Anika entre libros

Melanie. Una novela de zombis

Ficha realizada por: Anika Lillo
Melanie. Una novela de zombis

Título: Melanie. Una novela de zombis
Título Original: (The Girl With All The Gifts, 2014)
Autor: M. R. Carey
Editorial: Minotauro


Copyright:

© M. R. Carey, 2014

© Editorial Planeta, S.A., 2015

Traducción: Manuel Mata
Edición: 1ª Edición: Mayo 2015
ISBN: 9788445002445
Tapa: Blanda
Etiquetas: acción, persecuciones, apocalipsis, fin del mundo, ciencia ficción, sci-fi, películas, drama, novela dramática, Inglaterra, supervivencia, supervivientes, tensión, literatura inglesa, mutantes, novela, novela dramática, terror, horror, zombis, Londres, suspense, invasiones, investigación científica, postapocalipsis, Stevenage, Beacon, infecciones
Nº de páginas: 409

Argumento:

El Colapso sucedió hace ya cuarenta años. Desde entonces, en una base militar y científica, la doctora Caldwell busca la cura de la pandemia que se ha llevado a gran parte del planeta. Para su investigación dispone de niños. Pero no son niños normales, son como Melanie. Niños encerrados en celdas a los que se les lleva a las aulas de aprendizaje atados con correas y sentados en sillas de ruedas. Niños que no son del todo humanos.

 

Opinión:

 

No supe del libro cuando salió al mercado (en el 2015), sino más adelante, no recuerdo si durante una promoción de lectura recomendada de Minotauro para Halloween, o sobre el aviso de que la Warner Bros Pictures estaba haciendo una película del libro. Libros de terror. Vi "Melanie", leí lo que contaba y me quedé impactada. Quería leerlo. Como tengo tantos libros al final me ha coincidido su lectura con el estreno de la película en el cine. Y respecto a ella debo decir algo. Una advertencia que es, a la vez, una queja. No entiendo esa estupidez del cine de cambiarles el físico a los personajes. Melanie es pequeña, "blanca como la nieve" dice el libro, y muy rubia. La señorita Justineau, por el contrario, es negra;  tiene "el pelo negro y muy rizado" y "la cara de la señorita Justineau destaca porque es de un color maravilloso. Marrón oscuro". Y me paro en esos dos personajes. En la película es justo al revés, la negra es Melanie y la blanca es Justineau. Eso ha provocado que haya tenido que hacer un esfuerzo mental para  leer la novela viendo cuatro rostros en vez de dos. Cada vez que leía sobre Melanie veía a la niña pequeña y rubia con piel de muerta, y a la actriz mulata, de pelo negro y rizado, aparentemente más alta, que hacía su papel. Y con Justineau, el mismo esfuerzo. Insisto, en el cine no se hartan de hacer este tipo de estupideces no respetando a los autores. De hecho habría tenido más impacto que Melanie fuera la niña con piel de muerta que protagonizaba el libro. Pero… en fin. Que me digan dónde está esa cara cuya cicatriz provoca un físico asimétrico y resulta desagradable a la vista de los demás… Resulta que el sargento Parks es muy atractivo en la película. Nada que ver.

Ahora nos centramos en el libro, si os parece: La prosa no es la bomba, aquí lo que cuenta -en mayúsculas- es la historia. La historia de Melanie y de los niños como ella, la nueva generación, porque en el planeta, con una pandemia como ésta, no pueden repartirse el mundo. Hace falta alguna decisión. Para llegar a ella la historia fluye con más lógica que la mayoría de novelas. Cuando muere tanta gente en un planeta es casi una ilusión que acabe como desearíamos, y he ahí el quid de la cuestión ¿se puede conseguir o se debe ceder? Hasta el final no conoceremos el resultado ni cómo se hace todo.

En "Melanie" los zombis no son como los que estamos acostumbrados a ver -leer-, estos tienen otra particularidad. Aparte de los que son como Melanie, que ya son distintos al resto, están los Hambrientos, muertos vivientes que no reaccionan normalmente hasta que huelen o intuyen por su calor corporal a sus víctimas. Pero hay algo más en ellos que no sólo provocan el estudio desesperado de la doctora Caldwell sino que dan sentido a la existencia de niños como Melanie. Algo que, obviamente, no se puede contar para no destripar la novela. Y convenza o no la explicación, es por la que ha optado M. R. Carey para que tenga sentido que haya niños tan raros que están muertos pero actúan casi normalmente como los vivos.

Además de Melanie, esa pequeña de diez años que vive como sus compañeros encerrados en celdas donde no se ve la luz del día, y de la doctora Caldwell, cuya decisión de encontrar un sentido y una vacuna o una cura a todo esa locura le impide tener una pizca de humanidad, están el sargento Parks, la señorita Justineau, y el joven soldado Gallagher. Ellos son los protagonistas de esta historia.

La señorita Justineau les enseña como si fuera niños normales y se sorprende de sus mentes prodigiosas. Se centra en la psicología de los niños. La mejor es Melanie, sin duda, la consideran un genio, y, al contrario que la doctora, ella sí siente empatía por los críos y les coge cariño. Y luego está el sargento Parks, que después de trabajar como cazador de sujetos en el exterior, siente que está perdiendo el tiempo dirigiendo un acto rutinario tan básico como trasladar a los niños en sillas de ruedas de las celdas a las aulas y viceversa. Quizás el texto promocional que señala el libro deje claro por qué resulta interesante algo tan rutinario.

Dice así: "Cada mañana, Melanie espera en su celda a que vayan a buscarla para llevarla a clase. Cuando la puerta se abre, el sargento le apunta con su pistola mientras dos de sus hombres la atan a la silla de ruedas. Ella cree que no les gusta. Bromea diciendo que no les morderá, pero ellos no se ríen".

Debo decir que he leído una crítica sobre la película acerca de Melanie y de su papel, de su rol (no de la actriz, sino de la actitud del personaje, aunque se empeñen en criticar a la actriz por hacer bien su papel). No les gustó porque no la entendieron. Creo  que si debe haber una crítica hacia un personaje ése sería el de la señorita Justineau, tan cerril que a veces sabes que no tiene motivos para ser tan obcecada, pero está claro que es así porque si no fuera así Melanie no les acompañaría en su huida. De modo que todo tiene su razón de ser, y  M. R. Carey nos deja caer una frase durante una conversación entre Parks y Justineau que también da sentido a su obcecación, aunque no explica en realidad nada.

El libro tiene mucha acción porque gran parte de la novela se centra en los ataques y la huida de quienes se juntan para escapar en un Humvee (el sargento Parks, el soldado Gallagher, la doctora Caldwell, Melanie y la señorita Justineau). Pero el Humvee no dura mucho y hasta que no llegan a Londres no encontrarán otro auto especial donde guarecerse. E incluso una vez allí. Recordemos que hace cuarenta años que ocurrió el Colapso -o la pandemia-, que apenas quedan vivos y que la comida no se encuentra en cualquier sitio.

A esto añadid que el sargento Parks ve a Melanie como un arma activa que en cualquier momento puede dejarse llevar por sus instintos más primarios, y que la doctora Caldwell está deseando rebanarle los sesos para ver qué esconde ahí dentro.

A pesar de no estar escrita a mi gusto -esto de las preferencias es muy subjetivo, ya lo sabéis- pues está narrada en presente por narrador omnisciente (yo prefiero el pretérito), tiene algún que otro fallito, e incluso no resalta siempre por su claridad, la novela se lee con bastante agilidad y llega un momento en que te disparas: lees, lees y buscas el final con ganas.

La infección de "Melanie" recuerda mucho a la invasión de los ultracuerpos. En esto no hay mucha novedad. El misterio está en la segunda generación, a la que corresponde la propia Melanie, y (aparte de saber si sobrevivirán y cómo acabará) lo interesante es precisamente esto porque en algún momento de la novela, cuando ya han llegado a Londres, aparecen otros personajes que le darán más vidilla la historia. Y qué peligro tienen…

Tanto si te gustan las novelas de zombis, como las de supervivencia, las de acción, las de suspense o las protagonizadas por niños especiales (ten en cuenta que en la mayoría de libros y películas Z no suelen aparecer niños), puedes leer "Melanie" porque reúne todo esto y algo más. Te mantendrá unas horas atrapado/a.

Anika Lillo

 

 

Foto homenaje:

Melanie

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar