Anika entre libros

La barbarie

Ficha realizada por: Saray Schaetzler
La barbarie

Argumento:

La Meca, Yedda. El horror provoca que los miles de peregrinos religiosos que acuden a ella salgan corriendo en estampida, alertados por una música de trompetas que proviene de algún lugar desconocido, un enemigo a que nadie consigue ver.

Etiopía. Un grupo de refugiados, conducidos por una maestra y varios niños, huye de los yihadistas, a lo largo de 2000km, sin más esperanza que la de la propia supervivencia.

Ya hace dos siglos, un judio llamado Theodor Herzl fundó el Sionismo Moderno, mediante el que trató de crear un hogar común alternativo hasta que el Estado de Israel fuera una realidad. Samuel, un rabino de 83 años, cree que África es la solución, y para ello solo será necesario devolverle el esplendor de otra época a sus tierras.

Esta obra es la antepuerta para destapar -de nuevo- uno de los mayores escándalos económicos de los últimos años en este país, en donde se vieron implicados partidos políticos, ministros, Administraciones Públicas, todos a una; la corrupción y los intereses personales no tienen barreras.

 

Opinión:

 

A nivel literario, el autor se repite con aquellos personajes que ya nos dejaron un buen recuerdo en su obra anterior, "Crimen contra la humanidad", como la peculiar Sandra Castelmare, extremada y excéntrica en su comportamiento y cínica actriz, apodada "La Divina".

Si bien es cierto que en esta ocasión he encontrado a los personajes sobreactuados por momentos, haciendo perder la credibilidad, o mostrando una artificialidad que me ha hecho ralentizar la lectura, no me ha defraudado en absoluto la historia de fondo, que el narrador condensa en las actuaciones por separado de varios grupos de personas que parecen estar conectadas por un gen común: la pendenciera general del poder en la sociedad.

Por un lado tenemos a un grupo de refugiados que huyen del hambruna, y que se ven obligados a recorrer miles de kilómetros, pasando por calamidades indescriptibles y sin esperanza de ser recibidos en otras comunidades o países, tratados como apestados o pendencieros, siendo rechazados una vez tras otra por otros humanos.

Por otro lado, aparecen millonarios como Suleiman Ibn Silvy, descendiente de generaciones enriquecidas por medio del tráfico de armas, sobrino de especuladores y emparentado a su vez con Bin Laden. El magnate sostiene una particular idea para combatir el yihadismo, que es crear un fondo antiterrorista con el dinero procedente de la extorsión de los árabes más ricos y poderosos, como responsables de financiar a aquellos violentos.

A su vez, Roman Askildsen planea comprar terrenos para los miles de refugiados que son rechazados cada día. Si los países impiden que se establezcan en sus territorios por compasión y humanidad, ¿lo harán si venden terrenos considerados ahora infértiles por los que conseguirán interesantes ingresos? Tras reconocerse como autor del escándalo en la Meca, provocando la música de trompetas que está volviendo locos a los fervorosos musulmanes se une a idealistas como Mark Reynols, heredero de un imperio armamentístico que utiliza este poder a favor de los desprotegidos, planificando la venta de las Jonas, naves teledirigidas, para cumplir su deseo de ayudar a aquellos emigrantes que vagan sin destino o son rechazados por sistema.

Quizá estemos combatiendo el yihadismo, la hambruna y la constante riada de personas que huyen de sus países a causa de guerras con las herramientas equivocadas, y así nos lo plantea el autor en esta obra con remembranzas de su anterior novela. Siguiendo la teoría de aquel periodista judío, y aplicando los conocimientos de terrenos viables y producción de agua en nuestro país, esta narración da forma a la situación que el autor experimentó durante varios años, tras presentar a las autoridades un proyecto para desalar agua de mar, viable y patentado, por el que se interesó la compañía Tragsa.

Tras acuerdos con la dirección de la compañía, respaldados por personajes de la política y banca internacional, después de nueve años de estudios, gastos y energía centrada en este objetivo, su obra se fue al traste tras la mala gestión y falta de escrúpulos, entre otros, de la ministra de Medio Ambiente de aquel entonces, que decidió gastar los millones de euros obtenidos de la Comunidad Europea en falacias que no se sustentan en la precaria utilidad que nos ofrecen a día de hoy.

Diálogos hilarantes, llenos de verdades y a momentos un trasfondo de extenuación vital. Solidaridad, idealismo y trabajo en equipo.

Solo porque me gustan más las personas idealistas que las que aparentan un buenismo socialmente aceptado, y más aún admiro a las que además luchan por esos ideales, sin ampararse en meras conferencias y charlas sin contenido, que ven y provocan más que la mayoría de bienintencionados, solo por eso, recomiendo esta obra, porque transmite realidad sin tapujos, experiencia y talante, mucho talante, indispensable para soportarnos cada día en este complicado entresijo de política, corrupción y violencia desmedida.

Saray Schaetzler

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar