Anika entre libros

Entrevista a Ismael Martínez Biurrun por "El escondite de Grisha"

"Como escritor me encanta explorar la mente de los personajes con herramientas fantásticas y siniestras, porque me sirven como llave o como puente para conectar con el subconsciente"

Firma: Anika Lillo / Fotos: cedidas por el autor / Junio 2012

 

No es casualidad que ésta sea la tercera vez que entrevistemos a Ismael Martínez Biurrun en Anika Entre Libros. Quienes le hemos leído sabemos que sus novelas tienen calidad, son diferentes, están alejadas del best seller pero tienen el imán de estos. Es su forma de contarnos las historias y ciertos ingredientes lo que nos atrae. En "El escondite de Grisha" hay elementos más que suficientes como para dejarte absorber por su argumento y de eso hablaremos durante la entrevista. Como aperitivo, el argumento de la novela.

 

Cuando Olmo empieza a trabajar en la biblioteca conoce a un niño muy especial que tiene la capacidad de quedar bajo un estado alterado de conciencia y conectar con otro niño que vive a miles de kilómetros de distancia. Otro niño que tiene su mismo nombre, un niño al que cree que le ha robado la vida.

El pasado oscuro de Olmo resurge en su mente cuando conoce al pequeño Grisha, y tras cometer juntos un inesperado asesinato marchan a la búsqueda del origen del pequeño huérfano. Con esta búsqueda Olmo espera, también, encontrar sus propias respuestas.

 

Ganador del premio Celsius de la Semana Negra en dos ocasiones y finalista este año por tercera vez, también se hizo con un premio Nocte y cualquier día le vemos con el Ignotus porque se lo merece. Hablamos con Ismael.

 

ENTREVISTA

 

Tengo la impresión, tras haber visto una presentación literaria tuya, de que tus novelas son de esas de las que no puedes contar demasiado ¿es falsa esa impresión o deberíamos guardar ciertos detalles como secretos?

En esta novela hay un par de giros fundamentales que pueden ser destripados demasiado fácilmente, aunque no es una trama con elaboradas sorpresas, sino más bien una historia emocional de encuentros y desencuentros. El lector puede vaticinar lo que va a ocurrir, para mí no es un fracaso que lo haga, pero sí es un fracaso si no logro sorprenderle con la intensidad emocional llegado el momento, si no le hago sentir de un modo inesperado respecto a hechos que quizá podía prever.

Las presentaciones de libros, en cualquier caso, son siempre actos incómodos para el autor porque debe hablar en una especie de lenguaje codificado, una sucesión de eslóganes que capten el interés del público sin desvelar nada. En ese sentido resultan mucho más enriquecedores los encuentros en clubs de lectura, por ejemplo, donde todos se han leído el libro y se puede hacer un análisis y un intercambio de ideas. Resumir un libro que has tardado un año en escribir es un ejercicio penoso; uno de los momentos más dolorosos de todo el proceso es el de redactar el texto de la contracubierta. Siempre trato que sea otro el encargado de hacerlo, porque es muy difícil resumir sin desvirtuar. Especialmente en novelas con varios niveles de lectura como "El escondite de Grisha".

 

biurrun1 

De todas formas tras la portada se ocultan muchas cosas. Algunas son excusas para que la historia tenga un misterio que nos enganche (fantasmas, escritura automática, sanadores...) ¿por qué te gusta tirar de lo esotérico o del misterio para captar nuestra atención si eres más bien escéptico?

El gusto por lo terrorífico proviene siempre de la infancia, no creo que nadie desarrolle el gusto por esta clase de ficción un buen día, siendo adulto; pero no sabría explicar por qué es así. Lo cierto es que ahora apenas leo literatura de terror, pero como escritor me encanta explorar la mente de los personajes con herramientas fantásticas y siniestras, porque me sirven como llave o como puente para conectar con el subconsciente, con ese mundo escondido de deseos y miedos que todos tenemos y que se manifiesta ocasionalmente en nuestros sueños. Los fantasmas, el ejemplo más obvio, funcionan como poderosas metáforas de la culpa. Luego es trabajo del autor emplear esos iconos y esa parafernalia de un modo sutil y no tan evidente.

 

Esto me lleva a una pregunta importante sobre el género. ¿Estás dispuesto a aceptar que esté dentro de Terror, y Misterio como subgénero o prefieres ampliar o romper estas etiquetas?

Creo que una interpretación flexible de la etiqueta "fantástico" es la que mejor se adapta a mis novelas. También son thrillers en el sentido de que su objetivo es inquietar, crear cierto suspense, y la muerte tiene un papel más o menos central en la trama. Desde luego no creo que puedan considerarse novelas de terror puro, aunque la etiqueta tampoco me incomoda. No es un tema que me preocupe a la hora de escribir, pero admito que teorizar sobre los géneros tiene su interés.

 

¿Hablar de las relaciones personales o del interior de una mente tan compleja como la de Olmo era tu meta real, tu leit motiv?

Cuando yo empiezo a escribir una novela no lo sé todo sobre mis personajes. Averiguar por qué están trastornados se convierte en mi principal motivación, al igual que debería serlo para los lectores. El problema consiste la mayoría de las veces en controlar el impacto de los fenómenos extraordinarios de la narración para que no arrasen con todo, es decir, que dejen espacio a los pequeños asuntos de los personajes y sirvan para añadir matices a su caracterización, en lugar de reducirlos a figuras planas que se limitan a reaccionar ante lo insólito.

 

¿Por qué crees que nos atraen tanto las mentes complejas o enfermas?

Nos atraen porque todos somos un poco retorcidos y estamos un poco enfermos; no nos cuesta reconocer esos impulsos desquiciados, y nos atrae el juego de imaginar hasta dónde podríamos llegar si no tuviéramos ningún tipo de cortapisa moral.

 

biurrun2

Háblanos de Olmo ¿quién es Olmo?

Olmo ha sido el personaje más difícil de perfilar de todos mis libros. De hecho no llega a ser perfilado por completo en la novela; le corresponde al lector rellenar los huecos, si quiere, o enfadarse conmigo. Olmo podría ser un asesino frío y embustero, podría ser un esquizofrénico o podría ser una persona normal con demasiada mala suerte. En todo caso asistimos a su lucha por acceder al control de sus propios sentimientos; controlarlos exige nombrarlos, en primer lugar, que es algo para lo que Olmo está incapacitado.

 

¿Por qué has introducido a Patricia en la novela?, ¿cuál es su papel?

Patricia es una mujer hecha de contradicciones. No la introduje para cumplir un papel específico o representar nada concreto; la introduje porque Olmo era un hombre tan extremadamente solitario que sentí lástima de él. Le busqué una compañera, igual que Dios a Adán o Viktor Frankenstein a su criatura. Hay lectores que echan en falta un mayor desarrollo de este personaje, y tienen razón, a mí también me gustaría saber más cosas sobre ella. Pero siempre tuve muy claro que el núcleo de este relato se encontraba en la relación de Grisha y Olmo, y no quise convertirlo en un triángulo, porque además esa estructura ya la había explorado en "Rojo alma, negro sombra".

 

¿Y Grisha, cómo es él? O mejor ¿cómo has querido que lo captáramos?

Grisha surge de una imagen: un niño escondido debajo de una mesa en un edificio vacío, en mitad de la noche. Al principio no sabía que era una biblioteca ni cuál era la historia de aquel niño. Lo que tenía claro era que necesitaba ayuda, necesitaba a alguien que le ayudara a enfrentarse con sus miedos; y entonces surgió Olmo.

 

Esta novela no existiría sin otro Grisha, un niño ucraniano ¿por qué le has dado esa imagen de ángel enfermo?

El otro Grisha es tan importante que de hecho esta novela podría haberse escrito al revés, desde su punto de vista, el punto de vista de quien emite esa "llamada" de auxilio y espera que las respuestas acudan a él. Su historia es terrible, y me gustaba la idea de presentarlo como un ser condenado y al mismo tiempo bendecido con un don. Pero no es conveniente hablar demasiado de él para no destripar el libro…

 

Aparece Chernóbil como parte de la historia. ¿Qué representa Chernóbil en la novela?

Tiene múltiples significados, pero el primordial es el de sepultura. Más que las imágenes o las cifras del desastre de Chernóbil, fue la palabra "sarcófago" la que me decidió a emplear este escenario en la novela. Dentro de ese sarcófago resquebrajado existe un núcleo incandescente que todavía sigue arrojando veneno al exterior, igual que ocurre con los traumas dentro de la cabeza de los personajes. En fin, explicar las metáforas es otro de esos trabajos incómodos para el escritor. Funcionan mejor si no terminan de desvelarse por completo.

 

enael1

"El escondite de Grisha" se presta a varias lecturas, tú has descubierto hablando conmigo que incluso a más de las que tenías previsto ¿por qué esta opción de narración abierta?

No hay un por qué. Simplemente me gustan las historias que se prestan a interpretación. Al contrario que a la mayoría de los lectores, a mí no me molestan los cabos sueltos o los finales abiertos. Pienso que las historias tienen así una segunda vida en la cabeza de cada lector.

 

El estilo que has utilizado, el de las varias posibles versiones a la hora de entender la novela, ha provocado que haya quien crea que no ha entendido el libro ¿qué les dirías a esas personas?

Espero que hayan entendido lo esencial, claro. No escribo surrealismo. Pero si han entendido lo esencial y sobre todo la historia les ha afectado emocionalmente en algún momento, la misión del libro ha sido cumplida.

 

Muchos autores verían con gusto sus novelas en la gran pantalla. ¿Qué director sería el ideal para conseguir que viésemos a Olmo y a Grisha con los ojos de Ismael Martínez Biurrun?

Cualquier director que crea en las historias sería ideal. Espero que alguna vez ocurra.

 

enael2

Ojalá sea así, sería maravilloso ver a tu(s) Grisha(s). Ismael, al margen de lo que digan críticos y lectores ¿cómo valoras tú la evolución de tus novelas? ¿Crees que has llegado al estilo personal que querías o quieres madurar otros estilos?

Aún estoy lejos de tener una obra suficiente para ver mi evolución con perspectiva. Cada libro surge por razones diferentes y lo escribo como él me exige que lo escriba, no tengo un plan trazado. Lo que puedo confirmar es que trato de hacerlo mejor cada vez, y que para mí es importante esa búsqueda de una voz, o un estilo propios. Supongo que será una búsqueda infinita.

 

Muchas gracias por tu novela, Ismael, y por la entrevista. Un abrazo.

Muchas gracias a ti, Anika, y a todos los lectores de tu web.

 

Foto del trofeo Celsius Semana Negra 2011: lainformacion.com (cedida por el autor)

Foto Ismael sentado de Mikel Saiz (cedida por el autor)

Resto fotos pertenecientes al II Encuentro Nacional Anika Entre Libros 2012 en Madrid, con Emilio Bueso y Anika.

 

ver + Ismael Martínez Biurrun

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar