Anika entre libros

La boda de Rachel Chu

Ficha realizada por: Ysabel M.
La boda de Rachel Chu

Título: La boda de Rachel Chu
Título Original: (China Rich Girlfriend, 2015)
Autor: Kevin Kwan
Editorial: Suma de Letras
Colección: Fuera de colección suma


Copyright:

© 2015, Kevin Kwan

© 2019, Penguin Random House, Grupo Editorial, S.A.U.

Traducción: Eva Carballeira, María del Mar López Gil, Jesús de la Torre
Edición: 1ª Edición: Febrero 2019
ISBN: 9788491293699
Tapa: Blanda
Etiquetas: amistad, amor, literatura china, novela, trilogías, Londres, París, Shanghai, California, sociedad china, Hong Kong, esnobismo
Nº de páginas: 540

Argumento:

Pese que va a casarse con el hombre que ama, Rachel Chu no está del todo feliz la víspera de su boda. La razón no es otra que la ausencia de su padre biológico. Ella no le conoce y no sabe quién es. Tampoco está siendo bien recibida en la familia de su futuro marido, su suegra casi la ignora solo porque tiene un origen humilde. Sin embargo, va a ser ella quien le dé la mayor de las sorpresas y alegrías. Tras ello, Rachel entrará por la puerta grande en la exclusiva sociedad de Shanghái.

 

Opinión:

 

Tanto este libro como su antecesor, "Locos, ricos y asiáticos", son de los que tienen una doble lectura: a primera vista, es una comedia en la que todos los personajes están un poco locos, personajes bastante superficiales a los que lo único que les importa es el dinero que tienen en el banco. Pero leyendo entre líneas, esta impresión desaparece y lo que encontramos es una crítica, muy mordaz, hacía esa generación de nuevos ricos que están surgiendo en China.

"La boda de Rachel Chu" es la segunda entrega de la trilogía, la tercera parte aún no ha sido publicada en nuestro país. En Estados Unidos está teniendo mucho éxito y, como consecuencia de ello, se ha rodado ya la película del primer volumen. Kevin Kwan no es el primer escritor chino que hace una crítica hacía sus compatriotas, hay otros novelistas como Wei Hui que también la exponen en sus novelas, la diferencia es que el primero vive en Estados Unidos mientras que la segunda lo hace en China y ha sufrido la censura del Gobierno. Pero ambos autores utilizan el humor, la ironía, como voz para sus críticas.

Rachel y Nick son la pareja protagonista, pero puede decirse que es una novela de personajes. Son muchos los que aparecen en ella, aunque hay un Dramatis Personae al inicio de la novela, has de ir leyendo despacio o puedes perderte ya que la trama, salta de familia en familia y de ciudad en ciudad. Todos ellos, además, están relacionados entre sí bien por lazos de parentesco o de amistad. Otro rasgo en común, es que están forrados. Son billonarios y muy snobs. Forman un círculo muy cerrado al que no dejan entrar a cualquiera. Juzgan o valoran a los demás atendiendo a sus cuentas bancarias y a su origen: para ellos no es lo mismo un chino de Hong-Kong que otro de la China continental o de Estados Unidos, por eso, a Rachel, no acaban de aceptarla en un principio porque es una estadounidense, una chinoamericana, tan solo le dejarán entrar en su círculo cuando descubran quién es su padre. La verdad es que son bastante crueles y ello se demuestra perfectamente con lo que sucede al inicio de la novela.

Rachel y Nick son una pareja que seduce al lector. Me gusta la honestidad que tienen, especialmente Nick. Él estudió derecho, pero trabaja como historiador. A pesar de ser el heredero de una de las familias más ricas de China, los Young, se muestra sencillo, sin censurar o criticar a otros por no tener tanto dinero. Un comportamiento que contrasta con el del resto de su familia, en especial de su madre. Lo mismo le ocurre a Rachel. Cuando descubre quien es su padre y que tiene un hermano, Cartlon, se emocionará y sentirá mal al verse rechazada por la esposa de su padre. Cartlon, en cambio, la aceptará feliz y la defenderá ante su madre. Él también es un excéntrico millonario, un cabeza loca además, pero tiene buen corazón y buenos sentimientos. Este es el contraste que se da a lo largo de toda la novela con los personajes: los mayores, la generación vieja por así decirlo, es más materialista. Los jóvenes son más comprensivos.

 Kevin Kwan exagera su comportamiento, los hace tan superficiales y materialistas adrede, obligando con ello al lector, a que les caiga mal. Llega a ponerte nervioso su comportamiento, su frialdad. Un comportamiento que, en muchas ocasiones, roza el ridículo. Y en ello es donde se aprecia el talento del autor. Me gusta como escribe, maneja perfectamente el sentido del humor y la ironía. Es una novela que, de algún modo u otro, te hace reflexionar. Aunque sucede en China, el culto al consumismo se da en otras partes del planeta por lo que, la crítica que se hace, es extensible a ellas.

Son muchas las lecturas que puedes extraer de ella, por ello la recomiendo mucho al igual que la primera entrega.

 

Ysabel M.

 



Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar