Anika entre libros

La maldición Silach. La horda del diablo 2

Ficha realizada por: Gemma Nieto
La maldición Silach. La horda del diablo 2

Título: La maldición Silach. La horda del diablo 2
Título Original: (La maldición Silach, 2010)
Autor: Antonio Martín Morales
Editorial: Everest


Copyright:

© Antonio Martín Morales 2010
Ilustración de cubierta: Miguel Navia

Edición: 1ª Edición: 2010
ISBN: 9788444146089
Tapa: Dura
Etiquetas: acción, persecuciones, aventuras, brujas, brujería, épica, fantasía, género fantástico, fantasía épica, literatura española, sagas, ciclo, literatura juvenil, 14 años, 15 años, 16 años, 17 años, 18 años, espada y brujería
Nº de páginas: 509

Argumento:

   
Para Remo no habían terminado los pesares, ni las aventuras. Aunque vuelve a su tierra, Vestigia, para descansar y encauzar su vida, el destino le tiene preparado una nueva prueba, más dura si cabe que todo lo que le ha sucedido en el pasado.
 
La amistad que mantiene con su amiga Sala le empujará a ayudarla para encontrar a su prometido Patrio, que ha sido raptado del castillo de su padre de una forma harto extraña.
 
En el camino se pondrá a prueba esa amistad, entre la incertidumbre del amor y del odio, y ambos tendrán que elegir.

 

Opinión:


Antonio M. Morales ya nos tiene acostumbrados a los buenos inicios, con lo cual, no puede sorprender a ningún lector que la novela comience con fuerza y le atrape enseguida en las nuevas aventuras del guerrero Remo.
 
Aunque La maldición Silach es la segunda parte de su pentalogía La Horda del Diablo, es un volumen que puede leerse de forma independiente para entender la historia. A diferencia de otras segundas partes que recapitulan, a modo de recordatorio para el lector, lo más importante del primer volumen y lo insertan en el primer capítulo con cierta prisa, Antonio va desgranando la información pertinente en pequeñas dosis y en los lugares apropiados de tal forma que al lector que ha leído La caza del Nigromante le refresca la memoria y, al que no lo ha leído le sirve perfectamente para comprender La maldición Silach.
 
Debido a que el autor ya está totalmente dentro de la obra que narra, esta se vuelve más compacta y sin fisuras. Ha conseguido, también, mejorar los diálogos y se percibe que la resolución de los conflictos está más elaborada de tal forma que la narración fluye incansable. Se le ve muy cómodo en la historia que nos cuenta y lo hace con soltura.
 
Sin embargo, y aunque las resoluciones a los problemas ya no son tan previsibles, le queda un pequeño camino por recorrer para conseguir hacerlas totalmente redondas. Esta amplia mejoría la encontramos en las pruebas que tiene que pasar Lorkum para acceder a ciertos conocimientos secretos o en el giro que da la novela sobre la página 300. Igualmente destacar que en las páginas 475-476 hay una escena entre Remo y Sala de una delicadeza tal que transmite al lector la fuerza de los sentimientos de los protagonistas. Sin duda, me quedaría con estas páginas como las mejores de la obra.
 
Las canciones locales que el autor inserta en el texto para conferir más verosimilitud al mundo de ficción que ha creado, también son obra suya y, si bien no las mencioné en la reseña de La caza del Nigromante, en esta ocasión me veo obligada a hacerlo ya que con la Canción del Herrero consigue dar un aire muy real a la obra.
 
Otro de los recursos literarios que el autor utiliza con habilidad es el "tiempo". La historia no ha sido creada utilizando un tiempo lineal de presente-pasado-futuro en donde los hechos más lejanos se cuentan en primer lugar y la historia termina narrando el presente. El autor lleva a cabo algunos flash-backs que retrasan al lector en el tiempo para contar algo que sucedió en el pasado y que su conocimiento le ayudará a comprender mejor la historia y a los personajes.
 
Este recurso que, mal utilizado, complica innecesariamente la lectura, en el caso de Antonio M. Morales está tan bien trazado que no solo ayuda al lector, si no que le resulta agradable.
 
De igual modo, el autor continúa dejando caer en el relato algunas frases que llegan al lector envueltas en poesía y que ayudan a elevar la calidad de la narración por su alto poder de visualización, como cuando Remo, cerca de Sala, "la acariciaba en la mejilla encadenando su mirada" (pág. 85), o "motas de caramelo en sus pupilas", al describir los ojos de Sala. Y este poder de visualización no se detiene en unas pocas frases, sino que se extiende a todas aquellas descripciones del libro para que, literalmente, "veamos" lo que nos está contando.
 
Agradezco a la editorial, como harán los lectores de Antonio, que haya incluido en este segundo volumen una pequeña biografía del autor, algo que siempre resulta interesante. Además mantiene una elevada calidad de impresión, a la que ya nos acostumbró en la primera parte de la pentalogía (La caza del Nigromante): el libro viene con tapa dura y la maquetación es muy profesional.
 
Si no estoy equivocada, para el mes de noviembre podremos disfrutar de la tercera parte, El pacto de las cinco montañas.

Gemma Nieto

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar