Anika entre libros

Los ecos de la tragedia

Ficha realizada por: Anika Lillo
Los ecos de la tragedia

Título: Los ecos de la tragedia
Título Original: (Los ecos de la tragedia, 2013)
Autor: Javier Pérez Campos
Editorial: Planeta


Copyright:

© Javier Pérez Campos, 2013

© Editorial Planeta, S.A., 2013

Fotografías interior: del archivo del autor, Archivo ABC, EFE / lafototeca

Ilustración © Carles Salom

Ilustraciones: Color y B/N
Edición: 1ª Edición: Junio 2013
ISBN: 9788408115632
Tapa: Blanda
Etiquetas: investigación, más allá, fantasmas, espíritus, misterio, ensayo, libros ilustrados, literatura española, reportaje, periodismo, testimonios, tragedia, crónica, fuego, investigadores paranormales, camping de los Alfaques
Nº de páginas: 256

Argumento:

En 1978, en el camping de los Alfaques, una ola de fuego proveniente de un camión cisterna estrellado, arrasó con todo lo que encontró a su paso. No era sólo calor, era fuego, la temperatura llegó a alcanzar 2000º C, y con ella decenas de personas murieron instantáneamente calcinadas, y otras a causa de las graves quemaduras sufridas. Ésta forma parte de las tragedias reales ocurridas en España.

Javier Pérez Campos, sabiendo que se comentaba que había testigos de "fantasmas" por aquella misma zona, decidió ponerse manos a la obra e investigar el caso.

 

Opinión:

 

Lo que más me gusta de Javier Pérez Campos es su forma de llegar al lector: tiene una memoria envidiable, es capaz de recordar detalles que hacen muy visuales sus experiencias, y parece que estés en el mismo lugar que él porque la ambientación es perfecta. Y hablamos de una investigación, no de una novela, por lo tanto lo que cuenta es lo que recuerda, y estos son detalles narrados al margen de sus anotaciones sobre la investigación.

Además tiene otro punto a su favor, y es que te cuenta las cosas de forma cronológica. No te va avanzando detalles para que sepas que luego habrá más porque sabe que no hace falta, que lo que cuenta es lo suficientemente intrigante como para que sigas leyendo porque quieres saberlo todo. Y esa forma de narrarte los hechos hace que tengas la impresión de estar siempre a su lado, en su piso de Madrid, en el coche en el que viaja, en el lugar donde se encuentra con un testigo, en el arcén de la carretera, en el pueblo donde está buscando a alguien, a su lado mientras contesta al teléfono… Y es muy joven, pero nadie puede dudar que es, hoy día, de los mejores en su campo: como periodista investigador y como narrador, porque su sencillez, sus datos y su exquisita memoria lo avalan.

Esos son los motivos por loso que recomiendo encarecidamente su trabajo, especialmente este libro, a pesar de que se base en una tragedia que aún hoy recuerda mucha gente con especial temor, porque fue un verdadero impacto. Espeluznante.

Sin embargo este libro está lleno de testimonios, voces que se van sumando conforme avanza la investigación o se hace pública, misteriosos silencios impuestos,… Y encima el autor tiene la deferencia de incluir en el libro, aprovechando el mismo tema, otros casos que tienen cierta relación con este mismo (en "Los ecos de la tragedia" podemos leer breves sobre historias que muchos de los amantes del misterio conocemos como el autobús lleno de niños que cayó al río Órbigo, el accidente de Los Rodeos que tanto obsesionó a otro investigador, Juanca Romero,.. por cierto que me ha encantado todo lo relacionado con la habitación 510 del Corona de Aragón; donde estén estos testimonios que se quiten las pelis de terror).

El libro contiene, además, algunas imágenes centrales: fotografías muy significativas.

En algunos programas hemos escuchado testimonios o nos han narrado historias sobre niños y adultos en bañador, con cubos de playa o sombreros para el sol, que se aparecen en plena noche de invierno en una carretera, en la playa o cerca del propio camping. Este libro recoge todas esas historias, llega hasta donde puede -que no es poco- y recopila suficiente información como para que los más escépticos entiendan que hay algo más, les guste a ellos o no, en aquellos lugares donde hubo mucho sufrimiento o no se esperaba morir de repente. Algunos testimonios, de hecho, eran de escépticos… hasta que vivieron aquellas experiencias.

¿Hay vida después de la muerte? Además de estas figuras que no interactúan, podremos leer sobre alguna otra que se aparece "buscando" todavía a alguien, esta vez sí, interactuando con la persona a la que se le aparece.

Si no creemos es porque no vemos, aunque luego creamos en el aire o en el amor, que tampoco podemos ver ni tocar. Los humanos somos así.

Lo recomiendo, naturalmente.

Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar