Anika entre libros

Matemos al tío

Ficha realizada por: Anika Lillo
Matemos al tío

Título: Matemos al tío
Título Original: (Let’s kill Uncle, 1964)
Autor: Rohan O´Grady
Editorial: Impedimenta


Copyright:

© Rohan O'Grady, 1964

© Ilustración cubierta: Edward Gorey, 1963

© Impedimenta, 2014

Traducción: Raquel Vicedo
Edición: 1ª Edición: Octubre 2014
ISBN: 9788415979111
Tapa: Blanda
Etiquetas: películas, crossover, hipnosis, literatura canadiense, novela, terror, miedo, niños, libros de culto, Canadá, islas, crimen, herencias, crimen perfecto, niños asesinos, animales salvajes, pumas, novela oscura
Nº de páginas: 316

Argumento:

Barnaby Gaunt tiene diez años y queda al cuidado de su tío cuando muere su madre y queda huérfano. Éste lo envía a una isla remota de Canadá donde tiene una casita. En breve se reunirán, y mientras tanto le cuidará una pareja de ancianos. Y es que en esa isla casi todos son ancianos, pero no Coulter, un policía montado que pronto conocerá bien a Barnaby y a la otra protagonista de esta historia: Christie, una niña que todo el mundo considera rara y que es, en realidad, la única que cree la extraña historia que cuenta Barnaby: que Tío quiere asesinarle para quedarse con su herencia.

 

Opinión:

 

Esta historia provoca sentimientos encontrados, y es precisamente por la personalidad de los niños que uno se siente así. Lo primero que conocemos de ellos es que son traviesos y algo insufribles, pero luego se nos muestra a unos críos que aprecian el cariño y tienen ídolos, héroes. Tras conocer un secreto que sólo el niño sabe, él y Christie se alían para asesinar a su tío. Y ahí es cuando todo se mezcla ¿son los niños insufribles del inicio?, ¿eran así por falta de atención y cariño?, ¿pueden desligarse de todo y planear un asesinato a pesar de tener miedo y actuar como niños? Todas esas preguntas son el quid de la cuestión: la novela es eso, los niños frente a la necesidad de sobrevivir por encima de la vida de un adulto y el terror que les provoca, en realidad, hacer algo que saben que deben hacer.

Si lo miras desde esta perspectiva, desde el carácter de los niños y sus cambios, y recuerdas a su tío (al que llaman Tío y del que no contaré nada) puede parecer una historia bastante oscura.

Pero también mezcla un elemento casi fantástico en la novela: Una Oreja es un puma lastimado (pero recuperado) que teme a los humanos, y los críos se hacen amigos de él (como se puede apreciar en la portada con la ilustración de Edward Gorey) prácticamente forzando al animal a aceptar su amistad. Por difícil o inverosímil que pueda parecer esta relación, Rohan O'Grady la cuenta con suma naturalidad, como si fuera lo más normal del mundo. El puma, desde luego, no está de adorno, tiene gran importancia en la historia.

Los otros personajes secundarios son muy de agradecer. No son para nada planos, tienen sus historias, características que los hacen diferentes de los demás, y no sientes que estén de relleno. Ellos forman parte de la historia porque son ELLOS los que convierten a los niños en lo que al final son (la parte positiva, naturalmente).

Lo cierto es que a pesar de que no tiene esa intensidad del terror que muchos esperamos, no es una novela que se haga pesada ni que apetezca abandonar.

Rohan O'Grady es el seudónimo de la escritora canadiense June Skinner. A pesar de que la novela tuvo una adaptación al cine, fue olvidada hasta que en 1999 un artículo la consideraba como un tesoro perdido de la literatura crossover. Entiéndase como literatura puente: la leemos los adultos pero también es apta para jóvenes que aún no han cumplido la mayoría de edad. Hoy día, nos cuenta la editorial, es una novela de culto.

Esta historia fue escrita antes de que yo naciera, y sin embargo podría imaginármela en la actualidad en una de esas islas -como la de la novela- apartadas del mundo metropolitano, rápido y ruidoso. "Matemos al tío" fue llevada al cine en 1966 por el director de películas de terror William Castle, y es que aunque la narración no provoque ningún miedo al lector, la historia sí es en cierta forma siniestra. Sólo tienes que ponerte en la piel de los niños para entenderlo. Y después mirar de lejos y observarles a ellos.

Anika Lillo

 

Foto homenaje

Matemos -al -tio 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar