Anika entre libros

Majareta, manía, depresión, Miguel Ángel y yo

Ficha realizada por: Anika Lillo
Majareta, manía, depresión, Miguel Ángel y yo

Título: Majareta, manía, depresión, Miguel Ángel y yo
Título Original: (Marbles, mania, depression, Michelangelo & Me, 2012)
Autor: Ellen Forney
Editorial: Ediciones La Cúpula


Copyright:

© Ellen Forney, 2012

© Ediciones La Cúpula, S.L., 2014

Rotulación de Iris Bernárdez

Traducción: Lorenzo Díaz
Ilustraciones: B/N
Edición: 1ª Edición: Mayo 2014
ISBN: 9788415724667
Tapa: Blanda
Etiquetas: autobiografía, autobiográfica, humor, comic, drama, enfermedades mentales, literatura estadounidense, novela gráfica, relaciones sociales, artistas, trastornos del comportamiento, psiquiatría, depresión, bipolar
Nº de páginas: 248

Argumento:

La profesora, ilustradora y dibujante de comic Ellen Forney, descubrió un día que sufría un trastorno mental. Agobiada por la mala noticia, decidió no dejarse influir por la parte negativa del trastorno y buscar inspiración en otros artistas que en su día también serían diagnosticados con algún problema mental, entre ellos los depresivos Van Gogh o Sylvia Plath.

 

Opinión:

 

"Majareta" cuenta cómo Ellen descubre su trastorno mental y se toma la noticia, y cómo evoluciona ese conocimiento a lo largo de los días. La meta es no dejarse hundir, evocar a personalidades célebres de los que se sabe o sospecha que sufrieron algún tipo de trastorno del comportamiento, y hacer de ellos un bastón de apoyo. Sylvia Plath, Van Gogh, John Keats, Walt Whitman, Virginia Woolf, Émile Zola, Charles Dickens, Paul Gauguin, Michelangelo, Pollock… pintores, poetas y escritores que la propia Forney lista en un papel, igual que lista la cantidad de suicidios según estadísticas.

Lo cierto es que aunque Ellen Forney ha tratado de meterle un punto de humor importante, el tema parece tan trágico que cuesta incluso sonreír, porque lo que sí hace es traspasarte esa preocupación, ese agobio e incluso ese miedo a través de sus delirios. A mí, que tengo un punto hipocondríaco, me ha vuelto loca y he tenido que soltarlo en ocasiones.

Lo que está claro es que es capaz de transmitir lo que desea, y aunque resulte apabullante, es un poco más incómodo el hecho de que las letras del cómic tengan tamaños que van disminuyendo al tiempo que vas frunciendo la mirada para leer mejor. Eso es malo para los que tenemos problemas de vista y no hay gafas a mano, claro. Para el resto se trata de rotulación y diseño.

 

Majareta -interior 

 

Lo que más le agradezco es poder haber leído en su novela gráfica los síntomas de los trastornos mentales según el manual de diagnóstico DSM, y descubrir que ni tengo trastornos compulsivos, ni soy maníaca, ni esquizofrénica, ni obsesivo compulsiva, ni bipolar. Creo que hasta que acabé el listado, no respiré.

El cómic es un torbellino de pensamientos, ideas, listas, experiencias, deseos… una forma de sacar lo que tiene dentro y compartirlo. A ella le funcionó. Yo no superé mi hipocondría y no conseguí terminarlo.

Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar