Anika entre libros

Concha García (Libro del desasosiego. Fernando Pessoa)

libro

 

 

Comparte con nosotros su Libro-Recuerdo

Concha García

(Poeta)

Libro del desasosiego Fernando Pessoa (Con traducción de Angel Crespo)
Uno de los libros que compré un lejano día de 1984 en una plaza de León se llamaba El Libro del Desasosiego. Recuerdo que hacía sol y que me gustaba remover entre los tomos expuestos en aquella acogedora plaza cuyo nombre ahora no recuerdo, allí lo vi. Tan sólo me llega la sensación de haber comprado el libro. La portada era una ilustración de Almada Negreiros en la que se veía al escritor lisboeta apoyando sus codos en una mesa partida en un ángulo por un rayo de luz, sobre la misma se veía la revista Orpheu, una taza de café, papel y lápiz y un recipiente con azúcar. ¿Qué hacía yo en León? Su universidad me había concedido un premio por mi segundo poemario, uno de los miembros del jurado era el entonces poeta de provincias Antonio Gamoneda. Tenía resaca porque la noche anterior estuve bebiendo con gente de allí para celebrar mi premio. En aquel tiempo yo también era empleada de una oficina y me sentía muy identificada con el contable Soares que trabajaba en la calle de los Doradores. Cuántas veces, después de leer aquel diario fui a Lisboa buscando la calle y el entresuelo que albergaba el restaurante donde el poeta oficinista comía mientras yo pensaba sus propios pensamientos: "Yo mismo, que anhelo alto el sol puro y los campos libres, el mar visible y el horizonte entero, ¿quién me asegura que no extrañaría la cama, o la comida, o no tener que bajar los ocho tramos de la escalera hasta la calle, o no entrar en la tabaquería de la esquina, o no darle los buenos días al barbero ocioso?"
La desmembración de sus personalidades, sus detenidas reflexiones frente a la ventana de la oficina, las cuádruples sensaciones ante un mismo acontecimiento, los efectos de la soledad en compañía de su otredad y una pausada manera de caminar que yo imaginaba, compusieron una pintura en mi imaginario que me inspiraba una manera distinta de percibir el mundo, y se teñía de un color vagamente definido. He leído varias veces El Libro del Desasosiego y sigo compartiendo las confesiones de aquel percibidor de lejanías que anotaba, en días con fecha, la esencia de la interrogación existencial: ¿Qué sé? ¿Qué busco? ¿Qué pienso? ¿Qué pediría si tuviese que pedir?
Firma: Concha García 
+ Pessoa
 
¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar