al lector una novela.

Aunque "Morir no es lo que más duele" contiene mucho drama, mucha violencia y una investigación criminal, también la repletan las relaciones personales de ambos hombres con sus parejas o familia (Coira con la pareja, Tresser con la familia). Y aunque sea así, para mí lo más logrado es, precisamente, el perfil psicológico de los personajes. Emocionarme sólo me han emocionado ellas, esto también lo digo. Tresser, por su parte, se debate entre ser legal o dejarse llevar por su rabia, pero como no me caía bien me daba igual lo que decidiera. Coira tenía un problema personal con su novia, pero como me caía fatal me importaba un pito su historia. Definitivamente las grandes protagonistas de esa novela no son los protagonistas, si no las secundarias.

Finalmente está el asesino, un tío tan necio, brutal y violento que -por más que me guste leer sobre la maldad- me ha parecido interesante pero lo único que me ha gustado de él ha sido su final. Ese sí, ese es grandioso. A la altura de sus peores actos. Para qué vengarse si ya está la vida para devolver a los malos lo que se merecen, llegas a pensar con satisfacción.

Por otro lado es una novela negra y se presenta como "Un thriller para los que creían haberlo leído todo". Aquí es donde debo decir algo: lectores de literatura en general pueden llevarse una buena sorpresa en un momento dado, ese as en la manga que se guarda la autora para sorprender. No obstante para quienes leemos tantísimo, no se nos escapa detalle, y conocemos bien el género, no es lo mismo. A mí no me ha sorprendido porque supe bastante antes -con una simple palabra que utilizó la autora mucho antes de destapar la sorpresa- qué nos ocultaba. Me faltaba un pequeño detalle que enseguida adiviné, pero la gran sorpresa la descubrí prontísimo. Se supone que ese es un giro radical que hará sorprenderse a los lectores, aunque conmigo no haya resultado. En todo caso confirmó mis sospechas, así que no he leído el libro esperando eso que no había leído nadie aún… lo he leído disfrutando de un libro bien escrito y, sobre todo y especialmente, sintiendo en mi corazón el dolor de Sara y la normalidad que la pequeña Luba le da a ciertos detalles escabrosos.

Me ha parecido curioso que Inés se arriesgara a relatar la novela en la forma en que lo ha hecho: primero dejaba caer que había pasado algo -ergo no había sorpresa al final- y luego narraba los hechos hasta llegar ahí. Así en varias ocasiones. Eso hacía que me preguntara a menudo qué sería lo que me sorprendería de verdad.

Debo admitir que el final me ha dejado un regusto amargo. Me ha encantado esa justicia poética (o divina) que sufre el asesino, pero me ha apenado sobremanera cómo acaba la narración con Luba. Eso ha dolido. Sospecho, y cabe la posibilidad de que Inés escriba una segunda novela para continuar con una búsqueda y una nueva investigación criminal relacionada con ella. Pero también espero que estos dos hombres que me han caído tan mal se sigan rodeando de personajes que me enamoren porque si no me será complicado congeniar con sus historias.

"Morir no es lo que más duele" es una novela negra correcta, bien escrita y que puede deparar al lector alguna sorpresa.

 

Anika Lillo

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar