Anika entre libros

El destello. Precuela de El corredor del laberinto

Ficha realizada por: Anika Lillo
El destello. Precuela de El corredor del laberinto

Título: El destello. Precuela de El corredor del laberinto
Título Original: (The Kill Order, 2012)
Autor: James Dashner
Editorial: Nocturna


Copyright:

© James Dashner, 2012

© Nocturna Ediciones S.L., 2014

Traducción: Noemí Risco Mateo
Edición: 1ª Edición: Noviembre 2014
ISBN: 9788494286216
Tapa: Blanda
Etiquetas: acción, violencia, lucha, ciencia ficción, asesinatos, crossover, distopía, enfermedades mentales, supervivencia, tensión, literatura estadounidense, novela, trilogías, 17 años, 18 años, 15 años, 14 años, 16 años, 12 años, 13 años, literatura juvenil, tetralogías, virus, plagas, locura, futurista, precuela, crímenes de estado
Nº de páginas: 458

Argumento:

Libro que descubre el origen de la enfermedad mental a la que tienen que enfrentarse los supervivientes del laberinto cuando escapan, locura que se pega como la gripe y de la que sólo algunos son inmunes.

Este libro está escrito después pero cuenta el inicio, de modo que lleva spoilers de la trilogía.

 

Opinión:

 

En "El destello" aparecen, en el prólogo, Thomas y Teresa, pero apenas unas páginas. Después entramos de lleno en otra novela y conocemos a otros personajes. Durante la trilogía ("El corredor del laberinto", "Las pruebas" y "La cura mortal") tenemos a Thomas, Teresa, Newt, Alby o Minho de protagonistas, salvando cada prueba a la que son sometidos, primero dentro de un claro con un laberinto lleno de laceradores mortales, luego en un paisaje desértico en el que deben enfrentarse a locos violentos y a monstruos tecnológicos mortales, y después la desconfianza en CRUEL y que sean perseguidos y acosados por la organización y por los propios locos que deambulan enfermos del "destello", esa enfermedad degenerativa que nos contaron en la tercera parte pero de cuyo origen no se contó nada. Este hecho, y el que el Sol difícilmente pudiera crear el virus mortal, hizo que la trilogía quedara coja, que James Dashner tuviera que ponerse las pilas y escribir un cuarto libro para dar sentido a la enfermedad, y aunque es lo que todos esperábamos -por tanto es previsible, de hecho el título original es poco discreto- como lectores mínimamente exigentes lo necesitábamos. Y aquí está.

Además de conocer el origen y tener a nuevos personajes de los que luego hablaremos, ya no está contado desde la visión de Thomas -como sí lo estuvieron los tres primeros-; en este caso es una novela más la uso y por tanto más cómoda de leer. Sabes lo que les pasa a todos, no es necesario estar sólo con un personaje, aunque bien es cierto que no en todo momento lleva esto a cabo pero al menos sabemos lo que les pasa a otros en algunos casos en los que no está el chico. En los otros, o eras la sombra de Mark, o no te enterabas de nada más, estábamos limitados como lectores a esta forma de narrar una historia. Aquí se abre un poco más.

Nuestro "Thomas" en este libro, o sea nuestro joven protagonista, se llama Mark, y sobrevive bajo el metro a las inundaciones tras derretirse los polos (algo obvio que sí o sí debe ocurrir si el Sol prácticamente quema el planeta) junto a la chica de la que está enamorado, Trina, gracias a un viejo soldado que les encuentra, Alec. Estos son inicialmente los tres protagonistas, pero hay más. La novela empieza directamente con el grupo completo, y es mediante los sueños de Mark como vamos conociendo de qué forma empezó todo -las inundaciones- y cómo sobrevivieron hasta llegar a las montañas (de esto ya te enterarás en el libro, que es muy interesante). Esa parte está muy bien descrita, de hecho da gusto porque es más de sensaciones y miedo que de acción, como el resto de la novela. Porque aquí hay mucha acción, todo sea dicho. Mucha pelea para sobrevivir.

Hay un tercer personaje muy importante que recogen por el camino, la pequeña Deedee, pero tenemos como ambientación a la marabunta de locos violentos de los que les resultará difícil escapar. Esas escenas recuerdan mucho a las de los zombis, pero en este caso son mucho más complicadas y graves porque los zombis no piensan, y los locos se agrupan y piensan (y no se les ocurre nada bueno).

"El destello" es la precuela de la trilogía, de modo que sí cierra esa historia que nos contaron a medias, y desde luego una se queda satisfecha. Así sí. No puedo contaros por qué existe el virus, cómo se crea o se expande, ni nada que pertenezca al interior del libro, pero si has leído la trilogía ¡léete este volumen! Te resulte previsible o no, te gusten los cambios de personajes o no, es mejor que lo hagas porque entonces te gustará más.

Por último no quiero dejar pasar la oportunidad de comentar cuando una portada me parece fantástica, pero en este caso amplío: el diseño de portadas de la tetralogía (trilogía más precuela) del corredor del laberinto es genial. Cada una de ellas roba una parte de la narración: han conseguido con una sola imagen tomar la esencia de las novelas. Maravilloso trabajo de ilustración.

Anika Lillo

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar