Anika entre libros

La noche de los muertos vivientes

Ficha realizada por: Anika Lillo
La noche de los muertos vivientes

Título: La noche de los muertos vivientes
Título Original: (Night of the Living Dead, 1974)
Autor: John Russo
Editorial: Hermida Editores
Colección: La Caja de Pandora


Copyright:

© 1974, John Russo

Prólogo de George A. Romero

© Ilustración cubierta: Sebastián Cabrol

© Hermida Editores, 2016

Traducción: Hernán Sabaté
Edición: 1ª Edición: 2016
ISBN: 9788494454929
Tapa: Blanda
Etiquetas: persecuciones, canibalismo, antropofagia, películas, gore, literatura estadounidense, novela, novela corta, terror, miedo, horror, zombis, acoso, aislamiento, George A. Romero, películas de culto
Nº de páginas: 193

Argumento:

Dicen que el regreso de una sonda que mandaron a Venus trajo consigo algún tipo de virus o bacteria que ponía en pie a los muertos y los convertía en antropófagos. En un pequeño pueblo estadounidense los muertos se han levantado y empiezan a buscar carne que masticar. Son feroces y no les resulta difícil encontrar víctimas.

Un pequeño grupo de personas (no todas relacionadas entre sí) se aisla en una casa para sobrevivir, pero cada vez hay más zombis. Y lo que es peor, entre ellos empieza a haber conflictos y no tienen muchas opciones…

 

Opinión:

 

En 1968 George A. Romero filmó "La noche de los muertos vivientes", convirtiéndose así en pionero. Una película de zombis el mismo año en que yo nacía. De eso ha pasado mucho, no se puede negar su mérito. Gracias a él algunas cosas cambiaron. El terror ya no era siempre Nosferatu ni cosa de vampiros, momias o asesinos. John Russo, el autor de este libro, participó en el guión.

En esta obra el propio Romero se encarga del prólogo y aprovecha el espacio para hacer una crítica hacia ese cine que sólo hacía caso a la marca Hollywood. Él, que era más independiente y nos traía a zombis, se salió finalmente con la suya, pero le ha quedado marcado cierto resquemor que se nota en su prólogo. Eso sí, pide que se le dé su sitio, y yo estoy de acuerdo. Finalmente se muestra orgulloso de aquel bebé que hoy tiene ya cuarenta y ocho años y sigue estando a mano si se quiere visualizar. Así, fiel a mi costumbre, como sólo la vi una vez hace mil años, he leído el libro y a continuación he vuelto a ver la película.

Lo que yo recordaba de la película estaba en el libro. No era mucho: la pareja de hermanos en el cementerio, el chico negro, la casa donde se ocultaban más personas, la niña herida, el acoso zombi, el fuego. Cosas generales. De todo lo demás no recordaba nada, pero tampoco lo recordaba revisionando la película (versión extendida), por lo que he disfrutado doblemente.

A la novela se le nota que le falta cierta intensidad intimista. Se cuentan los hechos tal y como los vemos en la película. Dicho de otra forma, es como leer el guión pero narrado. Es una novela, sí, pero al estar realizada a partir del guión y de la peli de Romero y no al revés, se nota. Normalmente ocurre al revés y las novelas son más intensas, más íntimas o transmiten más. Eso sí, es muy fiel a la película, aunque se coma la escena inicial del entierro fallido así como la final con el cura iluminado, aunque la pareja de novios no se dé a conocer (en la novela son personajes planos, en la película mantienen una conversación íntima) o aunque en la novela el fusil sea motivo de enfrentamiento continuo y en la película no. Sobra decir que visionar la película hoy da un poco de risa. Los actores eran muy malos, se notaba el bajo presupuesto, los zombis no parecían precisamente zombis como los hemos imaginado siempre y los efectos especiales estaban todavía en pañales. Sí, era cutre, pero no deja de ser una peli de culto, por eso quería leer la novela.

No puedo decir que el libro me haya defraudado, todo lo contrario: disfruto yendo a los orígenes y por eso he disfrutado con "La noche de los muertos vivientes". Anda que no he leído ya libros de zombis, pero esta era una gran oportunidad, la de leer la historia que inventó el padre de los zombis.

Nada que ver con la mítica "Yo anduve con un zombi", cuya zombificación tenía más que ver con la versión real de este mito: ritos, vudú y polvos. En "La noche de los muertos vivientes" los no-vivos son atroces, rápidos peleando, se manejan bien cogiendo cualquier cosa para convertirla en arma, son furiosos y parecen utilizar su inteligencia, aunque mermada ésta por sus capacidades físicas. Se queman con facilidad y andan torpes, pero se manejan que da miedo.

Desde luego cualquier fan de literatura Z debería leer el libro, porque no se entienden los zombis sin George A. Romero.

Anika Lillo

 

Foto homenaje

Lanochedelosmuertosvivientes2

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar