Anika entre libros

El hombre de tiza

Ficha realizada por: Anika Lillo
El hombre de tiza

Título: El hombre de tiza
Título Original: (The Chalk Man, 2018)
Autor: C. J. Tudor
Editorial: Plaza & Janés


Copyright:

© C. J. Tudor, 2018

© Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.U., 2018

Traducción: Carlos Abreu
Edición: 1ª Edición: Mayo 2018
ISBN: 9788401019814
Tapa: Dura
Etiquetas: malos tratos, coleccionismo, asesinatos, misterio, Inglaterra, fanatismo, intriga, literatura inglesa, novela, suicidios, thriller, venganza, secretos, embarazo juvenil, acoso, primeros amores, Alzheimer, locura, parques de atracciones, accidentes, diferencia de edad, pandilla, familias desestructuradas, embarazos no deseados, amores prohibidos, condición humana, fanatismo religioso, amenazas, cabezas de turco, asuntos mediáticos, ferias, reencuentros, anónimos, bastardos, albinos, abusones, antiabortistas
Nº de páginas: 350

Argumento:

1986. Una chica ha sido asesinada y descuartizada, pero antes de que se encuentre su cuerpo han pasado muchas cosas. Secretos, accidentes con consecuencias, manifestaciones antiabortistas, malos tratos, fanatismo, escándalos, muertes… Y dibujos de tiza que parecen indicar cosas; lo último: dónde encontrar el cuerpo de la joven.

2016. De la pandilla de Ed, sólo Gav y Hoppo se quedaron en Anderbury. Nicky -de la que estaba enamorado- y Mickey se marcharon. Ahora vuelven a encontrarse porque han recibido anónimos: dibujos de tiza que les recuerdan a un crimen del pasado.

 

Opinión:

 

Esta novela me ha sorprendido muy gratamente, porque juega con una palabra muy concreta: prejuzgar. De hecho el protagonista, Ed, que es quien narra los hechos, lo comenta en un par de ocasiones porque fue su padre quien le advirtió del error de prejuzgar. Así, en la novela todos pueden ser sospechosos del crimen de la joven porque en realidad nadie tenía motivos claros para hacerlo, y mucho menos descuartizarla. Es un misterio que se resolvió con una cabeza de turco pero que en 2016 vuelve a resurgir con el recibo de los anónimos.

Todos los personajes me han parecido que tenían que estar en la novela. No hay uno solo que me sobre. Por un lado tenemos a una pandilla de cuatro chicos y una chica. Están sus padres y hermanos, en particular el que tenía que salir, el abusón. También hay un desconocido pero que pronto será familiar para todos: un profesor que llama la atención no solo por ser forastero, sino también por ser albino. De entre los familiares destacan los padres de Ed (aquí entran en materia los tema antiabortistas y Alzheimer) y el padre de Nick, un reverendo que, naturalmente, está en contra de estas prácticas y tiene a sus acólitos con el puño en alto. Y por último están las dos amigas: la chica asesinada y la otra, que es a su vez hija del policía (otro personaje). Todos tienen su papel. Y en 2016 se añade a otra joven -esta mayor de edad- que acaba siendo inquilina de Ed. Comparten su casa y algo de alcohol.

Lo que más caracteriza a esta novela es la curiosidad. Puedes haber leído mucho pero como juega al despiste -cualquiera puede haberlo hecho porque no aparenta haber motivos, de modo que el que lo tiene de verdad está escondido-, cuando cierras el libro y te vas, no puedes evitar sentir esa curiosidad que te hace volver a él. Tener ganas de leer más, de averiguar, de saberlo todo.

Se guarda unos cuantos misterios que no son otra cosa que secretos: quién es esa chica con la que comparte piso, por qué reaparece Mickey, por qué no se encontró la cabeza, qué hace que una mujer insista en que el reverendo les tiene engañados a todos, quién se carga al perro, quién tuvo realmente la culpa del accidente de coche, quién dibujó los hombres de tiza que les llevó al cuerpo… y así bastantes que dan para pensar muchas conspiraciones pero que, al final, te deja un poco con la boca abierta porque no hay nada extraño en todo ello (quizás lo de la cabeza sí se salga de lo normal), sino que son hechos resultado de causas con poco misterio pero en las que a nadie se le ocurrió pensar. La condición humana. El hecho de que exista una cabeza de turco hace que no se conozca quién fue realmente, a día de hoy (2016), quien asesinó y descuartizó a la chica, y esto lo sabremos, obviamente, pero al final de la novela. Mientras tanto divagan, elucubran, las investigaciones dan tumbos… Son humanos, no investigadores, y también tienen sus propios secretos.

Ahí están, pues, sus atractivos. "El hombre de tiza" es una novela de amores prohibidos, secretos, violencia, abusos, olvidos y locura. Entre otras cosas. Podría hablar mucho rato de esta novela, pero prefiero que la leáis. Muy recomendable.

 

Anika Lillo

 

 

Foto homenaje:

Elhombredetiza

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar