Anika entre libros

El pozo detrás de la puerta

Ficha realizada por: Inés Macpherson
El pozo detrás de la puerta

Título: El pozo detrás de la puerta
Título Original: (El pou darrere la porta, 2009)
Autor: Josep Sampere
Editorial: Anaya
Colección: Narrativa Juvenil


Copyright:

© Josep Sampere, 2009, 2015

© Editorial Barcanova, 2009

© De la ilustración de cubierta, Eva Vázquez, 2015

© Grupo Anaya, S.A., 2015

Edición: 1ª Edición: Octubre 2015
ISBN: 9788467871791
Tapa: Blanda
Etiquetas: adolescentes, amistad, aventuras, misterio, intriga, libros premiados, literatura española, monstruos, novela, miedo, suspense, 17 años, 15 años, 14 años, 16 años, 12 años, 13 años, literatura juvenil, vecinos
Nº de páginas: 120

Argumento:

Álex y Olga viven en un edificio de treinta pisos. Son vecinos, pero casi nunca se han visto, hasta que el ascensor se para en el piso equivocado y se conocen. ¿Es la casualidad o alguien ha hecho que eso ocurra? En cualquier otro edificio, uno pensaría que ha sido la casualidad, pero no en el suyo. Y es que Álex y Olga sospechan que hay algo, o alguien, que manipula el ascensor a su antojo, provocando pequeños incidentes que cambian la vida de los inquilinos del edificio… en ocasiones, haciendo que sus sueños más secretos se cumplan de forma siniestra.

Al empezar a investigar los incidentes, descubren que el secreto que se esconde en el fondo del pozo del ascensor es mayor de lo que piensan, y mucho más peligroso. Porque para conceder un deseo, siempre hay que pagar un tributo a cambio.

 

Opinión:

 

Ya de por sí, hay espacios que generan cierta inquietud, que despiertan cierta sospecha. Los lugares más recurrentes para hacernos temblar son las casas abandonadas, las curvas de carretera, los moteles perdidos de la mano de dios… Pero, ¿y los ascensores? Sí, esos lugares pequeños, cerrados, que penden de unos cables y que, en cualquier momento se pueden caer, o quedar colgados entre dos pisos, sin luz, sin poder salir, atrapados… Esos lugares que a veces van acompañados de hilos musicales insípidos o enervantes y que casi siempre tienen una luz mortecina que le da a tu rostro el tono pálido de la enfermedad o la muerte, como recordándonos… o advirtiéndonos. Esos lugares que se mueven gracias a una maquinaria que funciona sola… o no.

Ese ascensor omnipresente y omnipotente es un personaje más en la historia de Sampere. Acompaña con su imponente presencia a los protagonistas, Álex y Olga, que tienen cierto regusto a los protagonistas de la serie Los tres investigadores (Alfred Hitchcock y los tres investigadores, publicada por Editorial Molino y escrita por diversos autores). Son intrépidos, se sienten atraídos por el misterio y están dispuestos a llegar al final del todo para descubrir la verdad. Cada uno tiene una historia personal con el ascensor, y cada uno de ellos ha perdido o está a punto de perder algo importante. Y, ¿qué no harías por recuperar lo que ya no tienes o por salvar lo que estás a punto de perder?

La atmósfera de la historia es uno de los puntos fuertes de la novela, porque va in crescendo a cada capítulo, hasta llegar a un final fascinante que te deja con ganas de más, aunque la historia termine aquí. Si ya de por sí la idea de un ascensor que puede dejarte encerrado a su antojo o de alguien manejando los hilos de esa pequeña caja de cerillas que sube y baja por el edificio ya es inquietante, el elenco de vecinos y las situaciones en las que se encuentran los personajes no se queda atrás. El narrador, que oscila entre Álex y Olga, permite que podamos sentir con ellos las sensaciones que tienen al irse encontrando con cada vecino, con cada rellano, donde las puertas de los diferentes pisos observan detenidamente el avance de los jóvenes. Las conversaciones crípticas, los rumores, las leyendas que se van fraguando a medida que suben, hacen que tanto ellos como el lector vayan recomponiendo el puzle de lo que ocurre en el edificio. Pero, ¿una vez has caído en las redes del plan del ser que gobierna el ascensor, puedes realmente escapar de él?

Hay que reconocer que la parte final es escalofriante. Porque Sampere sabe cómo ir creando esa trampa angustiosa y cruel que esconde, en su interior, pequeñas joyas en forma de ideas. Y es que la novela no es solo una aventura, o un misterio o una historia de miedo, sino un recuerdo del precio que uno puede llegar a pagar por buscar que se cumplan los deseos. Retomando la idea que W.W. Jacobs expuso en su relato «La pata de mono», Sampere hace hincapié en el peligro que tienen los deseos, sobre todo si no somos conscientes de a quién le pedimos que los cumpla por nosotros ni tenemos en cuenta las consecuencias que pueden acarrear.

El autor ganó en su momento el premio Barcanova por esta novela, en su versión catalana, y no es para menos. En sus escasas 120 páginas sabe tejer una historia sólida, con unos personajes interesantes y un misterio que atrapa y hace que vuelvas a desconfiar de los ascensores. Una lectura entretenida que, además, encierra pequeños mensajes que, quien se detenga a leerla con calma, encontrará.

Inés Macpherson

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar