Anika entre libros

Memorias de un antisemita

Ficha realizada por: Mar Gázquez
Memorias de un antisemita

Título: Memorias de un antisemita
Título Original: (Memoiren eines Antisemiten, 1979)
Autor: Gregor von Rezzori
Editorial: Anagrama
Colección: Otra Vuelta de Tuerca


Copyright:

© Gregor von Rezzori, 1969, 1981

© Editorial Anagrama, S.A., 2014

Traducción: Juan Villoro
Edición: 1ª Edición: Marzo 2014
ISBN: 9788433976260
Tapa: Blanda
Etiquetas: otras culturas, clases sociales, racismo, judíos, literatura alemana, novela, xenofobia, Tercer Reich, aristocracia, Europa, razas, antisemitismo, imperio astrohúngaro
Nº de páginas: 352

Argumento:

"Memorias de un antisemita", seguramente la obra más reconocida de Gregor von Rezzori y que con anterioridad ha sido publicada como parte de "La gran trilogía" (junto a "Un armiño en Chernopol" y "Flores en la nieve") narra la historia de Arnulf, un goy (un "no judío") descendiente de familia aristócrata, a través de cinco relatos correlativos cronológicamente, centrados en su infancia y juventud los cuatro primeros y el último en la madurez; y vistos todos mediante cinco relaciones del protagonista con personas judías que serán cruciales en su evolución como persona.

 

Opinión:

 

Pese a lo que pueda parecer por el título, se trata de una obra de ficción; son unas memorias ficticias pero las similitudes entre el protagonista y el autor son tantas que es fácil reconocer en sus páginas un trasunto de la propia vida del escritor que comparte con el protagonista el ser hijo de aristócratas e incluso el nombre (el segundo nombre del autor es Arnulf) y lo más importante: su antisemitismo; un antisemitismo que como se desprende de la lectura del libro, se percibe como heredado, genético, como si fuera un defecto de fábrica (un antisemitismo que no tiene nada que ver con el de los nazis, dice la contraportada).

"Cuando decíamos que odiábamos a los judíos no estábamos actuando conforme a la más pura verdad. Más que nada se trataba de una costumbre, una de tantas expresiones irreflexivas… Esta clase de expresiones adquirían, a fuerza de repetirse durante décadas, cierto matiz de realidad." (Página 245)

El libro nos descubre el germen, la semilla de ese "odio" o desconfianza hacia "los otros", los judíos, que rige la vida del protagonista y que quedará marcada de una u otra forma por las relaciones que va teniendo con personas judías; pero esos "los otros" son muchos más:

"Mi padre no se relacionaba con los rumanos, que lo consideraban miembro de una minoría donde los judíos también estaban incluidos, ni con los polacos de la Bucovina, que odiaban a todos los austriacos, ni con los rutenos, que se consideraban eslavos y en consecuencia formaban parte, al lado de los rusos, de la mitad traidora del imperio, ni con los alemanes de la Bucovina…" (Página 244)

Mediante los vínculos entre el protagonista y diferentes judíos (amigos de la infancia, amores de juventud, casamiento…)  y siempre de la mano de un fiel reflejo de acontecimientos históricos que tienen lugar a lo largo de su vida como son la caída del imperio austrohúngaro, la anexión de Austria a la Alemania nazi o la gestación del Tercer Reich, conocemos la evolución del protagonista hasta llegar a la última parte del libro en la que ya en la edad madura, y por medio de un cambio en el narrador, se refleja su desencanto:

"Lo que ha sucedido en el lapso que va de entonces, 1919, a hoy, 1979, es increíble; el mundo ha cambiado en forma radical y es mucho peor de lo que se podía imaginar entonces." (Página 307)

No suelo reflejar en mis reseñas tantas citas de un libro, de hecho no suelo reflejar prácticamente ninguna, pero hay libros que por su calado, por sus reflexiones o simplemente por la genialidad de su prosa lo merecen, y es el caso de este libro, que cumple con todas esas premisas.

La prosa del autor es la antítesis del minimalismo pero sin embargo no es farragosa ni suntuosa; cierto que es un libro para leer despacio y con concentración pero no tanto por su estilo (elegante, culto, rico…) como por la naturaleza reflexiva que impera en toda la narración y la dificultad para el lector actual de asimilar y situar debidamente esa mezcolanza de pueblos, regiones y culturas que poblaban la Europa del pasado siglo: la Bucovina, Galitzia, reino de Rumania, el imperio austrohúngaro, los goyim...

Cabría pensar a la vista de las citas que he mencionado que todo el libro es así de "serio" o de reflexivo (que lo es) pero lo cierto es que, pese a lo que pueda parecer, está cargado de anécdotas relatadas con mucha ironía y humor. Soy de las que piensa que el sexo "solo cuando lo exija el guion", y digo esto porque en el libro se relatan varias escenas sexuales que en lugar de producirme el rechazo que me suelen producir (no soy ninguna mojigata pero a menos que se trate de un libro erótico la mayoría de veces esas escenas sobran porque no aportan nada a la trama) me han gustado porque hasta me he reído con ellas, una incluso me arrancó varias carcajadas (no recuerdo la página pero seguro que el lector sabrá reconocerla), y a eso es a lo que me refería con el humor y la ironía que imprimen la narración.

Y siguiendo con el humor no me resisto a poner otro ejemplo de cómo el autor es capaz de enlazar los temas más enjundiosos con la diversión y el sarcasmo. He citado anteriormente un párrafo de la página 244 para reflejar esa animadversión del padre del protagonista no solo hacia los judíos sino hacia otros tantos pueblos de la vieja Europa central; un párrafo de lo más diáfano para comprender la semilla antisemita del protagonista y por ende de tantas personas que como él pensaban. Es evidente que es un texto que se lee con el semblante serio y preocupado ante tales afirmaciones xenófobas, pero es entonces cuando el autor, en un golpe de efecto que solo consiguen los buenos escritores descoloca al lector hasta hacerle reír rematando así la frase (y enlazo con el final de la que he copiado antes):

          "(…) ni con los alemanes de la Bucovina, que se habían quedado en esa tierra por intereses materiales y no por un motivo tan noble como el suyo, es decir, la cacería."

"Memorias de un antisemita" es un libro fascinante por lo que ilustra al lector actual sobre una Europa que nos parece tan lejana pero que quizás no lo sea tanto, y para tratarse de un libro de ficción probablemente sea uno de los de mayor calado que haya leído en mi vida. Es un libro para leer despacio, eso sí; incluso es de los que necesitan/merecen una relectura por la hondura de su temática y todo ello -y aquí también cabe destacar la labor del traductor- a través de una prosa y un estilo que son un puro deleite para los amantes de las buenas letras.

Mar Gázquez

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar