Anika entre libros

Entrevista a Amir Valle por "Largas noches con Flavia"

"La Revolución Cubana es hoy una gran mentira rodeada de mentiras por todas partes"

Firma: Pilar López Bernués / Fotos: autor / Septiembre 2008

 

Amir Valle nació en Cuba en 1967. Es Licenciado en Periodismo y ejerce esa profesión juntamente con su labor de crítico literario, ensayista y narrador. Sus obras se han traducido a varios idiomas y cuenta en su haber con muchos galardones.

La novela que servirá de base a la entrevista (Largas noches con Flavia) es la ganadora del III Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona.

En su momento ya publicamos una entrevista por su libro "Jineteras" realizada por Enrico Camerani. Hoy dedicamos la entrevista a Cuba y a Largas noches con Flavia, una novela de la Cuba castrista basada en hechos reales.

 

 

ENTREVISTA

 

Hola, Amir. En primer lugar permíteme que te felicite por el Premio (y por todos los que tienes y no he detallado para no extenderme) ¿Por qué motivo presentaste "Largas noches con Flavia" al premio Ciudad de Carmona?

Recuerdo cuando, a mediados del 2005, la editora de Almuzara, Nicole Cantó, me contactó en Cuba para hablarme de su idea de organizar este premio. Fue un proyecto en el cual, inicialmente, participamos el escritor cubano Lorenzo Lunar, Nicole Cantó y yo, que tuve una gran responsabilidad en la preselección de los finalistas de la primera convocatoria. La editorial Almuzara y Ciudad de Carmona acogieron este premio desde el inicio con mucha expectativa, y por supuesto, también con todos los temores y las esperanzas que siempre despierta el nacimiento de un proyecto como éste. Eso, por un lado.

Ganar ese premio en su tercera edición es, para mí, primero, un homenaje a la persona que más confió en mí cuando nadie me conocía en Europa: la editora Nicole Cantó, que ahora se ocupa de otros proyectos.

También me decidió el simple hecho de que mi amigo, el desaparecido escritor Justo Vasco, leyó la novela y me escribió en uno de sus mensajes: "esta es una novela para un premio de novela negra porque es muy muy negra".

Y finalmente tomé la decisión por el reto que significa que de ese premio han salido dos excelentes novelas de dos autores que, además deser mis amigos, son muy respetados dentro del género en lengua española: el español Antonio Lozano y el argentino Guillermo Orsi, que ganaron respectivamente las ediciones anteriores con sus novelas El Caso Sankara y Nadie ama a un policía.

 

La obra está basada en un suceso que ocurrió en 2001 ¿Sueles elegir hechos reales en el momento de escribir tus novelas?

Todas las novelas de la serie negra que he llamado "El descenso a los infiernos" abordan casos reales de la realidad cubana de los últimos años. Lo hice así para protegerme, para que nadie, ni en Cuba ni fuera de Cuba pudiera decir que yo inventaba. Todos los casos de mis novelas están documentados por la policía de mi país, aunque lamentablemente casi ninguno ha sido divulgado en los medios oficiales, aunque sí son muy conocidos por la población de la isla.

Por ejemplo, en mi novela Las puertas de la noche me baso en un caso de prostitución infantil que se publicó en los periódicos cubanos a fines de la década del 90 y que implicaba a turistas extranjeros que fueron condenados; en Si Cristo te desnuda hablo de algo que hoy está muy de moda en Cuba: la intolerancia homosexual, a partir de un real caso de asesinato de un delincuente que se dedicaba a la extorsión de travestis; en la siguiente novela Entre el miedo y las sombras, monto en un único escenario novelado tres casos que salieron a la luz pública a inicios del nuevo milenio cuando la policía decidió hacer redadas contra el crecimiento acelerado del tráfico organizado de venta de estupefacientes en La Habana; en Santuario de sombras recojo las experiencias de tres sobrevivientes al tráfico de personas entre Cuba y Estados Unidos por vía marítima (curiosamente un funcionario cubano me acusó de estar inventando algo que no existía, pero un año más tarde de la publicación de mi novela comenzó el gran escándalo que hoy existe y por el cual han sido llevado a juicio en los Estados Unidos unos cuantos de estos traficantes), y esta última Largas noches con Flavia se ocupa de la Amirgijonparticipación de turistas extranjeros en la introducción de drogas a la isla.

 

Amir Valle y la escritora Cristina Macía en la Semana Negra de Gijón durante la presentación de "Largas noches con Flavia"

 

Se desprende del libro que resultaba bastante fácil entrar droga en Cuba... ¿No existía el suficiente control o éste era corrupto?

Si nos atenemos a lo que dicen las autoridades cubanas a la opinión pública internacional, Cuba es una isla modelo en la lucha contra las drogas. Incluso conozco a personas dentro de las fuerzas policiales especializadas en esa lucha que me afirman que se trabaja muy duro para evitar que las calles se llenen de ese flagelo. Lamento decir que, por diversas razones, en Cuba hoy se vende tanta droga como en otros países de la región aunque todavía la demanda no signifique mucho si se compara con la demanda que existe en otras naciones. Pero va creciendo, desgraciadamente, y hay muchas pruebas que dan fe de que su impacto en la población joven sobre todo va siendo cada día más peligroso.

La corrupción, por supuesto, es una de las vías que permite la entrada de la droga al país: las depuraciones y castigos que han ocurrido a lo largo de más de treinta años en las altas esferas del poder son la prueba de que incluso ellos han tenido implicación en ese tráfico. No lo digo yo, ahí están los hechos.

 

¿Han cambiado las cosas desde el momento en que sucedió lo que has novelado?

Lamento decir que sí, han cambiado, pero para peor. Hoy se consume más droga que antes, hoy existen bandas organizadas del tráfico de drogas que antes eran sólo pequeños grupitos sin mucho poder, y lo más triste es que ya existen hasta documentales que se han trasmitido por las televisoras del mundo donde se demuestra que esas bandas están muy bien conectadas con los militares y con el poder político.

También existen esas pruebas, y el mundo ya las ha podido ver. Lamentablemente, el pueblo cubano no ha tenido acceso a esas pruebas que muestran el grado de corrupción alcanzado por esos mismos que hoy le piden sacrificios, como siempre, en aras de un mundo mejor.

 

Ese poder "de la calle" que ostenta el viejo Alex en la novela ¿cómo se consigue en un país comunista?

Primero debo aclararte algo: Cuba no es un país comunista, es una dictadura de derecha que funciona como cualquiera de los fascismos que han existido hasta hoy, pero con la única diferencia de que dice luchar por ese mundo mejor en un planeta como éste que, en verdad, está muy jodido.

Ellos son los primeros mafiosos, funcionan como una mafia, incluso a nivel familiar (incluso hoy se está posesionando en responsabilidades con poder a los hijos del clan Castro), y por esa razón nadie debe asombrarse de que en los barrios marginales exista ese tipo de poder.

En el caso de Alex, que es un personaje real (su nombre real fue Francisco Alexander Vargas Machuca y murió en el 2002 en La Habana) se trata de un hombre que ha sabido conservar su poder desde antes de 1959, cuando trabajaba para el capo norteamericano Meyer Lansky. Fue un gran amigo ese viejo. Lo quise mucho, y por eso he logrado llegar en mis historias a cosas que otros escritores y periodistas no han llegado: él me abrió las puertas para conocer cosas que yo tenía delante de mis ojos, pues vivía en esos barrios, y no veía.

 

Nos muestras claramente la Cuba que se enseña a los turistas y la Cuba marginal, apenas separadas ¿Crees que la mayoría de las personas que van en busca de playas paridisíacas no ven esa realidad?

Lamento decir que es así. Y lo peor es que he visto cómo personas que van a Cuba, se hospedan en buenos hoteles, comen comidas que los cubanos no pueden ni soñar, viajan por toda la isla con comodidades que están prohibidas para los cubanos, luego regresan a sus países a Largasnoches -portadadecir que Cuba es una maravilla.

Conozco, incluso, a supuestos luchadores de izquierda, que acá en Europa se manifiestan contra cualquier bobería que les afecta su alto nivel de vida, y van a Cuba a disfrutar de esas facilidades e, incluso, a gozar con los placeres sexuales de nuestras jovencitas prostitutas, y luego se paran acá en escenarios públicos a elogiar las maravillas del sistema cubano.

Yo asisto cada año a varios eventos en España donde los organizadores, en un acto de democracia muy digna, les permite montar sus carpas o sus stands donde promueven el comunismo y sus supuestas virtudes, y en esos lugares me he encontrado con unos cuantos intelectuales de izquierda hablando maravillas de mi país, ofendiendo mi inteligencia incluso porque ellos me ven como parte del público y siguen hablando, olvidando que yo los he visto en Cuba detrás de las nalgas de nuestras hermosas negras y comprando tabaco y ron en el mercado negro, por sólo mencionar un par de las cosillas menos graves que han hecho.

Realmente me dan asco y, por desgracia, mucha gente también sabe que ellos cometen esos "pecadillos" y por eso cada vez menos gente cree en sus discursos de izquierda. El mundo hoy es un mundo con pensamiento de derecha porque la izquierda ha traicionado la verdadera esencia de esa tendencia ideológica.

 

Me ha llamado la atención que chicos jóvenes y actuales pudieran ser en 2001 tan incautos, por no decir ingenuos. Ya sé que los personajes no los has inventado tú, pero me gustaría conocer tu opinión...

Mira, sin ofender, lamento decirte que chicos como esos yo los veo bastante, por miles, en la España actual. No puedes esperar otra cosa con el pésimo sistema de educación que existe y sobre todo con la idiotización que se trasmite cada día por la inmensa mayoría de los canales de la televisión.

He descubierto también que muchos europeos, entre ellos muchos jóvenes españoles, creen que se las saben todas en este mundo y resultan ser de una ingenuidad aplastante, porque no han visto a la maldad, a la muerte y al engaño campeando en sus vidas como la vemos la mayoría de los latinoamericanos cada día.

Lo mismo sucede en otras naciones de Europa, aunque por otras razones. Por ejemplo, la fortísima seguridad con la que se vive en Alemania y países nórdicos, donde la violencia social es mínima y el delito casi no existe, convierte a sus ciudadanos en personas demasiado ingenuas.

Los latinoamericanos, sin embargo y por desgracia, hemos tenido que inventarnos métodos de supervivencia que siempre pasan por el engaño, la estafa, el pandillerismo, el robo organizado, la mentira institucionalizada, y otros males que acá en Europa no suelen ser métodos de vida, como sí lo son allá, y por eso la mayoría de los europeos son víctimas muy fáciles de engañar.

Yo mismo acabo de conocer, este mes de julio, en Gijón, a tres jóvenes de 17 años cuyo único interés en el mundo es irse a discotecas y drogarse. Y lo curioso es que lo hacen sin violencia, simplemente lo ven como un modo de disfrute. ¿Me crees si te digo que esos muchachos creían que Estados Unidos era un país del Medio Oriente?

 

Amir... ¿Es el carácter cubano algo conformista? Me lo ha parecido así en la obra.

Sí, desgraciadamente, el cubano se ha convertido en un ser conformista debido a la desilusión y a la desinformación. La inmensa propaganda de más de cuarenta años que ha hecho el gobierno diciéndole a los cubanos que el resto del mundo está agonizando, sin salud, con pobreza a todos los niveles, con hambres que arrasan a todos los países, con guerras, con el canibalismo social del imperialismo, entre otros muchos males, hace creer todavía a un gran porciento de nuestro pueblo que Cuba es el único sitio posible para vivir en el mundo.

No es un chiste. Es el resultado de la propaganda, con una fuerza similar a la que hizo que toda Alemania apoyara a Hitler en su locura, haciéndoles creer a los alemanes que sólo él podría traer la solución de un mundo mejor (y fíjate la coincidencia con la propaganda actual de países que se dicen socialistas como Cuba, Venezuela y Ecuador).

Basta recordar que antes de 1959 el pueblo cubano se lanzaba a las calles, y hasta tomó las armas muchas veces, contra otros gobiernos corruptos pero que no utilizaban la propaganda con la fuerza con la que la ha utilizado el actual gobierno.

 

¿Existe en la Cuba castrista una desigualdad social y racial?

No lo digo yo: el mismo gobierno lo ha reconocido en muchos de sus informes en los últimos 20 años. El racismo existe, la desigualdad social es terrible y existen ricos muy ricos y pobres cada vez más pobres. Eso, para no hablar de otros males que, supuestamente, la Revolución de 1959 debió erradicar.

 

¿Son las drogas y la prostitución la opción económica de los que viven en la miseria?

Es una más de las opciones. Alrededor de la droga y de la prostitución hay un amplio entramado comercial que se beneficia de esos sucios dividendos. Pero no es lo único. Te recuerdo que hoy el cubano intenta sobrevivir hasta de los ladrillos que extrae de sus viejas casas cuando se derrumban por la falta de mantenimiento y por los embates del clima en la isla. Los ancianos, por ejemplo, venden a unos pocos centavos los cigarros que le vende el Estado por la libreta de racionamiento para poder comprar unos pocos granos de arroz para comer.

 

¿Crees que negar lo evidente, aunque sea utilizando los medios de comunicación y su gran influencia, es una actitud absurda? ¿Qué se gana mostrando al mundo una imagen que no existe?

Los gobernantes de la Revolución han hecho suya una máxima creada por el siniestro Goebbels, el gran propagandista de la Alemania nazi: "de una mentira repetida se crea una verdad", o algo así, pues ahora no recuerdo bien la frase. Y ellos saben que para sobrevivir tienen que mentir, primero al pueblo, para mantenerlo engañado y con miedo a los males que supuestamente le caerán encima cuando el socialismo se termine; segundo, tienen que mentirle y ocultar la verdad a los pocos creyentes de la izquierda que todavía les apoyan.

Te recuerdo algo: Cuba es una isla y la geografía dice que una isla es una porción de tierra rodeada de agua por todas partes. Parafraseando ese criterio puedo decirte que La Revolución Cubana es hoy una gran mentira rodeada de mentiras por todas partes.

 

¿Hay realmente hoteles de lujo junto a chabolas?

No, eso es una mentira. Pero el asunto es que ya los barrios más importantes de la capital cubana, Centro Habana y La Habana Vieja, son inmensas chabolas debido al terrible estado de depauperación arquitectónica de sus edificaciones. En La Habana hay apartamentos de menos de 30 metros cuadrados donde viven más de quince personas, y los famosos "solares" son lugares donde se concentran decenas de familias en lugares donde, normalmente, caben solamente dos o tres familias, sin agua potable, con servicios sanitarios de uso común.

Las casuchas y agrupaciones de viviendas desastrosas que ustedes llaman chabolas existen en las afueras de la ciudad, como en muchos otros países de América. Y se supone que esas "chabolas" no debían existir en una sociedad como la nuestra.

En otras provincias del país sí te puedes encontrar algún buen hotel junto a viviendas tan depauperadas como las que yo mismo he visto en Santo Domingo, en Sao Paulo o en Madrid.

 

Las mafias, estrechamente en contacto con países occidentales, ¿cómo montan allí su "modus operandi"?

Para contarte esto necesitaría escribir un libro. Pero son muchas las opciones que tienen, aunque casi todas tienen siempre relación con algún estrato de poder oficial. No podemos olvidar que el control en Cuba es tan grande que muchas veces se enteran hasta de lo que le dices a tu mujer en la cama.

La corrupción política y militar permite que esas mafias contacten a las mafias cubanas, que van tomando fuerza, generalmente apoyadas por figuras escondidas detrás del poder político. Nadie puede olvidarse hoy que los jefes de las bandas mafiosas rusas, checas, o rumanas son precisamente aquellos que estaban en el poder en los tiempos del comunismo en esos países: generales, primeros secretarios del Partido Comunista, ministros.

 

En un país comunista ¿es posible cambiar de condición social? Porque está claro que las desigualdades existen.

Todo es posible. Yo mismo soy hijo de obreros, de un carpintero y una maestra que viven en una casuchita de Centro Habana, en muy malas condiciones de vida. Y lo poco que he podido mejorarles su nivel de vida es debido a mis ingresos como escritor fuera de Cuba, ganando lo que allá llaman "moneda dura". Me da vergüenza decirlo, pero los que más fáciles cambian de posición social en la Cuba comunista son los altos jefes que eran campesinos, obreros, mineros, basureros, y hoy viven en grandes mansiones, van a los hoteles de lujo, viajan por el mundo gastando un dineral y dan a sus hijos las posibilidades que no tienen millones de jóvenes cubanos. Por eso te decía: Cuba no es una isla comunista. Allá hay un capitalismo feroz disfrazado de ideología Amir1comunista.

 

Volviendo un poco al libro... El inspector Alain muestra una actitud intachable junto a Flavia, aunque ella lo provoca continuamente... Por su labor de protector ¿se ve a sí mismo más como padre que como hombre?

Alain es un personaje que armé con las personalidades de dos amigos policías y te puedo asegurar que he sido fiel a su modo de actuar. Son casados, son fieles esposos y padres excelentes. Pero te aclaro algo: el machismo cubano, casi como una ideología nacional, obliga al hombre a actuar como hombre incluso en circunstancias en las que no desea hacerlo. Quise dar ese detalle en mi novela, y por eso, si te fijas, Alain hace el amor con Flavia casi solamente para recordarle que no debe renunciar al amor aunque haya tenido malas experiencias. Él utiliza el acto sexual como otra alternativa para salvar el alma de la muchacha. No es un animal y ese acto lo marca más, precisamente porque no fue simplemente acostarse, sino demostrarle a ella que cuando dos personas se entregan con sinceridad el amor encuentra espacio. Es un acto de infidelidad carnal, pero no por eso se tambalea su amor por su esposa Camila.

 

Y en el caso de Flavia: ¿Se enamora de su protector o es el miedo a morir el que la impulsa a vivir a tope y al día?

Creo que Flavia no llega a enamorarse. Ella simplemente siente que por primera vez en su vida no la han usado, que la han hecho sentir parte de algo hermoso como el amor, que existe alguien que la defiende incluso sin tener necesidad de hacerlo, y por eso se pega más a Alain, además de que es normal que en esas circunstancias el débil (ella) se sienta atraída por el fuerte (Alain).

 

Amir... A mí me parece que la trama de la novela es lo menos importante de la obra ¡sin desmerecerla en absoluto! Quiero decir que, a mi entender, te ha servido para mostrar un escenario y era ese escenario el que querías describir en realidad... ¿Es así?

Tienes razón. Siempre he dicho que escribo de la realidad que he vivido. Y allí no hay nada inventado. Allí, en esa novela, como en otras, he querido mostrar mis barrios, la gente con la que he compartido sueños y desesperanzas, las costumbres de mi pueblo, su modo de hablar. Por eso, alguien como Justo Vasco dijo una vez que mis novelas eran novelas de tesis pues yo intentaba mostrar (demostrar) en mis novelas el modo de vida al que se ha visto lanzado el cubano por el mal gobierno que hemos padecido en estos 50 años.

 

¿Tienes previsto escribir o publicar a corto plazo algo más?

No me gusta hablar de lo que viene, pero sí… quienes me conocen saben que siempre ando escribiendo y que, gracias a mi Dios, siempre también he tenido la posibilidad de que mis libros vean la luz.

De todos modos creo que el 2008 ha sido un año buenísimo para mí: acaba de salir esta novela; también publiqué por Ediciones B el libro Habana Babilonia. La cara oculta de las jineteras; ese mismo libro sale en alemán a fin de este año, donde ya publiqué Santuario de sombras, traducida al alemán también y la editorial andaluza ALMED debe publicar un libro sobre La Habana contada por los grandes hombres y mujeres que han vivido o pasado por allí.

 

Pues por mi parte eso es todo, a menos que desees añadir algo más...

Sólo agradecer, como siempre, el espacio que Anika me brinda en estas páginas y decir que me siento orgulloso de que me tenga en cuenta en un proyecto tan importante como éste que debiera tener más apoyo del que hoy tiene por parte de las instituciones culturales de España. Lamentablemente se le da apoyo cultural a mucha basura y un proyecto serio y profundo como éste tiene que sobrevivir gracias al esfuerzo de hermosos locos como Anika.

 

Anika: Gracias de corazón por tus palabras, Amir. Un día brindaremos juntos.

 

Muchas gracias, Amir, por la entrevista y enhorabuena por el Premio Ciudad de Carmona. Creo que has escrito una obra que no sólo gustará a los amantes del género negro porque posee un contenido muy profundo y digno de considerar.

Gracias a ti también, que me has hecho pensar bastante, por cierto.

 

ver + Amir Valle

 

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentarios de los lectores:

Publicidad

Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar