Anika entre libros

los abandonados

Ficha realizada por: Anika Lillo
los abandonados

Título: los abandonados
Título Original: (the abandoned, 2006)
Autor: Ross Campbell
Editorial: Dibbuks


Copyright: © 2006, Ross Campbell and Tokyopop
© Dibbuks, 2010
Traducción de Carles M. Miralles ISBN: 9788492902026
Etiquetas: horror, miedo, novela gráfica, supervivencia, superviviente, terror, zombis

Argumento:


Después de los fantasmas y los vampiros, son los zombis los que se han puesto de moda. En este caso es una novela gráfica la que nos narra las vivencias de un grupo de jóvenes abandonados de la mano de su gobierno en un lugar cualquiera de un país cualquiera (¡qué importa cuál sea!). Podría ser tu ciudad, podrías ser tú quien huye, como ellos, de los zombis, buscando la forma de sobrevivir a la inevitable muerte a mordiscos… porque aquí lo importante no son los zombis ni el lugar…

Opinión:


Me ha parecido sumamente atractiva la idea general de la novela, pero porque no es lo que esperaba. Por supuesto es gore, algo que sí sospechaba, y las imágenes al respecto son brutales, terroríficas… Sin embargo, al margen de la trama que ya es un clásico (el hecho de que se abandone a un grupo de supervivientes porque… después de todo van a caer, como el resto) “Los abandonados” tiene un doble atractivo. Uno es visual, el otro tiene que ver con los personajes. No son sólo “abandonados” como sugiere el argumento, lo son ya de antes, de cuando no había zombis, y eso se percibe en su forma de ver la vida: son pasotas pero porque no conocen otra forma de ver la vida, se ríen de todo –incluso de los zombis- porque no han conocido otra manera de tener un criterio distinto; todo en ellos rezuma juventud, prácticamente una post adolescencia alargada, como si aún fuesen unos críos jugando a sobrevivir. Y si tienen que defenderse lo hacen, a golpe limpio, y si les rodean los zombis se buscan la vida. No tienen miedo de los zombis, tienen miedo de perder a sus amigos y seres queridos, y desaparecer. Aparentan desapego y son justo lo contrario: necesitan el cariño de sus semejantes, pero no de cualquier semejante.
 
Con cada nueva víctima el horror se apodera del grupo. Y sigues viendo lo mismo: no temen a los zombis, temen quedarse solos, a perder a uno más, a no tener más su cariño. Rylie es incapaz de cargarse a su padre, Ben es incapaz de deshacerse de John incluso cuando se convierte en un zombi… Son pocos, están unidos como cualquier grupo, pero impera en ellos una necesidad: sobrevivir, pero no solos. Exceptuando a uno de los personajes, Mae, una chica más bien borde que siempre se ha buscado la vida a su manera y que ahora siente que no encaja. Pero ella también quiere sobrevivir. El grupo lo componen, además de los mencionados, Naomi, Nicole y su hermana pequeña, Cam. Son una familia.
 
¿Qué ocurre cuando en una familia se sienten traicionados por un miembro? ¿Y cuando el primero de ellos, que han escapado juntos, cae bajo las mandíbulas de un zombi? Sobrevivir a una presión así hará enloquecer a los últimos, porque en el fondo saben que no quedará ni uno vivo, y si queda uno, no sabe por cuánto tiempo. Pero sólo dejará de tener importancia la vida cuando aquellos a quienes más querían hayan desaparecido.
 
El hecho de que Riley sea lesbiana y esté enamorada de Naomi, y Ben y John sean homosexuales, es prácticamente una anécdota más.
 
Sólo me queda hablaros de las ilustraciones, del diseño de libro. No podía ser más certero. A pesar de la oscuridad imperante en casi cada página, en ocasiones tanto que parecía que los bocadillos tuvieran luz propia, percibes cada línea y cada pincelada de sensualidad en sus curvas. Ross Campbell tiene una forma muy particular de dibujar a sus criaturas, especialmente las femeninas: no son excesivamente altas, pero son redondeaditas y sugieren un alto grado de sensualidad.
 
La sangre cubre sus cuerpos, el horror ilumina sus ojos, la necesidad junta sus torsos… y en medio del acoso y las vísceras sus personajes nos seducen con formas voluptuosas, labios gruesos, seductores, vestimentas cercanas al punk… y todo ello maravillosamente adaptado en el dibujo y los colores, muy limitados pero muy bien seleccionados donde reina la oscuridad: todo tipo de tonalidades marrones imprimen sus páginas, se combinan con el blanco y el negro, y de vez en cuando te sorprende el rojo, un color que generalmente viene de la violencia y la sangre.
 
Puedo decir que me he enamorado de sus dibujos, que me ha sorprendido la novela, y que el autor ha plasmado con auténtica maestría el horror en cada bocado, en cada golpe, incluso en cada mirada. 

Y la calidad del libro, estupenda: tapa dura y páginas fuertes.
 
Sólo diría que no es apto para los aprensivos que sufran con el gore ya que hablamos de una novela visual.
 
Anika Lillo

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar