Anika entre libros

Manifiesto animalista. Politizar la causa animal

Ficha realizada por: Jorge Riet
Manifiesto animalista. Politizar la causa animal

Título: Manifiesto animalista. Politizar la causa animal
Título Original: (Manifeste animaliste, 2017)
Autor: Corine Pelluchon
Editorial: Reservoir Books


Copyright:

© 2017, Alma Éditeur, París

© 2018, Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.U.

Traducción: Juan Vivanco
Edición: 1ª Edición: Enero 2018
ISBN: 9788417125264
Tapa: Blanda
Etiquetas: animales, derechos humanos, ensayo, democracia, veganismo, maltrato animal, animalistas
Nº de páginas: 139

Argumento:

"Manifiesto animalista", de Corine Pelluchon, es un ensayo, un "manifiesto" político, contra la violencia que se comete a los animales, tanto desde la óptica de la denuncia como de propuesta de medidas políticas e incluso culturales. Una propuesta radical que evidencia el maltrato animal, proponiendo un cambio político en línea con otras políticas que luchan contra la discriminación de personas por el color de su piel, su tendencia sexual o su ideología.

 

Opinión:

 

Este libro es contundente, agresivo, valiente, que habla de ética, de política, de economía, de historia, para plantear un dilema propio de nuestros tiempos, que es la defensa de los derechos básicos de los animales y su compatibilidad con determinadas estrategias que el mercado demanda para millones de consumidores. El consumo masivo de carne, el goce de la caza como simple deporte ajeno a razones medioambientales, o el uso de las pieles de animales para el negocio de la ropa, son varias manifestaciones, entre otras, que el libro denuncia como expresión de un sistema político y económico que no acaba de gestionar adecuadamente estas pautas universales con los derechos que se deben garantizar a cualquier ser vivo.

Se puede estar de acuerdo o no con muchos de los planteamientos de este libro, porque sus conclusiones llevadas al extremo son incompatibles como muchos estilos de vida irrenunciables de millones de personas, pero es cierto que abre un debate que merece ser discutido.

Igual que muchas legislaciones ya amparan el maltrato animal, esos mismos sistemas jurídicos miran hacia otro lado en cuanto a muchas dudosas prácticas de producción masiva de productos derivados de los animales. Pero Pelluchon no se conforma con un análisis de los ejemplos de maltrato de animal que parecen abundar en una industria masiva devoradora de productos derivados de estos seres vivos, sino que se atreve a proponer medidas políticas que tiendan a corregir estos problemas, partiendo de la base de que los cambios han de ser progresivos, consensuados y respetuosos con la supervivencia de miles de empleos y pequeños negocios que hoy dependen de esa actividad productiva.

A fin de cuentas, esta ensayista y militante de esta causa en favor de los derechos de los animales, sitúa su postura en una actualización del sistema democrático, en un avance que ha de conseguirse con estrategias parecidas a otras luchas históricas por los derechos humanos. Para una nueva etapa histórica, que surja de una convicción ética, desde una moral nueva que amplíe el catálogo democrático de derechos, desde una educación y cultura más sensibles con el mundo en el que conviven los seres humanos y con ellos los animales.

Para Pelluchon, las corridas de toros, los zoos, el foie gras o la ganadería intensiva, son manifestaciones de una crueldad incompatible con una ética universal, que a su juicio se corregirá cuando la humanidad se decida a consumir exclusivamente productos alimenticios sin origen animal. Ella plantea que "los animales también tienen derecho a tener derechos", y por eso no duda en afirmar que ha nacido un movimiento, el movimiento "animalista". Incluso no duda en anunciar que es una revolución, que no defiende la primacía de una clase social sobre otra, o un sistema basado en la dominación, sino que es una transformación de la sociedad, "el paso a otra civilización". En la parte más combativa en su propia obra, esta activista no duda, en un evidente guiño histórico, en escribir "animalistas de todos los países, de todos los partidos y de todas las confesiones, uníos", apelando incluso a que esta batalla es para "salvar el alma de la humanidad".

Sin duda este libro no dejará indiferente a sus lectores, es probable que tomen postura por su adhesión o rechazo, porque es imposible no tomar partido en esa lucha que ella defiende como imprescindible para estos tiempos. Ella misma, como el propio título del libro invoca, ha escrito un "manifiesto" que no duda en subtitular "politizar la causa animal". Y sólo porque invita a pensar, porque plantea un debate interesante, porque es radicalmente nuevo y lleva a los extremos algunos hechos que la sociedad en su conjunto debería cuestionarse, merece la pena su lectura.

Jorge Riet

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar