Anika entre libros

el día de año nuevo y otros cuentos maravillosos

Ficha realizada por: Patricia Esteban Erlés
el día de año nuevo y otros cuentos maravillosos

Título: el día de año nuevo y otros cuentos maravillosos
Título Original: (el día de año nuevo y otros cuentos maravillosos, 2010)
Autor: Vladímir Odóyevski
Editorial: Nevsky Prospects


Copyright: Traducción de James y Marian Womack
Prólogo de Luis Alberto de Cuenca
1ª Edición, Noviembre 2010 ISBN: 9788493746681
Etiquetas: amor, autores, ciencia, escritores, ficción, gótica, gótico, literatura rusa, romance, romántica, romántico, rusos

Argumento:

Estupendo ramillete de cuentos de un autor ruso poco conocido en España, el príncipe Vladímir Odóievsky, recuperado por esa pareja de buscadores de tesoros que son el matrimonio Nevsky. Puede decirse que, en líneas generales, Odóievsky es un escritor  que sigue muy de cerca la estela de Hoffman y Poe en sus relatos fantásticos, pero sin desdeñar las incursiones en historias realistas, de una marcada intención crítica y moral, no exenta de humor. Una prosa cuidada, muy personal, que deja fluir con total libertad la imaginación prodigiosa de un autor pionero en la literatura de ciencia ficción y cuya lectura ningún amante del género debería perderse.

Opinión:

Es una suerte que existan iniciativas editoriales como la de Nevsky Prospects, que acercan en cada obra de su catálogo títulos desconocidos o inéditos de la literatura rusa al público español. Es una suerte, ya digo, pues en esta ocasión el librito de Odóievsky se revela como una obra sorprendente, enigmática y llena de encanto, por la extraña combinación de ingenuidad y clarividencia que encontramos en sus páginas. Es muy interesante cómo en este autor de la élite rusa del siglo XIX se aúna la visión crítica de su época, en forma de denuncia del sinfín de vicios morales que contaminan al individuo y acaban afectando a la superestructura social, y la huida a mundos maravillosos, donde lo onírico, la fantasía infantil o la utopía futurista se convierten en vías de expresión literaria igualmente adecuadas y plenas de sentido.

Como amante de lo fantástico he disfrutado especialmente de piezas como El año 4338, relato en el que un estudiante pequinés escribe cartas a un compatriota para contarle las maravillas que descubre día a día en su estancia en Constantinopla, un año antes de que el cometa Biela se estrelle contra el planeta Tierra. Adoptando la perspectiva del viajero que utiliza el marco epistolar para describir sus vivencias en un país exótico, el protagonista hace partícipe a su amigo de la existencia de un mundo fabuloso que intuye los avances tecnológicos del futuro y vive felizmente ajeno a la tragedia que se cierne sobre él, en forma de choque inminente con un cometa. Muy en la línea del cuento navideño de Dickens protagonizado por Mr. Scrooch o incluso de La resucitada, de Emilia Pardo Bazán se encuentra otra de las creaciones propiamente fantásticas del libro, Un muerto viviente, donde el autor juega a recrear la visión del mundo a través de la figura de un narrador que ha fallecido repentinamente y que descubre cómo el abismo que se ha abierto entre él y los que le rodearon en vida es ya insalvable.

En cuanto al estilo, destacaría la transparencia de la prosa de Odóievsky, mucho más nítida y cercana al lector moderno que la de, perdóneseme la blasfemia, el maestro Edgar Allan Poe. Llama la atención lo alejado que queda Odóievsky de otros prosistas decimonónicos, la ausencia en sus relatos de citas o largos párrafos digresivos y su manera de contar limpia pero dotada de una gran belleza y de potentes imágenes, como esta que transcribo a continuación, incluida en El artista, una fábula amarga acerca de la creación y sus frustraciones: Era posible distinguir ciertos detalles que habían sido anotados por un pincel lleno de vida, pero nada estaba completo, nada era comprensible. O bien por la impaciencia del artista, o bien por la carencia de lienzos, podías ver donde había pintado una obra encima de otra; una cabeza medio despintada de un cervato miraba desde una iglesia gótica; la figura de una Madonna estaba pintada sobre un trono de tela en penumbra; el ojo rápido de un campesino ruso al lado de una pirámide egipcia (p.91).

Una delicia rusa, un pequeño cofre de gran literatura cuya publicación en castellano celebramos muy sinceramente.

Patricia Esteban Erlés

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar