Anika entre libros

Los caminantes 2. Necrópolis

Ficha realizada por: Fernando Martínez Gimeno,Anika Lillo
Los caminantes 2. Necrópolis

Título: Los caminantes 2. Necrópolis
Título Original: (Los caminantes 2. Necrópolis, 2010)
Autor: Carlos Sisí
Editorial: Dolmen
Colección: Línea Z


Copyright:

© 2010, Carlos Sisí

© 2010, Editorial Planeta S.A.

Portada de Alejandro Colucci

Edición: 1ª Edición, Septiembre 2010
ISBN: 9788493814304
Tapa: Blanda
Etiquetas: persecuciones, aventuras, supervivientes, literatura española, pandemia, trilogías, terror, miedo, horror, zombis, fin del mundo, apocalipsis
Nº de páginas: 440

Argumento:


El campamento de Carranque vive momentos dulces. Tras haber sobrevivido el ataque del Padre Isidro y sus enloquecedoras huestes de caminantes, los supervivientes se entregan a ensoñaciones y esperanzas de futuro propiciadas por los descubrimientos del doctor Rodríguez. Juan Aranda, su líder, decide utilizar su nueva condición para explorar la ciudad en busca de otras personas que continúen todavía con vida. Sin embargo, han pasado ya tres meses desde que se iniciara la Pandemia Zombi que asoló el planeta y sobrevivir es cada día más duro. Su periplo personal, no exento de vicisitudes, le aleja de Carrenque, donde mientras tanto inciden nefastos designios que amenazan con convertirlo en una ciudad de muertos: una Necrópolis.

 

Argumento de Anika:

Gracias al doctor Rodríguez y a la valentía de Aranda, el propio Juan puede caminar entre los muertos. Eso les da, a los supervivientes de Carranque, las ilusiones necesarias para sobrevivir y tener esperanzas…pero el padre Isidro y los zombis no serán esta vez los únicos peligros que hay fuera de la ciudad deportiva.

En la parte positiva, un preadolescente y su hermana, una niña pequeña con visiones.

En la parte negativa, ciertos personajes que disfrutan con el mal.

 

Opinión:

 

Fernando Martínez Gimeno


Muchas veces, sobre todo relacionada con el mundo del cine, hemos leído u oído la frase "Segundas partes nunca fueron buenas", también, por supuesto, cabe lugar en las sagas que en el mundo literario tenemos presentes. Pues bien, tras la buena acogida que tuvo en su día (y sigue teniendo) la novela Los Caminantes, muchos esperaban / esperábamos la continuación de esas aventuras de los chicos de Carranque y ver si el escritor había conseguido estar a la altura de la primera parte. En esta ocasión, Carlos tomó la idea de pasar el manuscrito ya no solo a sus familiares para ver las primeras impresiones, sino que se atrevió a pasárselo a gente que consideraba que le podía dar otro punto de vista. Debo decir que fue una alegría ver en mi correo la opción de ser uno de ellos y hacerle esos primeros comentarios. Y posteriormente y junto a David Jasso le hicimos las correcciones.
 
No solo vi una mejoría en cuanto a historia, quizá le había metido algo más de dramatismo a los personajes que en su primera novela, pero ese sabor que él quería mantener no solo se veía sino que se aumentaba. En palabras de Carlos ante esa evolución: "Todos los comentarios que me han llegado y que he podido leer por Internet coinciden en que hay una evolución en mi manera de escribir, pero no he sido consciente de ello. Supongo que la evolución ha sido natural y progresiva, fruto de la experiencia. O quizá se deba al fantástico proceso de corrección que se llevó a cabo, de la mano de David  Jasso y Fernando Martínez Gimeno. Realmente un manuscrito puede ganar mucho con ese proceso extra, y es un aspecto al que prestaré muchísima atención en el futuro. Poder tomar prestada la experiencia de Jasso es un privilegio y un lujo."
 
En cuanto a la mayor carga de sentimientos y momentos dramáticos que los personajes viven, ya que no adelanto nada si digo que por mucho cariño que se le tenga a un personaje, si Carlos ve que debe matarlo, no lo piensa dos veces, el propio escritor nos lo cuenta: "En Los Caminantes, todos los personajes comienzan la historia en sus puntos seguros, y se mantienen juntos hasta el final, unidos ante la adversidad. En Necrópolis ocurre justamente lo contrario... lo primero que supe que quería hacer era acabar con ese remanso de felicidad que es Carranque. Los personajes se disgregan, pierden ese enlace invisible que los mantiene saludables, tanto en cuerpo como en mente, y las cosas se tuercen bastante. Hay más personajes oscuros... está Reza, y otros que aunque son secundarios, no dejan de aportar su dosis de acritud a los acontecimientos. Y hay ciertos pasajes que me costó más de un mal trago escribir.  Eso da lugar a un montón de situaciones estresantes donde uno se pregunta cómo es posible que acabe todo bien, pero creo que era necesario. También debía preparar el camino para la tercera parte, así que el lector debe estar preparado para decirle adiós a algunos viejos conocidos. Supongo que es honesto que en un mundo semejante, la vida esté en juego a cada minuto."
 
También hay nuevos personajes, tanto en la parte negativa (los malos) como en la positiva y en esta ocasión tendremos a unos niños como esa parte más tierna, pero no por ello dejarán de correr mil y un peligros. "Cuando todavía la historia no estaba muy clara, más que en líneas generales, ya tenía en mente que usaría unos niños. Como padre, no me gusta que los niños sufran, ni siquiera en la ficción, y no me gusta que los autores los usen para pellizcarnos allí donde más nos duele; por eso precisamente se me ocurrió que, ni los niños ni los ancianos pudieran soportar el coma zombi. No habría niños zombi en mi historia. Sin embargo, los usé, supongo que porque, secretamente, sabía que no los protegería. Los niños son fascinantes: además de hacer interesante la historia con su particular visión del mundo, eran el vehículo perfecto para conducir de nuevo al lector a horizontes renovados de terror con actores viejos: los zombis. Los episodios en los que aparecen son mis favoritos. Cuando caminan por el campo hacia su misterioso destino, sentía de alguna manera que tenía entre manos a un Frodo y un Sam aún más diminutos."
 
Cierto es que este acercamiento de la historia es en parte culpa a la localización de las tramas en una ciudad española, Málaga y no solo eso, sino que todas las localizaciones y elementos (como un barco o la casa del Hombre Andrajoso) que salen, son reales y se pueden ver en diversas fotografías que hay por la red. "El hecho de que el libro se asiente completamente en lugares reales y conocidos se ha convertido en uno de los motivos que han generado más aplausos por parte de los lectores, y no solo para la gente de Málaga, sino para todo el mundo. Algunos me han dicho que leían con Google Maps delante, e iban viendo con sus ojos las correrías de cada uno de los personajes. No pensé que fuera a resultar algo tan importante, sólo era una curiosidad que me impuse, para tratar de hacer la historia más creíble, dentro de ese contexto fantástico e inexplicable. Una lectora me decía que estaba leyendo el libro en la playa. Era la escena del puerto, cuando se comenta lo de las grúas gigantes. Entonces levantó la cabeza de la lectura y descubrió que las tenía visibles a lo lejos, como extraños monolitos erigidos en nombre de algún dios desconocido. Se le pusieron los pelos de punta. Eso es fantástico."
 
Por ello, puedo decir y así se lo dije en mis primeros comentarios, que Necrópolis no solo avanza de paso en la evolución de Carlos como escritor, sino que me atrevería a decir que son dos y que no es descartable tener una tercera parte, ya que aunque está intentando escribir una novela sin zombis, la cabeza se le va a esa tercera historia. "Los Caminantes: Hades Nébula, será el fin de la trilogía, y el final de mi aportación al género. Espero poder condensar todo lo que tengo en mente, porque hay mucho que desarrollar. Curiosamente tengo muy claro el principio y sólo la trama principal de las cosas, pero el final de todo está ya perfectamente definido. Creo que gustará muchísimo, y estoy deseando contar la historia ahora que la he visto en mi mente."
 
Así pues, espero con ganas esa nueva novela y poder acercárosla de nuevo, es una de esas tramas zombis que no hay que perderse. 
  
Fernando Martínez Gimeno

 

 

Anika Lillo 

Son muchas las veces en las cuales, en una trilogía, el segundo libro suele flojear, y los fans se quejan. Pero hay otras ocasiones en que esto no ocurre, y "Necrópolis" es uno de estos: si cabe, hay más acción, más peligros, más personajes -sin olvidarse de los principales-, más giros inesperados y la sensación de que Carlos Sisí ha tenido que pensar muchísimo para ver cómo meter a sus personajes en tales aprietos -cada vez más complicados- y conseguir que salgan de ellos todavía con vida. Pero no todos saldrán. En este volumen perderemos a algunos personajes -lo contrario haría que la novela fuera increíble, no todo el mundo puede sobrevivir siempre en un mundo de zombis, sobre todo si son como estos que se aceleran, y de caminantes pasan a corredores en cuestión de segundos-.

Al tiempo que Juan Aranda puede andar entre los muertos como el padre Isidro, este último empieza a sufrir un proceso extraño que nos dejará algo sorprendidos: ni actúa como un zombi, ni tiene las características de un vivo. Esto resulta estimulante aunque me hubiera gustado tener más detalles.

En "Necrópolis" hay muchas cosas que me han gustado, especialmente la inclusión de los niños en la historia y sobre todo la relación entre la niña y cierto perro (magnífica historia, un acierto absoluto gracias a dos cosas: el perro, al que leemos su pensamiento y del que debo decir que Sisí ha estado muy acertado a la hora de darle pensamientos perrunos -bastante creíbles-, y lo que sucede cuando se conocen niña -Alba- y perro -Gulich-); pero también ha habido momentos de verdadera angustia y curiosamente para mí no ha sido nada relacionado con zombis, sino con depredadores humanos vivos y el secuestro de una de las chicas. La resolución de este caso no ocurre hasta casi el final y puedo decir que si yo fuera de las que se comen las uñas, no me habría quedado nada que morder. Me resultaba algo desesperante esperar. Por suerte, Sisí no ha sido muy explícito, pero si vemos lo que sucede como si fuera real…ejem… ahí saldría mi vena beligerante y psicótica, seguro :)

El libro finaliza de una forma muy angustiante. Por un lado nos ofrece una esperanza (los supervivientes serán rescatados) pero por otro perdemos a algunos de nuestros personajes favoritos. Eso sí, hay sorpresa en la tercera parte, una sorpresa del todo inesperada.

Al margen de pequeños errorcillos casi innecesarios destacar -aunque va bien una revisión para redondearla para reediciones- es imposible no leer el tercer libro. Es más, es necesario y muy deseable.

Gracias, Sisí.

Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar