Anika entre libros

La huésped (The Host)

Ficha realizada por: Anika Lillo
La huésped (The Host)

Título: La huésped (The Host)
Título Original: (The Host, 2008)
Autor: Stephenie Meyer
Editorial: Suma de Letras


Copyright:

Datos actualizados a edición más moderna o disponible

© Stephenie Meyer, 2008

© Suma de Letras, 2009-2013

Traducción: María Jesús Sánchez Raya
Edición: 1ª Edición, 2013
ISBN: 9788483654842
Tapa: Blanda
Etiquetas: extraterrestres, ciencia ficción, sci-fi, romance, amor, alienígenas, supervivientes, juvenil romántica, literatura estadounidense, novela, novela romántica, invasiones
Nº de páginas: 760

Argumento:


Wanderer es un alma, un ser puro que habita en cuerpos ajenos para conocer otras especies, una invasora. Su siguiente misión es en La Tierra. Cuando la introducen en Melanie, una joven humana muy luchadora y aferrada a la necesidad de cuidar de su hermano Jamie y de no separarse de su amor (Jared), se encuentra con una resistencia que no había conocido hasta entonces. Pero hay algo peor que esa resistencia, y es el saber que quizás la especie humana no debiera haber sido invadida. Y es que todo lo que siente el cuerpo y la mente de Melanie, lo vive su huésped (Wanda/Wanderer).

Dos seres de dos especies distintas, una alienígena y otra humana, conviven en un solo cuerpo, con dos mentes y un amor

 

Opinión:

 

Cuando llegué a Stephenie Meyer lo hice literariamente virgen; yo no fui de los miles de lectores que siguieron su saga vampírica (Crepúsculo) y absorbieron un libro detrás de otro. Me parecía incluso curioso ver a gente que no leía nada (ni prospectos médicos ni etiquetas de champús) agarrarse a sus libros vampíricos y no soltarlos hasta terminarlos todos. Pensé que llegaba hasta ella sin prejuicios, lo cual estaba muy bien, pero también sin conocimiento anterior, lo que eliminaba la posibilidad de "comparar" ambas obras. Crepúsculo era una saga juvenil que leyó gente de todas las edades, y "La huésped" se ha anunciado como su primer libro para adultos.

Estoy sorprendida, la verdad. He de reconocer que si su saga anterior tenía "algo que ver" con "La huésped", por mínimo que fuera (la forma de contar la historia, el tipo de historia, sin duda la importancia del amor en los personajes, etc…) es comprensible que tenga tantísimos seguidores. Pero obviamente, no hablaré de la saga, me remitiré a "La huésped".

757 páginas son muchas páginas, para rellenar un libro así tienes que convencer al lector, enamorarle para arrastrarle en la historia. En algún momento de la lectura pensé que le sobraban cien páginas, que sin esas cien hubiera quedado igualmente todo bien explicado, bien atado, hubiera enganchado de la misma forma y no habría notado cierto parón en la historia. Y aun así no pude abandonar la lectura, y es que Wanderer, nuestra protagonista, es uno de los seres más bellos de los que se ha hablado en la literatura de ficción.

Si a esa belleza interior que te arrastra le unes la situación en la que se encuentra, o sea el hecho de ocupar un cuerpo del que recoge todas sus emociones, y además saber que está siempre mentalmente en contacto directo con su anfitriona, la trama aumenta brutalmente en interés.

El resto es una historia de supervivencia y amor, intensísima, tanto que me ha sorprendido y agradado. Pero curiosamente no es la historia de amor entre hombre y mujer la que más me ha emocionado… es la unión que se produce entre Wanderer y su anfitriona la que me ha puesto los pelos de punta y me ha hecho notar un nudo en la garganta, incluso lágrimas casi saliendo de los ojos. El que Stephenie Meyer haya sabido transmitir algo con tanta intensidad me ha hecho comprender el por qué de su éxito. Ella escribe historias de amor, no importa entre qué tipo de seres, ni siquiera si se trata de un ambiente de terror, gótico o de ciencia ficción. Avisados quedais, si aún no lo habeis leído, que aquí no leeréis sólo sobre una historia de amor, si no sobre varias; la que Mel siente por su hermano, la que siente por su pareja, Jared, o la que llega a sentir por ese gusano plateado que ocupa su cuerpo. Y las que Wanderer (Wanda) siente por Jared, por Ian, por Jamie y por la propia Melanie.

Un dato para quienes se asustan cuando leen que el género es ciencia ficción: aquí apenas salen unos criotanques y sólo al final de la novela, o sea que perded todo miedo porque la etiqueta, el género, se debe a que en la trama hay alienígenas, pero como la propia Stephenie Meyer dice, es una historia muy humana y, ante todo, una historia de amor.

Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar