Anika entre libros

Los nuestros

Ficha realizada por: Rafael Ruiz Pleguezuelos
Los nuestros

Título: Los nuestros
Título Original: (Hawu, 1983)
Autor: Serguéi Dovlátov
Editorial: Fulgencio Pimentel Editorial


Copyright:

© 1983, Serguéi Dovlátov

© 2008, 2019, por la traducción original y el epílogo, Ricardo San Vicente

© 2019, por la edición revisada, Tania Mikhelson y Alfonso Martínez Galilea

© 2019, por la edición. Fulgencio Pimentel

Traducción: Ricardo San Vicente
Ilustraciones: B/N
Edición: 1ª Edición: Septiembre 2019
ISBN: 9788417617325
Tapa: Dura
Etiquetas: Rusia, historia de Rusia, comunismo, URSS, Unión Soviética, exilio, disidencia, disidentes, autoficción, dictadura, literatura rusa, novela
Nº de páginas: 188

Argumento:

Libro fundamental de Serguéi Dovlátov, icono de la disidencia literaria en la antigua URSS. Reconstrucción literaria, iluminadora, de una familia judía en tiempos de la dictadura soviética que parece tener tanto talento como mala estrella. Confesiones de un Dovlátov que no tiene problema alguno en narrar su propia incompetencia para tantas y tantas cuestiones de la vida diaria, más sus adicciones, sus dificultades para formar y mantener una familia. Capítulos breves que retratan el entorno del escritor en profundidad, publicado por primera vez en 1983 y ahora rescatado en magnífica edición por Fulgencio Pimentel.

 

Opinión:

 

La editorial Fulgencio Pimentel está haciendo una muy buena labor ofreciéndonos la posibilidad de (re)descubrir la obra de Serguéi Dovlátov, ejemplo notable de disidencia soviética realizada desde dentro, pues emigró a Estados Unidos con treinta y ocho años (murió con sólo cincuenta) con mucha obra escrita y una buena parte publicada en el mundo occidental mediante filtraciones.

"Los nuestros" es una obra de memoria familiar, aunque el resultado final trasciende mucho -y para bien- el objetivo inicial. Capítulos breves en los que Dovlatov cuenta la historia de su familia y la suya propia, usando un registro irónico y chispeante que enamora y usando una técnica impresionista, de brochazos rápidos y vigorosos. Lo mejor del libro no es, como imaginarán, que conozcamos los entresijos vitales de esta familia de minoría judía en los años duros de la URSS.

Lo verdaderamente atractivo de esta obra de 1983 es el retrato profundo que Dovlátov hace de sí mismo, de su carácter autodestructivo y desaprovechado, su carga de hombre con profundo talento pero que es débil ante las tentaciones (el alcohol y la pereza, en ese orden) y que tiene un sentido poco práctico para la vida. Por encima de ese interés en conocer mejor al autor de "Retiro" y "Oficio", también recuperados por esta editorial, está lo que quizá lleva a más lectores a volver a Dovlatov: su fino talento para retratar con una acidez original, no exenta de humor, los años más despiadados del régimen soviético.

Leyendo "Los nuestros" conocemos mucho -y además disfrutando de verdadera literatura-  de cómo funcionaba el restringido y fanatizado sistema cultural de la URSS, un infierno de soplones, purgas y luchas por establecer el pensamiento único y luchar contra la disidencia. Dovlátov permanece durante décadas caminando sobre el fino alambre del pensamiento contrario a la dictadura, y parece en cada capítulo acercarse a un precipicio.  

Conmovedores e iluminadores son los momentos en los que Dovlátov cuenta cómo sus amigos fotografiaban sus manuscritos para sacarlos de la URSS camuflados y publicarlos en el mundo occidental. Aunque he seleccionado la parte más personal de Dovlátov como foco principal de interés, el título de "Los nuestros" no es engañoso. En más de la mitad del libro el autor ruso cede protagonismo a su familia, a las circunstancias en las que conoció a su esposa -uno de los capítulos más curiosos del libro- y a mostrar sin tapujos ni autocondescendencia que ha sido un mal marido y un mal padre. También cuenta cómo sufrió el abandono de su mujer y su hija en 383838, ya que se marcharon a Estados Unidos unos años antes que él, y también es valiente para sugerir que entiende que su familia pusiera muchos kilómetros de por medio.

Libro interesantísimo para quienes buscan una autoficción (ahora que tan de moda está) de verdadera calidad, y con una historia enorme que contar. Ojo de cerradura para atisbar el opresivo panorama del régimen soviético. Antídoto para esos libros sobre uno mismo y sus circunstancias que no salen del perímetro del ombligo del escritor. Leyéndolo quise encontrar muchos comunes con un libro que disfruté mucho la temporada pasada y que he reseñado en este mismo portal, "La misma nieve y el mismo tío", de la premio Nobel de literatura Herta Müller. Ambos textos se complementan muy bien, en el retrato personal y literario de la represión ejercida por el régimen soviético en el ámbito cultural.

 

Rafael Ruiz Pleguezuelos

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar