Anika entre libros

Los perros siempre ladran al anochecer

Ficha realizada por: Anika Lillo
Los perros siempre ladran al anochecer

Título: Los perros siempre ladran al anochecer
Título Original: (Los perros siempre ladran al anochecer, 2009)
Autor: Andrés Pérez Domínguez
Editorial: Alianza
Colección: 13/20


Copyright:

© Andrés Pérez Domínguez, 2009

© Alianza Editorial, S.A., 2015

Diseño cubierta: Elisa Suárez Girard

Imagen: © Getty Images

Edición: 1ª Edición: Enero 2015
ISBN: 9788420697000
Tapa: Blanda
Etiquetas: duelo, muerte, misterio, intimista, intriga, literatura española, novela, novela corta, secretos, celos, trastornos del comportamiento, matrimonio, vecinos, novela psicológica, rumores, paranoias, personajes borderline
Nº de páginas: 163

Argumento:

Jorge y Clara se mudan a una urbanización en las afueras, abandonando el piso del edificio donde habían estado viviendo hasta que ciertos rumores empezaron a hacerles la vida imposible.

Jorge vivió fuera del país un tiempo, el mismo en que Clara empezó a ser blanco de sus vecinos y acabó siendo prácticamente una mujer borderline*.

* Borderline: Trastorno Límite de la Personalidad.

 

Opinión:

 

Bajo un título que sugiere cierto misterio, se esconde una historia que empieza de una forma muy prometedora. Dice el personaje protagonista masculino, Jorge, que cuando lo típico es que llegues a una nueva urbanización y luego resulte que los vecinos son un peligro, en esta historia pasa lo contrario: el peligro son él y su mujer. Este es un indicio de una buena historia, de una trama posiblemente tensa, enrevesada, que promete momentos excitantes… Pero Andrés Pérez Domínguez no parecía tener intención de que fuera así, porque lo cierto es que es una novela psicológica que ahonda en dos perfiles (el de esta pareja) y que de todo lo dicho, en realidad, sólo se queda en un misterio. Misterio que por cierto los amantes de la novela negra y el terror averiguaremos antes incluso de lo esperado porque aunque el autor da mínimas dosis de información, y trata de no desvelar el enigma hasta el final, lo que al final sabemos es lo que ya imaginábamos.

Debo aplaudir, no obstante, ese perfil atormentado de Clara, la mujer que supone un peligro para sus vecinos. Ella es el pilar de la novela, un personaje borderline al que se le podría haber sacado mucho más, y si el autor en vez de hablar de ella nos la hubiera mostrado en acción (en aquel tiempo en que se convirtió en una sospechosa indeseable para los demás) la novela habría tenido más gancho. Porque es pausada, lenta, ya que es Jorge quien nos narra lo que sucede y lo hace de forma intimista, como en una confesión. En capítulos alternos el mismo Jorge nos cuenta la historia que les convirtió en algo así como parias, así que tenemos una línea actual y otra del pasado reciente, antes de mudarse. En ella conoceremos a Clara y sus problemas, sus ansias, sus celos, sus miedos… pero para mi gusto queda muy liviana porque ella es un personaje con un poder brutal que se ha quedado casi en una mera anécdota.

Como he dicho es una novela psicológica, y el autor lo ha hecho bien, pero si le hubiera dado a Clara la voz, o hubiera tomado a un narrador omnisciente que nos contara la historia con todo lujo de detalles, la novela tendría mucha más fuerza y no habría dicho que el autor lo había hecho bien, habría dicho que era una novela excepcional. Es por eso, seguramente, que se queda en una novela corta, porque una vez sabido el secreto no se podía estirar más (ni se debía hacer, hubiera sido un error). Me faltan diálogos de Clara, me falta la propia Clara, sus miradas, sus histerias, sus llantos. Es curioso que tenga todo eso pero que su marido no haya sabido transmitirme lo que el autor, sin duda, quería transmitir al lector.

El título, "Los perros siempre ladran al anochecer", es muy sugerente pero se queda sólo en un título. La única relación con la novela es la obvia: se trasladan a una urbanización y allí los perros aúllan en grupo, algo habitual en cualquier urbanización, pero no significa nada más. Estoy segura de que, como yo, muchos lectores imaginaron algo relacionado con ellos cuando lo leyeron ¿quizás que cuando ladraban de forma grupal "algo" estaba pasando en aquella urbanización? Algo inquietante, por ejemplo. Bueno, pues no.

Yo diría que se percibe que la novela no es reciente porque el autor, desde que la escribió en 2009 (se publica en el 2015) mejoró mucho, y la práctica le ha hecho más hábil con las tramas.

Si queréis leer el libro hacedlo pero recordando lo siguiente: esta es una novela psicológica que da voz al marido preocupado de una mujer atormentada, que se basa en un misterio que no pocos sabrán casi desde las primeras páginas de qué se trata.

Una novela corta para leer una historia sin sobresaltos, pausada, bien escrita, y que utiliza el carácter enfermo de una joven para hablarnos de la sospecha, del rechazo, de los celos… Y el misterio -que no sorpresa- que se resuelve al final.

Anika Lillo

 

Foto homenaje:

Los Perros Siempre Ladran

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar