Anika entre libros

Liberty Bar (Los casos de Maigret)

Ficha realizada por: Inés Macpherson
Liberty Bar (Los casos de Maigret)

Título: Liberty Bar (Los casos de Maigret)
Título Original: (Liberty Bar, 1932)
Autor: Georges Simenon
Editorial: Acantilado
Colección: Narrativa del Acantilado


Copyright:

LIBERTY BAR © 1932 by Georges Simenon Limited

«Liberty Bar» © 2018 by George Simenon Limited

© de esta edición, 2018 by Quaderns Crema, S.A.

© de la traducción, 2018 by Núria Petit Fontserè

© de la fotografía de la cubierta, by Fondo F. Català-Roca - Arxiu Fotogràfic de l'Arxiu Històric del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya

Traducción: Núria Petit
Edición: 1ª Edición: Noviembre 2018
ISBN: 9788417346355
Tapa: Blanda
Etiquetas: novela novela corta inspector Maigret misterio jet set amor policiaca detectives investigación criminal Costa Azul literatura belga
Nº de páginas: 144

Argumento:

El inspector Maigret debe abandonar París y trasladarse por unos días a la Costa Azul para investigar la muerte de William Brown, un magnate australiano retirado en Antibes y que aparece apuñalado por la espalda al regresar de una de sus escapadas de varios días y de las que normalmente vuelve habiendo bebido hasta perder el sentido.

Abrumado por el sol y esa sensación de vacaciones perennes que hay en el ambiente, al principio Maigret se siente perdido, pero también algo perturbado por el parecido que ve entre su propia persona y el fallecido. Por suerte, poco a poco su cerebro empieza a funcionar y se adentra en la vida de ese hombre que huía de las mujeres con las que compartía su vida, y su villa, para acabar en un antro llamado Liberty Bar, donde bebía, jugaba y se aislaba de esa realidad de la que siempre había querido escapar. Pero a veces no se puede escapar de todo.

 

Opinión:

 

Hace algunos años tuve el placer de asistir a las clases que impartía Paco Camarasa en el Ateneu Barcelonés, dedicadas a la novela negra. Entre muchas de las cosas que comentaba, con aquella pasión que le caracterizaba al hablar de este género literario, insistía en resaltar el momento en que un personaje se comía al autor y, al ir a la librería, pedías el nuevo de dicho personaje sin mencionar siquiera al escritor que lo había creado. Aunque Georges Simenon escribió muchas otras novelas que no estaban centradas en los casos de Maigret, hay que reconocer que, a medida que uno va acumulando en su cabeza las historias de este inspector, Maigret va cogiendo cada vez más fuerza, se hace más real, más palpable y, sobre todo, más humano.

Simenon sabía cómo retratar tanto personas como lugares. "Liberty Bar" es un ejemplo de ello, pues sabe captar a la perfección no sólo el ambiente soleado y distendido de la Costa Azul francesa, sino ese lado más sórdido que a veces también se encuentra en esas ciudades que aparentan ser fachadas, pero que no pueden esconder del todo sus sombras. Maigret sabe caminar por ambas zonas y lo hace con su peculiar forma de ser, a veces ausente, a veces incisivo, con su inseparable pipa y esa manera de ir deduciendo lo que ha ocurrido sin decírnoslo del todo.

En este caso, el crimen casi parece ser un accesorio para un retrato mordaz de la hipocresía de la sociedad de la época y, en general, de todas las épocas. La capacidad que tiene de mostrar el comportamiento humano es sutil, porque el cuadro que expone, sobre todo a través de los diálogos, dice sin decir del todo y, aunque se pueda intuir un posible juicio de valores, en ningún momento se emite, porque eso no es lo importante. Lo importante es ver cómo se van cogiendo los hilos de la madeja, cómo se enredan y cómo, poco a poco, se van deshaciendo. De hecho, la resolución del crimen y la escena final en la que Maigret resume lo ocurrido a su mujer es maravillosa y nos deja claro que para el inspector es más importante resolver el puzle que juzgar al culpable.

Como ocurría en "El caso de Saint-Fiacre", Simenon nos sigue ofreciendo la parte más humana de Maigret. Si en ese veíamos que no era infalible, aquí nos deja ver cómo puede verse abrumado por su entorno, cómo conocer y comprender a las personas, incluso a los sospechosos, hace que sepa ver un poco más allá del caso. Un caso que no parece complicado, pero que avanza entre conversaciones y vasos de licor con la extraña sensación de que te estás perdiedo algo. Y es posible, porque falta el ingrediente clave. Como dice en cierto momento del libro, quizás estemos ante una historia de amor. Y sí, hay algo de amor en esta pequeña novela, pero también hay un poco de avaricia, de rabia y deseo. Pasiones todas ellas que, a menudo, empujan a las personas a cruzar la línea. Una línea que Maigret siempre sabe encontrar y dibujar a la perfección gracias a la prosa sencilla y precisa de Simenon.

 

Inés Macpherson

 

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Si te gustó este libro, también te puede interesar...

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar