Anika entre libros

Mala letra

Ficha realizada por: Roger Mesegué
Mala letra

Título: Mala letra
Título Original: (Mala letra, 2016)
Autor: Sara Mesa
Editorial: Anagrama
Colección: Narrativas Hispánicas


Copyright:

© Fotografía del autor: Jonathan Palanco
© Sara Mesa, 2016
© Editorial Anagrama SA, 2016

Edición: 1ª Edición: Febrero 2016
ISBN: 9788433998057
Tapa: Blanda
Etiquetas: relatos, literatura española, piezas breves, recopilatorio de autor, recopilación, infancia, culpa, rebeldía
Nº de páginas: 191

Argumento:

¿Puede hacerse buena letra cogiendo mal el lápiz? Hay quien sentencia que no: "hay que escribir como Dios manda".
Parece que la imagen lo es todo, al margen del contenido. Aunque alguien escriba sin decir absolutamente nada lo único que importa es que tenga una caligrafía estupenda.

Sara Mesa coge mal el lápiz; no hay manera de que aprenda. Quizá haga mala letra. Por suerte, para el lector y para ella, sabe contar historias.

Abuelas suicidas, niños perdidos, una pedagoga y sus dilemas con un alumno, la noche más larga de alguien, lo que son las palabras-piedra...

 

Opinión:

 

En "Mala letra" la autora nos ofrece una serie de relatos breves, cada uno de ellos con un regusto distinto, que no deja indiferente. Sara Mesa no sirve un menú estilo barra libre; que nadie espere unos platos llenos a rebosar. Aquí sirve un menú degustación: pequeñas piezas, pequeñas historias. Y aquí está la gracia: no empacha, es ligero. Y así pasa de un plato a otro, de un sabor a otro distinto. Un menú de pequeñas sensaciones.

Para mi gusto el nuevo libro de Sara Mesa es un alivio, un soplo de aire fresco.

La verdad es que no soy muy objetivo, por ello tengo que argumentar mis palabras. No me intimida leer, al contrario me encanta -si así no fuera, ¿qué hago aquí?-; pero suelo aborrecer y cansarme con esos libros de seiscientas u ochocientas páginas. No me refiero a títulos como "El nombre de la rosa", "La broma infinita" o la saga de George RR Martin de "Canción de hielo y fuego". Sólo puedo reprocharles alguna ocasional luxación de hombro por llevarlos a todas partes. No es el volumen, ni el número de páginas. Lo que me deja exhausto son las cientos de páginas relleno que ni aportan nada ni van a ninguna parte. Empiezo a leer y al cabo de tantos capítulos me doy cuenta que estoy leyendo todo el rato lo mismo, pero con distintas palabras. Cada tantas páginas tengo una sensación de déjà vu.

Un tema aparte son las farragosas descripciones de una narrativa hueca enamorada de sí misma: "Sus pestañas se movían con la gracia y delicadeza del leve aleteo de una mariposa en un atardecer de primavera" Siempre termino preguntándome si acaso las editoriales pagan por palabra o peso a los escritores. Otro tema es el tiempo para leer: entre tantas páginas de nada cuesta volver a retomar el hilo del capítulo que dejé a medias. Todo me suena y, a la vez, no sé ni por dónde ando.

Por esto me he ido decantando por los relatos breves. David Sedaris, Michael Chabon, Neil Gaiman, David Foster Wallace, Nic Pizzolatto, Amy Hempel... Autores que o bien sólo trabajan relatos cortos, o bien los alternan con sus novelas. A un nivel cosntructivo Tom Spanbauer y Lauire Hertzel reivindican el renacer de la historia breve, otorgándole la misma calidad que una novela, borrando la imagen de literatura menor que acarrea injustamente. La pena es la poca apuesta de las editoriales por este género; al menos aquí. Algún intento de recopilar historias cortas hay, por ejemplo "Cuentos breves para leer en el tren" y sus distintas versiones y copias. Pero es un terreno algo abandonado por el sector editorial. Hasta Lucía Etxebarría tuvo que hilar una supuesta trama para aunar una serie de relatos cortos bajo la forma de una novela en "Nosotras que no somos como ellas".

Ahora, entre nuestras manos, tenemos a Sara Mesa con su menú degustación, "Mala letra", donde nos demuestra varias cosas: para nada un relato breve es un hermano tonto de la novela; un relato de tres páginas es capaz de decir y transmitir; a pesar de no coger bien el lápiz, no por ello no sabe escribir.

Ojalá haya más pequeños platos que Sara Mesa nos pueda ofrecer.

Roger Mesegué

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar