Anika entre libros

Los hombres del saco

Ficha realizada por: Pilar López Bernués
Los hombres del saco

Título: Los hombres del saco
Título Original: (Los hombres del saco, 2015)
Autor: José Luis Gordillo
Editorial: San Pablo
Colección: Alternativa S


Copyright:

© José Luis Gordillo Gordillo, 2015

© San Pablo, 2015

Edición: 1ª Edición: 2015
ISBN: 9788428548373
Tapa: Blanda
Etiquetas: corrupción, España, bebés, mafia, dictadura, ensayo, historia de España, literatura española, niños robados, transición española, tráfico de niños, asuntos mediáticos, investigación judicial
Nº de páginas: 127

Argumento:

Cuando el juez Baltasar Garzón quiso investigar la memoria histórica de la época del franquismo y destapar las fosas comunes fue acusado de prevaricación, aunque luego ese tema se sobreseyó (es el caso Gürtel el que lo ha apartado de los tribunales). Pero aquel primer paso puso al descubierto algo que ya se sabía, en efecto, pero no la magnitud que alcanzó: bebés robados a hombres y mujeres republicanos, a militantes muertos, a jóvenes fusiladas..., niños entregados a familias pudientes adictas al régimen y otros hacinados en hospicios en los que se les "educaba" convenientemente. Todo aquello lo legisló la dictadura para así poder amparar por ley lo que no dejaba de ser un atentado contra los derechos humanos.

Pero una cosa llevó a otra, y aparecieron algunas denuncias sobre niños supuestamente robados al nacer y, literalmente, vendidos a padres que deseaban adoptar; todo ello ya en la transición.

En este ensayo, José Luis Gordillo escribe una breve historia de aquellas sustracciones de bebés "legales" y luego pasa a los robos ilegales. Entrevista a algunas de esas víctimas, recoge sus testimonios, examina documentos e indicios, hace un seguimiento de cómo se desarrollaron esos temas y cómo siguen hasta la fecha la mayoría de ellos y las plataformas de afectados que les dan soporte.

 

Opinión:

 

Todos nos enteramos, a principios de este siglo XXI, de que en nuestro país se robaron niños en el momento de nacer. Fue un tema que saltó a los medios de comunicación y estuvo candente un tiempo. Lo que parecía una leyenda urbana o algo que solo ocurría durante la dictadura resultó ser un hecho real, extendido por toda la geografía española y que se produjo hasta bien entrados los años noventa del pasado siglo.

Fueron muchos los que denunciaron tener constancia (o sospechas) de algo así en el seno de sus familias. Hubo hijos adoptados que buscaron sus orígenes reales, padres y hermanos que trataron de hallar a un familiar... Mujeres a las que les dijeron que su hijo había muerto al nacer, pero no les permitieron verlo... Se habla de miles de casos.

Aunque se han interpuesto muchas denuncias, en algunas ocasiones tras comprobar que en las supuestas sepulturas de algunos bebés no había restos, parece que la mayoría de afectados han tenido poco éxito. Cuando no se han perdido los expedientes, han desaparecido en un incendio, no hay registros con esos nombres, las pruebas de ADN no han resultado concluyentes, algunos implicados han muerto o los casos se han archivado por haber prescrito.

Y ahí aparece una pregunta que se hace el autor: Si durante los primeros años de la democracia denuncias de ese tipo se investigaron y se persiguió a los posibles culpables, ¿qué ocurrió en 2010 para que se hayan ido poniendo "palos en las ruedas" a cada iniciativa de los afectados? ¿Por qué ese tema que estuvo candente ha dejado de ser noticia en los medios?

Todo parece indicar que no nos hallamos ante casos sueltos y puntuales, sino a que hubo en España una organización criminal que se apoyó en los robos hechos durante el franquismo para seguir con esa lucrativa labor. Médicos, enfermeras, monjas y sacerdotes estuvieron supuestamente implicados. Algunos de ellos, quizá por ideología o porque se consideraban portadores y ejecutores de una moral concreta; pero otros, sin duda alguna, vendieron niños por dinero y, de ser así, las indemnizaciones millonarias que debería asumir el estado serían cuantiosas. Tampoco las comunidades autónomas actuales parecen dispuestas a remover un tema que señalaría a algunos hospitales que ahora cuentan con una buena reputación... ¿Mejor esperar a que pase el tiempo y que padres e hijos vayan muriendo para no asumir responsabilidades?

Parece que hay miles de familias (asusta el número) afectadas por esa mafia, y como señala José Luis Gordillo, hijos a los que se les robó su vida, sus orígenes y el derecho legítimo a su propia identidad; algo que, además, y ya desde el punto de vista médico, les impide conocer posibles antecedentes genéticos que pudieran ser causa de enfermedades. Mas no hay condenados.

Este es un ensayo corto, pero muy intenso y clarificador. Se lee de un tirón, con una prosa sencilla, directa y muy amena.

Pilar López Bernués

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar