Anika entre libros

Los buenos vecinos

Ficha realizada por: Anika Lillo
Los buenos vecinos

Título: Los buenos vecinos
Título Original: (The Good Neighbors # 1 kin. 2 # kith. 3 # kind, 2008, 2009, 2010)
Autores: Holly Black, Ted Naifeh
Editorial: Dibbuks


Copyright:

© 2008, 2009, 2010 Holly Black
© 2008, ilustraciones de Ted Naifeh

Traducción: Javier Baltanás
Edición: 1ª Edición, 2011
ISBN: 9788492902385
Etiquetas: apocalipsis, fin del mundo, comic, fantasía, género fantástico, supervivencia, supervivientes, hadas, elfos, gnomos, novela gráfica

Argumento:


La madre de la joven Rue Silver desaparece, y su padre es sospechoso de asesinato, así que su mundo se desmorona, sin embargo aún habrá algo más que tenga que soportar y digerir: las hadas y otros seres mágicos, antaño buenos vecinos de los humanos, han decidido ocupar el mismo espacio y hacerlo sólo suyo.
 
Será Rue, cuando se entere de que su propia madre es un hada y que no está muerta, si no que ha vuelto a su reino rompiendo una promesa, quien descienda a los reinos más oscuros y peligrosos y lidie contra todos, inclusive contra ella misma, al enterarse de que tampoco es humana.

Opinión:


Lo primero de todo es agradecer a la editorial Dibbuks, no sólo la calidad del tomo, sino que haya publicado los tres tomos juntos y nos haya ofrecido una novela gráfica completa, donde no tengamos que esperar al siguiente volumen, porque uno disfruta mucho más si lee de tirón toda la historia (historia que Holly Black escribió entre el 2008 y el 2010). Pero le daremos una de cal y otra de arena: el traductor ha metido una hache bastante incómoda en un verbo (abrir) y ha confundido un hombre con una mujer durante la traducción. Quitando eso, del resto poco se puede decir que no sean alabanzas. Se lee bien y si el texto resulta más o menos cómodo de leer ya es cosa de la creación original, la escrita por Holly Black.
 
Precisamente a Holly Black se la presiente en "Los buenos vecinos" con facilidad. Vuelve a las hadas y a la música (como hizo en "El tributo. Un cuento de hadas moderno") y también a su en ocasiones manía de dar por sentado que entiendes rápidamente lo que ella está pensando obligándote a releer en ocasiones algunos comentarios para ver si te has saltado algo, pero por suerte apenas lo hace un par de veces y no provoca un parón en la lectura. Siendo, como es, novela gráfica, estaba claro que ocurriría pues ya en las novelas suele hacerlo. Así pues, su historia es muy suya, muy típica y de trama rápida, agradecida e interesante, con sus toques de misterio, amor y confusión.
 
Una joven que descubre que es mitad humana mitad hada, su relación con ambos bandos (los humanos y los seres mágicos), y sobre todo el amor puesto en dos miras (el novio humano, por supuesto músico, y el que -no contaremos detalles- vive con las hadas). A partir de ahí una batalla que lidiar, no sólo con las pretensiones de su abuelo (el padre de su madre) de hacerse con el territorio de los humanos y utilizar estos a su antojo, si no también consigo misma. En cualquier caso los Apocalipsis no son sólo cosa de terremotos, meteoritos cayendo sobre La Tierra o zombis pululando por el planeta... y aquí tenemos buena muestra de ello. Las hadas, más malas por naturaleza que buenas, y los seres que conviven con ellas son en su mayoría perversos y egoístas, y Rue tendrá que identificarse con unos o con otros al margen de evitar ese Apocalipsis anunciado.
 
En el dibujo Ted Naifeh está que se sale. Maravillan sus seres así como los tonos y las figuras. Sus personajes, clarísimamente diferenciados, tienen algunos puntos en común y sin embargo no pertenecen con exactitud a las mismas líneas de dibujo de sus trabajos anteriores. Naifeh, autor también de "Polly y los piratas" (una muestra totalmente opuesta en estilo a "Los buenos vecinos"), nos muestra jóvenes de muy distinta constitución donde abundan los delgados (algo que parece asumirse cuando se habla de ciertas edades) pero también andróginos o muy femeninos. Y sobre todo rostros característicos que no se confunden ayudados de ciertos elementos que los diferencian bien unos de otros, como el pelo o la ropa. Un trabajo en general magnífico donde sorprenden los seres mágicos con una maldad que se percibe en las miradas y en las formas, en ocasiones muy infernales, dándote la impresión de que estás mirando donde no debes, o estás viendo -como le ocurría a Rue- lo que no deberías ver.
 
La historia se disfruta y se bebe como agua clara, con ganas, con sed. Y finalmente sacia.
 
Anika Lillo

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar