Anika entre libros

Los dientes del dragón

Ficha realizada por: Marc Pastor
Los dientes del dragón

Título: Los dientes del dragón
Título Original: (Los dientes del dragón, 2001)
Autor: Juan Eslava Galán
Editorial: Devir
Colección: Fábula Arcana


Copyright:

© Juan Eslava Galán, 2001

ISBN: 9788496262645
Tapa: Dura
Etiquetas: aventuras, fantasía
Nº de páginas: 423

Argumento:

Las Cruzadas. San Juan de Acre resiste el asedio de los ejercitos latinos. Los sarracenos sólo ven una salida: emprender una expedición en pos de un objeto mítico, una arma todopoderosa, el espejo de Salomón. Para activarlo, deberán recoger las doce piedras dragontías, que hay repartidas por todo el mundo conocido.

Ricardo Corazón de León se adelanta y encomienda a un templario (Lucas de Tarento), un monje, un escudero, un enano, una elfa, y un aspirante a caballero, que encuentren dicho tesoro.

Estos se ponen en marcha, pero alguien se les adelanta: un joven renegado, Sven le Berg, que ha abrazado la fe de la Abominación, después de ser derrotado junto a su antiguo maestro, Lucas de Tarento, en la decisiva batalla de los Cuernos de Hattin.

Una carrera por extraer las piedras de las fauces de los dragones que habitan una Europa de leyenda. Cuervos que hablan, enanos que viven bajo los árboles, gigantes con pies de barro, vientos que sirven de transporte... todo es posible en esta búsqueda.

 

Opinión:

 

Para mi gusto, demasiado irregular. Se queda a medio camino entre una novela de templarios con sus enigmas fundamentales (la Diosa, la Mesa de Salomón, etc etc) y el relato de fantasía Dragonlance con enanos, orco, elfos y demás.

Que conste que me ha gustado, pero para mí que la conjunción de los dos elementos (realidad y fantasía) chirría más de lo que cabría esperar. El tema de las razas está esbozado (casi no hay elfos, los orcos están ahí pero poco más, los trudentes solo aparecen al inicio, los enanos... dios, no puedo con los enanos), pero se da una gran importancia al tema de la magia sacada de la naturaleza (el viento, el fuego, el agua) que está de puta madre, pero que a veces parece un poco ridículo (los viajes aéreos son un poco cutrillos).

El tema del combate, la ambientación, las leyendas y los mitos es lo mejor de Eslava. Lo tiene por la mano, y se luce en esta novela. Con esta he disfrutado enormemente. Sus personajes son verosímiles y creíbles, muy bien dibujados, y algunos me han dado una grata sorpresa al final que merece todo mi aplauso.

Es cierto que los malos son lo fuerte de Eslava, y hay que reconocer que Sven le Berg es el puto amo de la novela, y que entra en mi galería de personajes favoritos. Pero los buenos, sobretodo Guido de St. Bertevin y, en el último momento, Pedro el Raposo, son geniales. Creo que Guido está muy bien definido: es un chaval que se prepara para caballero, virginal, puro, de buen corazón... y por lo tanto le falta malícia. ¡Si es que lo comparan con Galahad en el castillo del Rey Pescador! Y más tontolaba que Galahad no ha habido otro caballero en la historia. ¿Pero no notaste que hacia el final cambiaba? Y porque no quiero joder la novela, pero el final de Guido y Sven me parece apoteósico (a parte de que me recuerda a Star Wars).

Como digo, me han gustado más los guiños a toda la tradición artúrica (la estancia en Inglaterra es un prodigio de literatura al más puro estilo Thomas Mallory, con cameo de Chretien de Troyes incluido), o la más pura épica caballeresca (el torneo de Guido y Sven es ejemplar), que la fantasía de bosques encantados con cuervos que hablan.

En ocasiones parecía estar leyendo un spin off de Shrek, en otras, la parte más aventurera y romántica de La princesa prometida (lo cual es bueno, pero no sé si lo que uno espera de una novela de templarios).

Se nota un inicio demasiado rolero, pero lo corrige a medida que avanza el asunto.

Una opción de Eslava, que no me ha gustado, es añadir un lenguaje demasiado actual, muy próximo al que se puede oir en una partida de rol (a veces rozando el vocabulario taleguero), que rompe un poco con la ambientación. El autor ha demostrado de sobras que domina el lenguaje de la época, por lo que se sabe que no es un error, pero a mi no acabaron de gustarme expresiones como "no soy una agencia de viajes" salidas de la boca de un clérigo medieval.

Pero en fin, me lo he pasado teta leyéndola, que es de lo que se trata, y es para lo que ha estado escrita.

Marc Pastor

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar