Anika entre libros

En un rincón del alma

Ficha realizada por: Anika Lillo
En un rincón del alma

Título: En un rincón del alma
Título Original: (En un rincón del alma, 2010)
Autor: Antonia J. Corrales
Editorial: Ediciones B


Copyright:

© Antonia J. Corrales, 2010

©  Ediciones B, 2012

Edición: 1ª Edición, Febrero 2010
ISBN: 9788415420231
Tapa: Blanda
Etiquetas: amistad, romance, amor, drama, novela dramática, mujeres, intimista, narrativa, literatura española, novela dramática, novela sentimental, novela romántica
Nº de páginas: 185

Argumento:


Jimena envía a su madre una larga carta, prácticamente un manuscrito, su vida, y se la escribe porque es consciente de que su madre "no la conoce". Su vida ha estado llena de momentos emotivos, difíciles, duros, algunos alegres, y otros terribles. El amor y la amistad influirán en su camino y estos junto a cierta percepción que parece provenir de un sexto sentido serán los únicos que le hagan tomar la gran decisión de su vida. Un viaje a El Cairo será su forma de romper con lo que no le gusta y alcanzar su sueño.

 

Opinión:

 

Anika Lillo

Este es uno de los libros más emotivos que he leído en mi vida. He llorado hasta la saciedad, me he visto inmersa en ese trío de brujas de Eastwick, he sufrido por ellas y con ellas, he recordado que también tengo mi propio paraguas rojo para cobijarme en él, y he sentido a flor de piel y con una intensidad como no había sentido en años.
 
Algunas personas lo han definido como delicioso, y me apunto a esa observación, pero no puedo aparcar ahí todo lo que he sentido yo leyéndolo, quizás porque como dice su autora, yo también soy mujer de agua, también soy bruja de Eastwick. Y confieso que conforme leía la historia de Jimena, Remedios y Sheela, se me iban rompiendo trocitos en el corazón. No soy una apasionada de las novelas románticas ni de los dramas, pero cuando una historia está tan bien escrita como ésta y sabe transmitir estas emociones, su lectura supera cualquier otra que haya leído antes. "Love story" se me queda corta a su lado, "Los puentes de Madison" no consigue llegarle más que a las rodillas, y así podría citar otras historias de amor y drama que no alcanzan a transmitir con tanto acierto cada sentimiento impreso en estas páginas que se leen de tirón, secuestran tu corazón y te hacen sentir que ya son parte de tu vida.
 
Además de demostrar Antonia J. Corrales que el intimismo es -para mí sin duda- su estilo estrella, en esta novela ha dado saltos en el tiempo con una sutileza absoluta, sin romper en ningún momento la estructura de la novela, quizá debido a sus cortos capítulos, otro acierto más. Y tiene muchos momentos inolvidables, desde los que corresponden a la actualidad (como el graffiti de la persiana), a algunos que representan la niñez de Jimena (como la muñeca cara de patata).
 
Podría, pero no lo haré por respeto a los deseos de su autora, hablar con más detalle de Omar, un personaje esencial en "En un rincón del alma", así que le dejaré mi homenaje con unas palabras: "Incluso con el misterio que te rodea y la inseguridad que eso puede provocar, haces creer en el amor". 
 
Antonia J. Corrales consigue, además, crear unos maridos creíbles, y centrándonos en el de Jimena, puedo decir que ha mostrado a la perfección su evolución, desde la etapa de recién casados hasta la actualidad, cuando por su vida ya han pasado todo tipo de momentos matrimoniales, y del mismo modo ha sabido reflejar el estado anímico de ella en cada etapa de su vida en común. Esos motivos hacen que te sientas parte de la historia, como si fueras su almohada o su confesor, como si fueran tus amigos o formaran parte de tu vida.
 
Y sin duda un acierto muy grande ha sido el convertir "En un rincón del alma" en una historia de tres mujeres, o en tres historias que abrigan a la misma mujer.
 
Gracias, Antonia, por escribir esta historia.
 
Anika Lillo

 



María Dolores García Pastor

Para ser del todo sincera he de decir que lo que me atrajo de este libro fue su portada. También es verdad que había oído hablar de la autora y tenía muchas ganas de leerla. Así que cuando "En un rincón del alma" llegó a mis manos dejé todas las lecturas que tenía empezadas para echarle un vistazo a este libro. La intención era hojearlo un poquito, tantearlo… pero rápidamente me enganchó y no pude dejar de leerlo hasta que dos días después de haberlo comenzado cerré su última página con incipientes lágrimas en los ojos.

Y es que "En un rincón del alma" atrapa. El estilo ágil y la prosa sencilla de su autora hacen que las páginas fluyan. Pero ojo, cuando digo sencillez me refiero a que Antonia J. Corrales no escribe para demostrarle al mundo lo bien que sabe escribir, para lucirse con palabras cultas y rimbombantes, y eso requiere un importante trabajo que no se ve pero que está ahí. Esta escritora quiere contar historias, contagiarnos con las sensaciones y los sentimientos de su protagonista y es eso lo que consigue. La historia de Jimena es una historia sencilla, también, sin grandes pretensiones, y eso la hace ser universal, ya que es la de tantas y tantas mujeres que se sentirán identificadas con el personaje.

Porque la protagonista de este libro podría ser cualquiera de nosotras. Una mujer que vive el desarraigo familiar causado por una madre poco afectuosa, varios hermanos entre los que desaparece difuminada y la muerte del padre. De ahí a una relación en la que nunca se sentirá valorada y en la que acabará convertida en la mujer que hay detrás del gran hombre, la que permanece en la sombra. Jimena busca su identidad y su lugar en el mundo y la acaba encontrando cuando huye de todo lo que, de alguna manera, las circunstancias, los demás o su propio dejarse llevar le han impuesto.

Pero este libro también nos habla de complicidad femenina. De soledades compartidas. Al mismo tiempo es una llamada de atención sobre la violencia de género. Y detrás de todo ello, o por encima, sobrevolando toda la trama de estas cartas tan personales que la protagonista dirige a su madre, la figura del paraguas rojo simbolizando la protección y el cobijo, la mano amiga que nos rescata de la soledad y, aún no estando presente, nos hace saber que estamos bajo su amparo.

Además del estilo de la escritora está claro que la lectura se vuelve muy ágil gracias a la cortísima extensión de los capítulos de este libro. Por otra parte, el hecho de que todo esté contado en primera persona hace que la sensación de intimidad con la protagonista, de cercanía con ella sea mayor. Es como si Jimena nos estuviera contando su historia sólo a nosotras. Lo dicho, lectores y lectoras, ándense con ojo que este libro engancha.

María Dolores García Pastor



Marta Querol

Esperaba el libro con tanta ilusión, que cuando llegó me emocioné. Intuía que iba a ser una experiencia inolvidable, y no me equivoqué. El problema es que cuando lees algo así, luego se hace muy difícil escribir unas líneas que estén a la altura de lo que te hizo sentir.

Porque hay libros que tienen palabras, y libros que tienen vida. Y este es el caso de "En un rincón del alma". Es un libro vivo, que destila sensibilidad, y que de tan real que es lo llegas a sentir, se convierte en parte de uno mismo.

A partir de las cartas que una hija empieza a escribir a su madre en el momento más crucial de su vida, nos introducimos en la vida de Jimena, una mujer que representa a otras muchas, y que no quiso interpretar el personaje que le habían asignado en la vida. A veces nos adjudican un papel que no es el nuestro, y eso le pasó a Jimena, sin que nadie se diera cuenta, o mejor dicho, sin que lo aceptaran.

A partir de esas cartas conoceremos su pasado y su presente, sus ilusiones y amarguras, y la importancia de la amistad en un mundo en que es fácil estar solo en compañía. Y a la vez, se irá dibujando el retrato de una de las muchas Españas que han sido, la que le toca vivir desde niña, y sigue viviendo en la edad adulta.

Los personajes son entrañables, y puedes encontrar algo de ti en muchos de ellos. Creo que consigue mostrar perfiles muy distintos de mujer, que vienen a marcar una escala en cuanto a los niveles de renuncia de uno mismo. Desde Felipa, completamente asumido su papel de esposa y madre tradicional, sin más ambición que criar y casar a sus hijos, hasta Raquel, que es la antítesis de su madre, capaz de liarse la manta a la cabeza y buscar su futuro en otro país. Entre esos extremos, las brujas de Eastwick marcarán los grises de esa escala hacia la libertad emocional, y el coste que supone renunciar a ella.

También los personajes masculinos, como el del padre, su hermano, el marido o sus "salvadores", sus "paraguas rojos", nos muestran muchos perfiles, muchas sensibilidades diferentes.

Todos ellos se adentran bajo la piel y encuentran un lugar en un rincón de tu alma conforme vas leyendo.

El libro tiene frases hermosísimas, para paladearlas y releerlas con avidez. Hay que tener mucho oficio para escribir con tanta sencillez y tanto lirismo, sin caer en la cursilería ni el exhibicionismo dialéctico.

Invita a la reflexión, a veces hasta la congoja, porque nada de lo que les sucede a las protagonistas deja indiferente. Ha sabido transmitir tan bien la sensibilidad de las mujeres en sus distintos aspectos, que da escalofríos. En varios momentos noté que se me cerraba la garganta y necesitaba respirar hondo.

Y a la vez hará reflexionar a muchos hombres sobre lo que saben o no de las mujeres, sobre su actitud ante ellas.

Rodeado de un halo de misterio y magia, todo en el libro cautiva, lo único que sientes al terminarlo es que se lea tan rápido. Creo que este libro será el paraguas rojo de la autora. Yo así lo deseo.

Marta Querol


Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar