Anika entre libros

Hombres de maíz

Ficha realizada por: Jaci Alía Arreche
Hombres de maíz

Título: Hombres de maíz
Título Original: (Hombres de maíz, 1949)
Autor: Miguel Ángel Asturias
Editorial: Alianza
Colección: El libro de bolsillo,Bibliotecas de autor,Biblioteca Asturias


Copyright:

© Herederos de Miguel Ángel Asturias

© Alianza Editorial, S. A., Madrid, 1972, 2014

Edición: Edición: Junio 2014
ISBN: 9788420688343
Tapa: Blanda, bolsillo
Etiquetas: mitos, otras culturas, colonizadores, época colonial, dioses, mayas, mitología, novela, premio Nobel, literatura guatemalteca, indígenas, invasiones, Guatemala, aborígenes, imperialismo, simbolismo, nahuales, mitología maya, Quetzalcóatl
Nº de páginas: 440

Argumento:

Los hombres de maíz, una comunidad indígena guatemalteca, ven cómo sus tierras peligran ante el avance de los colonos que buscan la explotación comercial del maíz. Ellos creen que su carne está hecha de maíz y lo ven como un regalo de los dioses que deben venerar; lo cultivan para su alimentación pero comerciar con él es un sacrilegio desde su punto de vista.

Con Gaspar Ilom como líder, los indígenas se enfrentan a los colonos pero éstos lo asesinan, creyendo que de este modo acabarán con la rebelión. Pero Gaspar Ilom se convierte en un héroe mítico para su pueblo.

 

Opinión:

 

Miguel Ángel Asturias (1899-1974) fue un escritor, periodista y diplomático guatemalteco. Se licenció en Derecho en la Universidad Nacional de Guatemala; posteriormente se trasladó a París donde estudió Antropología en la Sorbona. Fue en París donde se convirtió en surrealista bajo la influencia de André Breton y comenzó a escribir poesía y ficción. Su obra se inscribe dentro del movimiento conocido como realismo mágico, del que fue precursor. En 1967 recibió el Premio Nobel de Literatura.

"Hombres de maíz" es una novela fascinante, experimental, compleja y difícil. La primera dificultad la encontramos en el lenguaje; el autor utiliza giros y modismos típicos de su país y ésto, aunque se incluye un glosario al final del volumen, dificulta la lectura hasta que te habitúas al lenguaje utilizado.

También resulta complicado el tema mismo de la novela que gira en torno a la cultura y la mitología maya; aunque los lectores que cuenten con un cierto conocimiento de antropología y hayan leído el "Popol Vuh", texto que recoge los mitos de los mayas, no tendrán grandes dificultades en captar el simbolismo y las numerosas alegorías que encierra la obra.

"Hombres de maíz" es una de esas novelas que presenta diferentes niveles de lectura. En una primera aproximación representa, de forma alegórica, la dominación del imperialismo europeo frente a las comunidades autóctonas que son sometidas y menospreciadas.

En un nivel más profundo, el escritor guatemalteco relata la confrontación de dos culturas, de dos formas de entender y vivir en el mundo, claramente antagónicas.

Los indígenas viven en un mundo mítico en comunión con los dioses; un mundo con un tiempo también mítico, sagrado, el in illo tempore de Mircea Eliade, un tiempo circular, cíclico, que vuelve continuamente al momento de la creación primordial del mundo y del hombre. Mitos y rituales retornan al hombre a ese momento primigenio donde su vida adquiere sentido. Identifican la realidad con lo sagrado y, para ellos, el mundo sólo puede existir si se mantiene en ese tiempo sagrado, mágico, en el que todo es posible.

Según el "Popol Vuh" el hombre, tras varios fracasos, fue hecho de maíz. Por eso los lugareños viven en estrecho contacto con la naturaleza y conciben la tierra como una madre que les provee de todo lo que necesitan para subsistir en el mundo.

En contraste con esta visión del mundo, los colonos asolan la tierra para comerciar con el maíz que cultivan o, mejor dicho, intentan cultivar en grandes cantidades; porque lo único que consiguen es agostar la tierra madre, imposibilitando todo tipo de cultivos. La convivencia resulta imposible; sólo una de las dos concepciones del mundo puede prevalecer.

El autor también contrapone el mundo sagrado nativo con el mundo profano, puramente materialista, de los colonos en la figura de un ex sacerdote que, cegado por la codicia, abandona una próspera parroquia para trasladarse a otra, perdida en medio de la nada, que imagina nadando en oro. Cuando se enfrenta a la realidad, a la suma pobreza que encuentra, huye abandonando a sus fieles.

También encontramos el tema del nahualismo. El nahual es un espíritu animal protector que poseen todos los hombres pero algunos, generalmente brujos o chamanes, son capaces de transformarse en su nahual y adoptar la forma animal cuando quieren. Utiliza el personaje de Nicho, un cartero al que abandona su mujer, para representar el ritual de iniciación que le permitirá transformarse en su nahual, el coyote, a su antojo.

Aquí Miguel Ángel Asturias vuelve a ofrecernos un tema que se presta a múltiples interpretaciones. La iniciación de Nicho se produce en una cueva. En la mitología mesoamericana, las cuevas poseen una fuerza que actúa sobre los hombres que pasan un tiempo en su interior y esa fuerza integra al hombre con su inconsciente para ayudarle a conocerse mejor y a ser consciente del todo del que forma parte; este aspecto queda patente durante la narración.

El hecho de que Nicho se transforme en coyote sugiere interesantes conexiones porque, según la antropóloga Laurette Séjourné, el coyote es la forma que adopta el dios Quetzalcóatl en su recorrido subterráneo. Quetzalcóatl es un dios dual; crea el mundo pero igualmente lo destruye. También era conocido como príncipe de los nahuales y además es el nombre que se daba a los mesías mesoamericanos. Las interpretaciones que se desprenden son múltiples como sucede siempre que se manejan símbolos. Cada lector puede elegir la que encuentre más acorde con sus preferencias: Nicho puede ser visto como el mesías que salvará a su pueblo; o puede entenderse que Quetzalcóatl está destruyendo el mundo para construirlo de nuevo; o quizás el autor quería indicar ambas posibilidades simultáneamente; o quizás cualquier otra interpretación que se les ocurra sea la acertada.

La contraposición de culturas también viene indicada por el tipo de prosa utilizada. Cuando se refiere a la cultura nativa, su estilo se halla muy próximo al verso libre. De todas formas, su lenguaje posee una cadencia, una sonoridad que lo hacen único.

"Hombres de maíz" es una novela intensamente simbólica rica en significados y, por ello, compleja y difícil de comprender; de una gran belleza; un conmovedor homenaje y una defensa a ultranza de la cultura maya. Una obra maestra imprescindible para cualquier lector que se precie.

Jaci Alía Arreche

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar