Anika entre libros

Experimento en autobiografía

Ficha realizada por: Ariodante
Experimento en autobiografía

Título: Experimento en autobiografía
Título Original: (Experiment in Autography, 1934)
Autor: H. G. Wells
Editorial: Berenice
Colección: Contemporáneos


Copyright:

© Herbert George Wells, 1934

© Berenice, 2009

Traducción: Antonio Rivero Taravillo
Edición: 1ª Edición, 2009
ISBN: 9788496756137
Tapa: Dura
Etiquetas: autobiografía, autobiográfica, biografía, biografía literaria
Nº de páginas: 767

Argumento:


Herbert George Wells, (Bromley, 1866-Londres, 1946), escritor, ensayista y pensador británico, muy conocido por sus novelas del género de ciencia-ficción: La guerra de los mundos, La máquina del tiempo, El hombre invisible, y otras muchas, nos abre aquí la puerta de su corazón y de su cerebro, ya que nos cuenta no sólo sus recuerdos y experiencias, desde su infancia hasta sus últimos años, sino sus ideas y pensamientos, su concepción del mundo y cómo llegó a ella, trastabillando a través de una serie de experiencias que en algunos casos no fueron precisamente agradables, pero que le fueron marcando. El texto incluye cartas, alguna fotografía, y sobre todo, muchos dibujos humorísticos de su mano.

Era el tercer hijo en una familia de origen muy humilde, arrastró durante su infancia y juventud la sensación de injusticia de su condición, cuando otros no tenían esos problemas y vivían más felices. Sus padres eran sirvientes y cuando intentaron establecerse por su cuenta, con una tienda de cacharros de porcelana y cerámica, fracasaron y malvivieron durante mucho tiempo, incluso llegado un momento en que su padre sufrió una caída se fracturó la pierna, quedándose cojo, lo que replanteó la subsistencia familiar y la madre volvió a emplearse como ama de llaves en otra población y el padre se quedó con la cacharrería. Los hijos fueron distribuidos en diversos trabajos, con variable suerte. Fueron malos días, que Wells recuerda con tristeza.

Con todo ello, sus primeros estudios fueron muy breves, teniéndose que poner a trabajar pronto, en múltiples y variados trabajos para los que no servía y en los que no estaba en absoluto interesado, lo que concluía siempre en despidos más o menos rápidos. Además su carácter era algo irascible y belicoso, con lo que los conflictos eran continuos. Su infancia y adolescencia es una colección de desdichas casi dickensianas, produciéndole un resentimiento sordo contra las clases superiores que no tenían que pasar esos sufrimientos y que podían gozar de una educación privilegiada y de calidad.

Interesado desde niño por los libros, sobre todo científicos, a raíz de una pierna rota que le obligó a estar un largo tiempo en reposo para recuperarse, leyendo muchos libros que le prestaban y disfrutando de Dickens y Washington Irving. Pero sentía que lo que más le interesaba escapaba a sus posibilidades.

Afortunadamente, llegó el momento en el que pudo ser admitido en una escuela, Midhurst, donde finalmente destacó y ganó una beca para un curso de biología con el profesor T. E. Huxley (abuelo de Aldous), en la Escuela Normal de Ciencias. Este importante fisiólogo era seguidor de Darwin, y de hecho Wells oyó decir que muchas veces el propio Darwin se acercaba a escuchar las clases de Huxley en el aula donde él impartía sus clases. Wells también era un entusiasta darwiniano, desde que consiguió leer, en una temporada en la casa donde su madre estaba trabajando como ama de llaves, la obra del filósofo evolucionista Herbert Spencer; también leyó a Platón, a Voltaire y algún ensayo político de Paine (Los derechos del hombre) uno de los padres del socialismo inglés, obra que le impresionó e influenció sobremanera.

A lo largo del libro, intercala algunos sobre sus ideas religiosas o más bien su carencia, ya que aunque educado en el anglicanismo, progresivamente fue derivando hacia una postura crítica laica y atea. También habla de origen de sus ideas socializantes, aunque su socialismo es del tipo primitivo, no marxista y no cristiano. Perteneció a la Sociedad Fabiana, aunque tampoco duró mucho en ella. No era persona que durase mucho en algo, dado su alto sentido de la independencia. Tuvo varios matrimonios y parejas, trató a muchos escritores de su época, y al fundar las distintas revistas y editar a otros autores, se relacionó mucho con todo el mundo literario. 

 

Opinión:

 

De los nueve capítulos que componen el libro, tras un prólogo o declaración de principios, la mitad se ocupa de su etapa educativa y de aprendizaje. Wells da una importancia enorme a la educación, de hecho, piensa que gran parte de los problemas de la sociedad se solucionarán mejorando ostensiblemente la educación. Cito un texto del prólogo que me parece representativo de su manera de pensar:

"Somos como los primeros anfibios, por así decir, que luchan por salir de las aguas que han cubierto hasta ahora a nuestra especie, y saltar al aire, buscando respirar de un modo nuevo y emanciparnos de necesidades largo tiempo aceptadas como incuestionables. En última instancia, esto se convierte para nosotros en aire o nada. Pero la nueva tierra no ha emergido aún del todo de las aguas y nadamos angustiosamente en un elemento que deseamos abandonar."

"Nunca realizamos la obra que creemos que hay en nosotros, nunca nos damos cuenta del secreto esplendor de nuestras ilusiones, aunque sin embargo algunos hagamos a veces cosas que parecen casi dignas del esfuerzo."

En una primera visión general, esta autobiografía creo que define la personalidad de Wells. Siguiendo la propia diferenciación de Wells, entre persona y personaje, en esta obra Wells se centra en la persona; y se alarga y se alarga en detalles que quizás no fueran estrictamente necesarios para conocerle. Al provenir de un medio social más bien bajo, partió de una serie de carencias que hubo de suplir luego. Y nunca se suplen algunas cosas, hay que succionarlas con el biberón. Y esto a Wells le amargó mucho durante su juventud, en la cual se reconoce un resentido y un rebelde. Más adelante, una vez consigue situarse, por su esfuerzo personal, en un medio social superior, y se codea con gente que ha tenido una educación exquisita, siempre le queda un cierto resquemor, porque él no ha vivido esas experiencias.

El otro punto o rasgo que le marca es su interés por la ciencia, por lo científico. Él accede a la literatura desde el campo de la ciencia y es un autor que, incluso en obras imaginativas, se mantienen dentro del campo de lo científico, lo experimental, etc. aunque sea ciencia-ficción.

Y un tercer marcaje lo supone la política. Wells es un reformador social, o al menos, quiere serlo. El problema es que sus teorías siempre saltan en pedazos al chocar con la realidad. Por eso sólo le quedó la utopía.

Nunca dejó de creer que la naturaleza humana se pueda moldear y mejorar, con la enseñanza, primordialmente. Y claro, hizo todo tipo de intentos al respecto. A pesar de dos guerras mundiales, lo que hubiera decepcionado a cualquier otro, a él no le bajó del burro: siguió pensando lo mismo. Cierto que volvió decepcionado de hablar con Lenin y con Stalin, y del fiasco de la Sociedad de Naciones, pero, visto que no conseguía lo que quería, lo intentó en la ficción. De ahí su creación de mundos nuevos y mejores, en la creencia de que la ciencia, la educación, la inteligencia finalmente han de vencer a los estúpidos políticos. Pero eso es otra historia...

Ariodante, julio 2009

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Error loading MacroEngine script (file: BannersDetalle.cshtml)
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar