Anika entre libros

Madama Butterfly. Ilustrado

Ficha realizada por: Carol Inabé Barba
Madama Butterfly. Ilustrado

Título: Madama Butterfly. Ilustrado
Título Original: (Madame Butterfly, 2014)
Autor: Benjamin Lacombe
Editorial: Edelvives
Colección: Contempla


Copyright:

© 2014, Edelvives

© 2013, Albin Michel Jeunesse

© 2014, Benjamin Lacombe

© 2014, Grupo Editorial Luis Vives

Traducción: Elena Gallo Krahe
Ilustraciones: Color
Edición: 1ª Edición: 2014
ISBN: 9788426392824
Tapa: Dura
Etiquetas: álbumes ilustrados, otras culturas, amor, costumbrista, crossover, folklore, drama, muerte, Estados Unidos, libro para regalar, libros ilustrados, ópera, relato largo, suicidios, viajes, 17 años, 18 años, 15 años, 14 años, 16 años, comercio, matrimonio, honor y honra, sociedad japonesa, geisha
Nº de páginas: 38

Argumento:

Atención: argumento con spoilers

Muchos conocemos la ópera de Puccini "Madame Butterfly" que cuenta la trágica historia de Cio Cio San (Madame Butterfly), geisha que se casa con Benjamín Pinkerton, oficial de la Armada estadounidense, casi como un capricho del marino, quien al tiempo vuelve a su tierra y le dice a su esposa japonesa que volverá "cuando los petirrojos vuelvan a anidar", es decir un año, pero ella se queda tres años esperando, mientras, Pinkerton se ha casado nuevamente y vuelve a Nagasaki con Kate, su esposa americana, y se da cuenta que Cio Cio San aún le ama, se arrepiente del daño hecho y se entera de que ha sido padre. Tras encontrarse todos los protagonistas de este drama en casa de Pinkerton y al ver Cio Cio San que el amor de su vida le ha engañado y deshonrado al casarse otra vez, resuelve todo suicidándose con una daga para lavar su honor.

Sin embargo, el texto que ha reinterpretado Benjamin Lacombe es la mirada de Pinkerton, es un relato en tres actos, contado en primera persona, donde el oficial va relatando los acontecimientos. Destaca sobre todo su arrepentimiento final, darse cuenta del daño causado y el haber jugado con los sentimientos y la vida de otra persona. 

 

Opinión:

 

Este álbum ilustrado es una verdadera maravilla estética y literaria, un relato dividido en tres actos que convierte a Pinkerton en un hombre arrepentido de sus actos, lo ve todo desde otro prisma, pero también el texto es la excusa perfecta para que Lacombe despliegue la más mágica de sus paletas: misterio, azul y mariposas por doquier....

Esta versión libre de la ópera "Madama Butterfly" refleja no solo el virtuosismo de Lacombe como dibujante e ilustrador, sino también como escritor, es más, de los veintinueve libros que lleva publicados, unos veinte de ellos los ha escrito él o ha colaborado en su escritura. Artista que poco a poco se ha hecho un espacio importante en el mundo editorial por la calidad de su trabajo solo o con colaboraciones, sobre todo con Sebastien Pérez, cuya complicidad artística ha dado increíbles y maravillosos frutos como "El Herbario de las hadas", Edelvives, 2011.

Volviendo a la obra de Lacombe, es un relato corto, pero intenso, desde los ojos de Pinkerton, desde su superficialidad y poca honradez al desposar a Cio Cio San y todo lo que ello significa: el repudio de la familia de la geisha, incluso la maldición de su tío Bonzo, que es monje budista, hecha en el momento del matrimonio parece ya indicar un mal resultado, pero la ilusión por este amor que le ha cautivado enceguece a Madame Butterfly y no le deja ver más allá de la sombra que refleja Pinkerton en su camino.

El contraste entre la entrega de Cio Cio San y la brutal astucia de Pinkerton de hacer este matrimonio con fecha de caducidad, de hacerse con esta bella mujer, esta mariposa que ha de ser suya "aun a costa de quebrarle las alas" es lo que hace tan dramático todo, un amor incondicional frente al deseo superficial de este coleccionista de objetos preciosos como se describe él mismo. Lo dicho, la bella nipona era un capricho y como tal lo tomó, viviendo un tiempo con ella hasta que se le acabó el encantamiento, desechándola y volviendo a su país para desposar a una americana.

Sin embargo, en el texto de Lacombe se va descubriendo a un Pinkerton que no deja de pensar en el abandono en el que dejó a su delicada esposa japonesa y que vuelve a Nagasaki a contarle a ella que se ha casado con Kate y que ya no es su esposa. Con lo que no contaba él, es que Cio Cio San le amaba con tal fuerza, que ante el descubrimiento que Pinkerton se ha vuelto a casar y que desconocía la existencia del hijo concebido en los escasos días que estuvieron juntos, la ha roto hasta tal punto que se suicida por lavar ese honor tan poco valorado por su único amor.

El pesar por la muerte de su delicada mariposa japonesa ronda las últimas frases del texto de Lacombe, se respira un dolor que parece unirlos de algún modo, las frágiles alas ya no alzarán más el vuelo.

Ahora bien, este texto tiene su contraparte ilustrada que, en cierto modo, parece ser la versión de Cio Cio San, pleno de mariposas, sobre todo azules (las favoritas de Lacombe), que acompañan todo el texto -o pretexto para todo este delicioso paseo por un Japón lleno de contrastes y misterios-, son ilustraciones llenas de delicadeza, donde se respira ese cautivo sentimiento de tradición y modernidad, lo antiguo y lo nuevo,- imágenes que describen acontecimientos e imágenes que descubren visiones más bien oníricas de lo sucedido, donde Cio Cio San es la protagonista…y las mariposas. Incluso en este libro apreciamos evolución en el arte de Lacombe: mariposas difusas que parecen dar la sensación de tridimensionalidad a todo el texto.

Mariposas, siempre y para siempre, el trabajo de Lacombe está unido a ellas, incluso parecen guiarnos: mariposas en los ojos de la geisha que muestra ésta "ceguera" sentimental, este amor profundo y arrebatador, mariposas que circundan a esta otra mariposa humana, enamorada e ilusionada, ella misma vuelta mariposa, con alas y todo, un kimono lleno de prolijos detalles: un cuello desnudo la muesta aún geisha y soltera, un cuello cubierto y pudoroso la muestra casada. Símbolos de una era donde la tradición mandaba, el honor, la palabra dada. De ahí que imágenes tan oníricas y llenas de simbología como pulpos, bosques fríos y nevados, un hijo a cuestas, una mirada perdida en medio de la hierba entre las flores, una muerte sobre sobre un árbol, pleno de alas de mariposa el suelo, hasta el broche final, el petirrojo que se come a la mariposa, metáfora de todo lo que fue.

Ilustraciones llenas de contenido, que nos parecen contar esa otra historia, esta dolorosa versión de la mariposa que se perdió así misma en el amor.

Pero el álbum aún nos tiene otra sorpresa más: un delicado biombo desplegable que forma el otro lado del libro que conforman 10 metros de una delicada alegoría onírica de todo aquello que fue, donde aparecen crisantemos, rosas, mariposas, petirrojos, peces, incluso perros y calaveras y una mezcla de muchos elementos que nos cuentan esa otra historia, una tercera parece ser, la que está en el corazón de Lacombe, una delicia en grafito y acuarela, de tonos azules, negros y rojos que abarcan una especie de llamada o de deseo interior: ese amor que todo lo puede, incluso más allá de la muerte.

Es un libro para detener la mirada de principio a fin, para descubrir imágenes, para sortear incógnitas, para soñar y para amar, una pieza única que solo puede concebir un artista tan único como Benjamin Lacombe.

Una versión que no dejará indiferente a nadie porque está plena de luz y de sombras, como el mismísimo amor.

Carol Inabé Barba

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar