Anika entre libros

El juego del ángel

Ficha realizada por: Anika Lillo
El juego del ángel

Título: El juego del ángel
Título Original: (El juego del ángel, 2008)
Autor: Carlos Ruiz Zafón
Editorial: Planeta
Colección: Autores Españoles e Iberoamericanos


Copyright:

© Dragonworks, S. L., 2008
© Editorial Planeta, S. A., 2008

Edición: 1ª Edición: Abril 2008
ISBN: 9788408081180
Tapa: Dura
Etiquetas: romance, misterio, literatura española, novela, intriga, novela sentimental, amor
Nº de páginas: 667

Argumento:


David Martín quiere ser escritor y bajo la tutela de don Pedro Vidal consigue apartarse de la esclava vida a la que parece estar destinado por un error del destino, sin embargo una maldición parece estar abocada a perseguirle… Un misterioso personaje llamado Andreas Corelli le ofrece una gran oportunidad que si bien argumentalmente no le parece atractiva, el dinero que ganará con ella (y otra promesa más impresionante) lo es tanto como para vender su alma. 

 

Opinión:

 

Existe una famosa leyenda urbana con distintas versiones en la que un hombre conoce a una mujer, va a su casa por la noche con ella, observa una casa lujosa de rica decoración, y cuando al día siguiente vuelve para verla, se encuentra aquel lugar lleno de polvo reposado durante años, viejos muebles tapados con sábanas y la certeza de que hace ya mucho tiempo que allí no vive nadie. Según un libro que leí hace mucho, esto le ocurrió -en este caso exactamente así- a un joven valenciano en el casco antiguo de Valencia. Su caso, tan popular, tenía visos de verdad pues el hombre vivió para contarlo y su historia fue recogida como una de las experiencias sobrenaturales con testimonios que finalmente se narró en este libro donde se contaban las historias más extrañas (de las cuales desmentían las falsas e informaban sobre las más fiables). El caso es que leyendo el inicio de "El juego del ángel" me encuentro con una nueva versión de esta historia a la que se suma un argumento literario típico de novela de terror (la del ser de ficción que ya utilizó Stephen King en su novela "La mitad oscura", donde el pseudónimo de un escritor cobraba vida para vengarse de éste por prescindir de él). Con estas premisas comienza la novela de Carlos Ruiz Zafón, un misterio que envuelve al protagonista, David Martín, y que provoca en el lector el deseo de conocer el desenlace de tan enigmática experiencia.

Y para los amantes de "La sombra del viento", poco después de pasar las primeras cincuenta páginas, Ruiz Zafón nos lleva de la mano de otra tierna historia de amor a los libros hasta Sempere, y nos dirige a aquel lugar ya mítico donde los libros no pueden ser dañados: el Cementerio de los Libros Olvidados.

Así que, visto lo visto ¿cómo no va a engancharnos esta historia que promete lo que ya hizo en su día el anterior libro para adultos del autor?

Hay un tipo de frases que no me gustan ni en conversaciones, ni en narraciones, ni en ninguna otra parte que no sea de boca de quien las hizo populares, en este caso el actor José Luis Gil en su papel de administrador de la finca en la serie "Aquí no hay quien viva" que dice así: "en esta nuestra comunidad". La frase acaba siendo tipo y cuando la oyes, tal cual o cambiando "comunidad" por otra palabra, sigue apareciendo la cara de Gil y su tono peculiar al decirlo. Cuando he leído en "El juego del ángel" las palabras "aquellas mis nuevas ventanas", la fuerza de su prosa se ha ido al carajo, ha dejado de ser limpia y se ha convertido casi en un chiste. Sólo agradezco que no lo haya usado más de una vez. En su favor, decir que es más que posible que Ruiz Zafón ni conozca la serie habida cuenta que vive en los Estados Unidos.

Debo reconocer que plasma muy bien al escritor cuyo pseudónimo es más famoso que el propio autor, y los sentimientos que ello acarrea, así como la forma mercantil de acceder a no ser nadie y dejarse explotar a cambio de poder publicar, el sueño de todo escritor: publicar para ser leído. Y lo que conlleva es la explotación más dura, el trabajo más agobiante en el que ni se descansa ni se tiene tiempo para ir al médico, y ese pandemia nacional que se sufre cuando alguien tiene un nombre (aunque sea falso), la envidia del español en general y la del escritor frustrado en particular.

En los personajes de Barrido y Escobar se ve claramente el mangoneo usurero que se llevaban algunos editores que se dedicaban a explotar a los escritores. Hoy, en pleno siglo XXI, aún queda algo de eso. Sólo hay que escuchar a los autores que han publicado con algunas editoriales.

Pedro Vidal, a pesar de ser un hombre con pasado conocido, se presenta como un custodiador, un ángel guardián que casi parece no humano. Es tan bueno que apenas es creíble. Y no deja de ser sospechoso de esconder algún secreto que -obviamente- Ruiz Zafón descubrirá a su debido momento. A esto estamos acostumbrados, y el personaje me ha podido gustar más o menos, pero tanta bondad siempre es sospechosa ¿o no?

Existe, cómo no, una historia de amor imposible. Y como ya hizo también en otras de sus novelas, Ruiz Zafón incluye uno de los sentimientos más poderosos en el ser humano, más que el amor: la ternura. La ternura puede llevar al amor, pero también estancar una relación.

Una curiosidad que describe a la Barcelona de la época es el nacimiento de la librería Catalonia. En ese ambiente se mueve David Martín, el escritor que siente que debe todo a Pedro Vidal, su ángel guardián.

David alquila una vieja casa señorial que recuerda, cuando la visita, con todos aquellos utensilios aún dispuestos bajo una capa enorme de polvo, abandonados con prisa (como un plato con fruta en una mesa puesta) al rápido abandono del 112 Ocean Avenue de Amityville relatado en "El horror vuelve a Amityville" por Jay Anson (más tarde reexplicado y ampliado por Carlos Cala en "Aquella casa maldita de Amityville"). Como en "La sombra del viento", el autor recupera la casa señorial como parte protagonista de la historia (aunque en este caso, como ya pasó en "La sombra del viento" con nuestra obsesión por ver imágenes del 32 de la Avenida del Tibidabo, la curiosidad se distribuye en la casa de la torre de David en Flassaders 30, la mansión Villa Helius de Pedro Vidal, y la casa frente al Park Güell de Andreas Corelli), una casa con misterio, pasado, fantasmas quizá… una casa donde hay una máquina de escribir.

Esta máquina de escribir no puede dejar de recordarme a otra obra, en esta ocasión de Stephen King y bajo el título bien conocido de "El resplandor". Claro que ¿no está ya todo inventado? Por ello lo que tiene importancia en este caso es cómo se cuenta la historia (de eso sabemos mucho en el Proyecto Versiones).

Y siento decirlo pero aquí no se acaban las coincidencias literarias… El recurso del ser misterioso que contrata a un escritor para que le escriba un libro extraño lo hemos visto recientemente en el Premio Minotauro 2007, "El libro de Nobac", de Federico Fernández Giordano, y en "Huérfanos del mal" de D'Estienne D'Orves. Eso sí, cada uno -incluido Ruiz Zafón- utiliza este método para contar una historia distinta (menos mal que aquí acaban las coincidencias) Mientras que en "El libro de Nobac" descubrimos una historia moderna del Frankenstein donde el dios creador se confunde con el ser humano, y en "Huérfanos del mal" se destapa la historia no oficial de las Casas de Maternidad del nazimo ampliadas a un proyecto para conseguir lo que quería Hitler, una raza perfecta, y ambos lo hacen con una mezcla grande de fantasía y pizcas de ciencia-ficción que también Ruiz Zafón utiliza. Pero en su caso es la escritura relatada de un nuevo dogma la que hará que David venda su alma. Todo esto, obviamente, no es más que una excusa para desarrollar la historia de "El juego del ángel".

Ruiz Zafón se vale también de ciertos elementos que ya le fueron útiles en sus anteriores novelas, y desde luego esos momentos o elementos evocan a estas. Tal es el caso, por ejemplo, de la mano artificial (y todo lo que viene después) que trae a la memoria rápidamente a "Marina" -del mismo autor-, o el tren noctuno que aparece apenas unos segundos y que sin embargo a mí, como lectora, me lleva rápidamente a "El palacio de la medianoche".

Ruiz Zafón, que es muy dado al culebrón (ése que aunque no queramos nos gusta porque nos engancha o nos enreda, o quizás nos emociona) lo hace esta vez de forma más sutil, y justo cuando se produce el descubrimiento, se produce otra cosa: la ruptura entre David Martín y las personas que más le importan.

Entre varias decepciones de personajes malévolos, el de Sempere es un aliciente, un suspiro, una alegría necesaria tanto para el lector como para David Martín. Creo que sus conversaciones y su relación es lo que más me ha gustado de esta novela, más aún que la trama en sí.

En cuanto a David Martín, éste es uno de esos tipos a los que la vida maltrata y él reacciona con un gran sentido del humor pero volcado en el sarcasmo más absoluto. Es agradable, divertido ver sus salidas en ciertas conversaciones, ya sea con Sempere, con Pedro Vidal o con la policía.

Y hablando de persona/jes importantes en su vida, he de reconocer que el momento en que éste se acerca a su madre con un regalo, resulta desolador, claro que este incidente da pie a su entrada en el Cementerio de los Libros Olvidados donde un nuevo apellido nos trae viejos recuerdos: Monfort, Isaac Monfort.

Pero de entre todos los personajes al menos hay otro que tiene todo lo necesario para tener su propio libro: Isabella Gispert. Llega justo en el momento apropiado a su vida y aguanta el sarcasmo más enconado del que David Martín es capaz, pero para cabezotas, la propia Isabella. Para mí, Isabella es mucho más importante en el libro que la propia Cristina. Curiosamente David Martín se comporta como el mismísimo Dr. House con Cameron (House). Calcadito. Y ella, como Cameron, aprende rápido a ser sarcástica con él. Las similitudes son tan obvias que juraría que esta serie sí la ve el autor.

El personaje de Andreas Corelli, que se presume misterioso desde el principio, cobra especial relevancia cuando un librero se informa sobre este tipo en París. A partir de este punto, en el que David ya está trabajando para él, te vuelve a la memoria aquello de "este libro es odiosamente adictivo". Y es también en este momento cuando sus vicios narrativos, su trama enrevesada, evoca más al estilo de "La sombra del viento".

Me gustaría destacar la habilidad de Ruiz Zafón para elaborar sueños. Aquel en particular que tiene David en la casa que tiene Andreas Corelli, contiene los elementos justos sacados de la realidad que le preocupan a Martín, mezclados con la fantasía propia del mundo onírico. No sé cuántos lectores se habrán fijado en él pero yo lo viví como uno de los mejores y más elaborados momentos de la novela.

Barcelona vuelve a ser parte protagonista de la novela, detalle éste que encantará especialmente a los catalanes y a quienes vivan en Barcelona, no así al resto de España que no conozca la ciudad. Además, no es sino una forma de nombrar lugares sin pararse a describirlos para hacerlos nuestros. En este sentido se percibe que esto no es lo suyo.

Resumiendo, la promesa de una resurrección embarca a dos hombres con un tiempo de diferencia que no es suficiente como para no poder tirar del hilo e indagar quién está detrás de tal extraña proposición que les une a ambos. Eso sí, buena dosis de fantasía que hace imposible la historia, como le gusta al autor y, también, a nosotros. Lo mismo podría decirse del inesperado desenlace con Cristina, lo que nos recuerda lo mucho que le gusta el drama a Ruiz Zafón.

Como en otras ocasiones, una historia que se repite en el tiempo, dos tramas tan idénticas que para el protagonista es imposible no sentir miedo e inseguridad, y la claridad de saber que si no rompe la maldición su final será el mismo que el de su antecesor (algo así como "Ringu" pero sin cinta de vídeo)

Creo que "El juego del ángel" está más o menos a la altura del anterior libro pero no provoca ya en el lector que conoce su obra la misma sorpresa y entusiasmo que consiguió con "La sombra del viento".

Una anécdota final: El personaje de Sempere y yo estábamos leyendo el mismo libro (yo leo varios a la vez), "Manuscrito encontrado en Zaragoza", de Jan Potocki.

Anika Lillo

 

 

Fermina Daza

Lo acabé dos días después de su publicación, y es inevitable compararlo con "La sombra...". Con ello no quiero decir que no sea apasionante, que tenga una narrativa estupenda y a mi entender éste tenga una mejor prosa.

La novela se divide en 4 partes, la primera es magistral, pero conforme avanza el hilo argumental, que es muy complejo y adictivo, la calidad va menguando (¡¡siendo buena, eh!!).

Demasiado autoplagio del autor, no por ello menos interesante, pero claro al haber leído "La sombra del viento" no sorprende tanto.

La clave, para mí, está en la carta escrita por la gran amiga del protagonista y en el epílogo. ¿Es una novela fantástica? o ¿son las narraciones de un personaje que sufre alucinaciones?

Hay pasajes formidables y el fuego como purificación, el agua, la niebla y la Barcelona Gótica siguen siendo protagonistas.

Además, la novela incluye más diálogos, más personajes, más clave de humor e ironía, una historia de amor más protagonista, crímenes, el amor por los libros, el alma de ellos en El Cementerio de los libros olvidados y en ella nace el protagonista de la primera novela de la tetralogía: Daniel Sempere.

Muy recomendable, pero sólo es la sombra de la estupenda "La sombra del viento".

Pilar Gil



Glauka

Considero que "La sombra del viento" es una obra maestra, pero "El juego del ángel" queda muy atrás en mi valoración. Ruiz Zafón ha intentando conseguir otra vez el éxito con una novela parecida y creo que ha fracasado. Desde el argumento, que me ha parecido un poco enrevesado, hasta los personajes, que no tienen aquel carisma que tenían en su primera novela.


Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar