Anika entre libros

Los sauces de Hiroshima

Ficha realizada por: Ysabel M.
Los sauces de Hiroshima

Título: Los sauces de Hiroshima
Título Original: (Los sauces de Hiroshima, 2011)
Autor: Emilio Calderón
Editorial: Planeta
Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos


Copyright:

© Emilio Calderón, 2011
© Editorial Planeta, 2011

Edición: 1ª Edición, Octubre 2011
ISBN: 9788408104797
Tapa: Dura
Etiquetas: japoneses, género negro, ficción histórica, Hiroshima, Japón, histórica, literatura española, thriller, hibakushas
Nº de páginas: 319

Argumento:


Japón, 1954. Un grupo de ocho personas, todos ellos supervivientes del bombardeo atómico sobre Hiroshima, aparecen asesinados en un vagón del tren que les conducía a Tokio. El encargado de resolverlo será el inspector Ichiro Abe.

Poco tiempo después, en la habitación de un hotel, aparecen dos nuevos cadáveres que corresponden a los asesinos de estas víctimas. Sobre ellos, el inspector Abe encuentra un papel en el que aparecen escritos unos caracteres infantiles: "La Sociedad del Hongo". ¿Qué es esta Sociedad? ¿quién o quiénes están detrás? ¿por qué se encargan de matar a supervivientes de la bomba atómica?

A todos estos misterios debe hacer frente el inspector Abe quien debe enfrentarse también al pasado de su país, y más cuando es contratado por el hijo de un reconocido magnate nipón para que reconstruya el pasado de su familia. Esta investigación le llevará a entablar contacto con Elle Bartlett, hija de un psiquiatra que participó en los Procesos de Tokio contra los criminales de guerra nipones. Pronto, el inspector Abe se dará cuenta de que en este pasado va a estar la clave para resolver los asesinatos.

 

Opinión:


Emilio Calderón  empezó su carrera como escritor de novelas juveniles. En el año 2006 publicó su primera novela para adultos titulada "El mapa del creador" y, en el año 2009, quedó finalista del Premio Planeta con su novela "La bailarina y el inglés". Este pasado 2011 la editorial Planeta publicó su última novela "Los sauces de Hiroshima" , una delicia se mire por donde se mire.

Bajo este título tan poético, acompañado en la edición por una imagen muy idílica de Japón, se esconde un relato en el que se mezcla el thriller con la Historia más reciente del País del Sol Naciente. Estos sauces de los que habla el título son una preciosa metáfora que hace referencia a los hibakushas, que no son otros que los supervivientes de la bomba atómica. Unos supervivientes, y esto me ha sorprendido muchísimo, que no eran considerados héroes en su propio país sino todo lo contrario, estaban estigmatizados, marginados. A un superviviente de Hiroshima (y también de Nagasaki) se le trataba como a un auténtico apestado, ya que la gente tenía miedo de que sus heridas fuesen contagiosas. El sauce es un árbol resistente, estos hibakushas también pese a esta reacción de sus compatriotas.

La novela es, como he dicho antes, una maravilla. Es buenísima. Emilio Calderón ha dado vida a una historia en la que se entremezclan a la perfección el thriller con la novela histórica de alta calidad. La parte de novela negra la tenemos en esos ocho asesinatos que el inspector Ichiro Abe debe resolver, la histórica en todas las menciones en las que se hace referencia a la Historia japonesa. La acción la ha situado Emilio Calderón en el Japón de los años 50 y 60; en un momento en el que aún están muy presentes los efectos y consecuencias de la Segunda Guerra Mundial. Ninguno de los personajes de la novela escapa a los efectos de esta Guerra, sobre todo a los de la bomba atómica. Este hecho, el bombardeo del 6 de agosto de 1945, les marca y es en parte una de las causas de esos asesinatos.

Esta simbiosis de géneros es uno de los puntos más fuertes de la novela. Por lo bien enlazados que están, el lector llega a la conclusión de que la Historia de Japón es un elemento clave en la resolución del caso.

Otro de los puntos positivos de "Los sauces de Hiroshima" son sus personajes. El principal es el del inspector Ichiro Abe. Un japonés al cien por cien muy marcado por su religión sintoísta. Como buen nipón no se altera por nada: la armonía, la fe y la constancia son sus instrumentos de trabajo. Es un personaje muy rico. Se le aprecia comprometido y compasivo con la suerte que corren los "atomizados" (los hibakushas) porque él también fue una víctima del bombardeo. Frente a él, Ellen Barlett, estadounidense. El contraste occidental a la armonía nipona.

"Los sauces de Hiroshima" encandila y cautiva al lector desde la primera palabra. El arranque de la novela es brutal, con ese asesinato, y la acción y el suspense se mantienen a lo largo de sus 319 páginas y eso que hay momentos en los que los diálogos son prácticamente inexistentes. Emilio Calderón tiene un estilo narrativo muy bueno. Su prosa es de las que enganchan.

Una prosa que, pese a ser castellana no puede ser más japonesa. "Los sauces de Hiroshima" es una novela española escrita por un autor español pero podría pasar perfectamente como una novela escrita por Murakami u otro autor nipón. Emilio Calderón ha sabido captar y plasmar la esencia de las novelas japonesas. Como gran seguidora de la literatura de este país es lo que más me ha fascinado de esta historia.

Una novela que es altamente recomendable, es un verdadero placer leerla.

Ysabel M.

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar