Anika entre libros

El silencio se mueve (juvenil)

Ficha realizada por: Patricia Esteban Erlés
El silencio se mueve (juvenil)

Título: El silencio se mueve (juvenil)
Título Original: (El silencio se mueve, 2010)
Autor: Fernando Marías
Editorial: SM


Copyright:

© Fernando Marías, 2010

© Ediciones SM, 2010

Edición: 1ª Edición, 2010
ISBN: 9788467542981
Tapa: Blanda
Etiquetas: guerra, crossover, misterio, historia de España, guerra civil española, intriga, libros premiados, premio, literatura española, 17 años, 18 años, 15 años, 14 años, 16 años, lij
Nº de páginas: 446

Argumento:

Juan Pertierra es un hombre que durante buena parte de su vida tuvo un don, heredado de su padre: sabía escuchar el silencio, todo aquello que la ausencia de palabras es capaz de comunicar. Juan Pertierra es un hombre que tiene dos vecinas, Lisa y Liza, madre e hija, que necesitarán su ayuda. Juan Pertierra es un hombre que deberá desandar el camino del que se alejó, un sendero tortuoso, lleno de recuerdos y nostalgias, a fin de descubrir qué le sucede a Lisa. Juan Pertierra es un hombre que comprenderá cómo el pasado, el propio y el ajeno, regresan una y otra vez, con una fuerza y un dolor inusitados, cuando uno intenta enterrarlo en una fosa común.

 

Opinión:

 

No soporto los libros juveniles mal escritos. No me gusta que un autor de novelas para lectores adolescentes confunda ligereza y habilidad con apresuramiento y negligencia, que intente darnos gato por liebre sustituyendo agilidad por pobreza expresiva. Por eso, en parte, me ha gustado tanto el libro de Fernando Marías. Porque un libro escrito para un público juvenil debe, en mi opinión, ser responsable, cuidadoso y también, por qué no decirlo, ambicioso en sus pretensiones. Quien escribe para chicos y chicas tiene que hacerlo no sólo para vender grandes tiradas de ejemplares, sino también para espolear la curiosidad de los muchachos y muchachas, para crear lectores adultos e intentar que se interesen por otros libros, por el mundo que les rodea y el pasado del que provienen. Las lecturas entretenidas que solo son eso, lecturas fáciles, lineales, perfectamente olvidables una vez se cierra el libro, no tienen el mismo mérito, en mi opinión, que un libro que te cuenta una historia apasionante, de acuerdo, pero además te hace pensar en el ayer reciente de tu país, o te recuerda que la literatura es una gran cadena de libros y autores que se dan la mano. Alabo la labor de Fernando Marías en este sentido porque además de haber elaborado una trama que combina el suspense, el humor, la melancolía, y que sitúa a sus personajes en un mundo contemporáneo a los lectores a quienes va dirigida la novela, muestra un retazo doloroso de la Historia de España, alertando sobre el tormento de quienes vieron morir a sus seres queridos en una guerra, que puede ser cualquiera, da igual el lugar o el tiempo en que estalle. En sus páginas nos da una lección acerca de una época del siglo XX que sigue sin recibir sepultura, que persigue a los hijos y nietos de los que ganaron o perdieron la guerra.

Destacaría, además, cómo el autor ha sabido combinar esa cuestión de fondo, de importancia trascendental, con el amor a la literatura, que está presente en forma de acertijo casi desde el principio de la obra. La biblioteca de Joaquín Pertierra contiene pequeñas joyas, obras clásicas que pueden cambiar la vida de un adolescente, la primera vez que caen en sus manos. Creo que es necesario que los libros nos guíen, nos den pequeñas pistas que nos permitan acceder a autores que antes desconocíamos. London, Conrad, Poe, Wilde, Bécquer, son algunos de los nombres que aparecen citados por Marías en la novela, como señalados por un sabio dedo índice que nos anima a hojearlos, a concederles el beneficio de la duda a las historias que cuentan y que, tantas veces, han conseguido interesar a chicos y chicas y les han hecho disfrutar del descubrimiento de la literatura, de temas universales como el amor, la muerte, la venganza, la culpa, la lealtad...

Quisiera dedicarle también algo de atención a la arriesgada estructura del libro. Me parece uno de los grandes aciertos de esta novela, que se atreve a dibujar el mundo en que vivimos a través de la multiplicidad de textos que manejamos, casi sin darnos cuenta. De ahí que aparezcan, como no podría ser de otra forma, los libros ya mencionados, pero también un cómic, que narra la conmovedora historia de una amistad cercenada por la guerra, los dibujos misteriosos trazados en un bloc cuadriculado, el guión de un cortometraje de zombies ambientado en Asturias, los vídeos de youtube... Fernando Marías retrata una innumerable cantidad de estímulos que nos asaltan en el día a día, y los integra de manera natural en su novela, llevándonos a la propia web del libro, haciéndonos comparar portadas de un ilustrador llamado Roberto Samarkanda, o jugando al juego de los siete errores cada vez que Lisa dibuja sus enigmáticos bocetos. En definitiva, nos hallamos ante un libro interactivo, que recomiendo leer también a cualquier adulto curioso y sin prejuicios y que deberíamos regalar a los adolescente de nuestro entorno, para poder disfrutarlo en su compañía.

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar