Anika entre libros

Misa negra. La religión apocalíptica y la muerte de la utopía

Ficha realizada por: Jorge Riet
Misa negra. La religión apocalíptica y la muerte de la utopía

Título: Misa negra. La religión apocalíptica y la muerte de la utopía
Título Original: (Black Mass, 2007)
Autor: John Gray
Editorial: Sexto Piso
Colección: Ensayo Sexto Piso


Copyright:

© 2007 John Gray

© Editorial Sexto Piso S.A. de C.V., 2017

Traducción: Albino Santos Mosquera
Edición: 1ª Edición: 2017
ISBN: 9788416677474
Tapa: Blanda
Etiquetas: religión, cárcel, Rusia, China, ensayo, Irak, Estados Unidos, terrorismo, utopía, guerras, Afganistán, tortura, ideologías, Europa, Al Qaeda, Lenin, represión política, predicadores, crímenes de estado, profetas, Mao Tse Tung, Putin, Marx, religión apocalíptica
Nº de páginas: 339

Argumento:

"Misa negra. La religión apocalíptica y la muerte de la utopía", de John Gray, es un vibrante y provocador ensayo sobre la influencia de las religiones milenaristas, y en especial, el cristianismo, sobre las ideologías, teorías políticas, revoluciones, terrorismo y guerras a lo largo de historia de Occidente, con una especial crítica a la idea de progreso de la izquierda tradicional, así como a la idea utópica de democracia universal de los neoconservadores que empujó al mundo a una escalada de tensión en Oriente Medio con en el escenario de fondo de la guerra de Irak.

 

Opinión:

 

John Gray, en su habitual línea de brillantez provocadora, nos recuerda en este libro que el mundo de hoy no es más que un sumidero de escombros de proyectos utópicos, que aunque fueron planteados en términos laicos que negaban la verdad de la religión, en realidad se plantearon en la práctica como una variante de transmisión de mitos religiosos.

A lo largo de la Historia predicadores, políticos, profetas, poderosos, revolucionarios, han vendido un abanico de creencias que prometían un cambio radical de la existencia que terminaría en un paraíso tan sorprendentemente distante de la realidad como improbable en su resultado final. Sin desmerecer la certeza de que una gran parte de estas aportaciones han permitido avances en la vida de los humanos sobre la Tierra, también ha habido un recurrente lado oscuro de ese tipo de ideas, en forma de represión, torturas, encarcelamientos, muertes, terror, y, sobre todo, unas enormes dosis de frustraciones colectivas. La verdad es que uno se sigue sorprendiendo de la entregada ilusión que demuestran los electores y pobladores de los más diversos regímenes ante discursos grandilocuentes que fracasan sucesivamente en sus más nobles o exagerados empeños.

Los excesos verbales han sido trágicos en el pasado y en los últimos tiempos parecen limitados a determinadas zonas de conflicto, aunque el terrorismo en sus expresiones más teológicas sigue campando por medio mundo. Es extraña la fascinación que a lo largo de la Historia han demostrado muchos individuos influyentes por una idea benéfica del apocalipsis, una terriblemente humana vocación de refundar el mundo, las instituciones, los regímenes, al propio ser humano, partiendo de cero en un juego, a menudo sangriento, de laboratorio de ideas calenturientas. Reduciendo todo a escombros para un renacimiento de dudosa virtualidad, a la vista de los reiterados fracasos que se cuentan a decenas en los últimos 2.000 años.

Pero, como advierte Gray, tan letal ha sido en muchas ocasiones esa fe ilimitada en las virtudes ilimitadas de las utopías del más diverso pelaje, la ausencia de esta ha resultado fatal en los últimos tiempos por el resurgimiento de la religión como fuerza relevante de la política mundial. Algo no exclusivo de regímenes teocráticos, sino también de democracias como la norteamericana, dominada por frecuentes y penosas apelaciones a misiones divinas que conducen sus actos, como incluso a las europeas, dominadas por esperanzas irracionales y ajenas a la realidad al estar inspiradas en viejas ideas ya en gran medida caducas. Este libro consigue provocar, actúa como un látigo que nos obliga a repensar muchas viejas ideas y sobre todo a prevenir la seducción de charlatanes que prometen paraísos que al final conllevan una rudimentaria oferta de que todo cambie para que al final todo siga igual. Da igual que sea el trío de las Azores prometiendo la democracia universal sobre la arena y calles de Irak, Sarkozy prometiendo el final del capitalismo, el resurgir de añejos delirios nacionalistas de Putin, para reconocer determinadas pautas intelectuales que hunden sus raíces en nuestro pasado más espeso y recurrente, que John Gray nos ofrece con su afilado bisturí, con el que despieza y desmonta esa panoplia de ideas tan viejas como limitadas en su alcance intelectual.

Este libro no es recomendable para políticos al uso, comentaristas dominados por la ansiedad de la actualidad, votantes acríticos y ciudadanos despreocupados, que sin duda pueden pasar un mal rato con su lectura. Un libro tan brillante, erudito y provocador, como polémico y abierto a mil discusiones sobre cualquiera de eso párrafos que nos remueven la conciencia. ¿Se atreven?

Jorge Riet

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar