Anika entre libros

El caso de Charles Dexter Ward. Ilustrado

Ficha realizada por: Anika Lillo
El caso de Charles Dexter Ward. Ilustrado

Título: El caso de Charles Dexter Ward. Ilustrado
Título Original: (The Case of Charles Dexter Ward, 1943)
Autores: H. P. Lovecraft, Javier Olivares
Editorial: Anaya
Colección: Libros-Regalo


Copyright:

© Traducción, prólogo y notas: Adolfo Muñoz, 2018

© Ilustraciones: Javier Olivares, 2018

© Grupo Anaya, S.A.,2018

Traducción: Adolfo Muñoz
Ilustraciones: Bicolor
Edición: 1ª Edición: Noviembre 2018
ISBN: 9788469847145
Tapa: Dura
Etiquetas: libros ilustrados, libro para regalar, literatura juvenil, crossover, 14 años, 15 años, 16 años, 17 años, 18 años, terror, horror, miedo, monstruos, seres de bajas frecuencias, invocaciones, ocultismo, nigromantes, alquimia, Salem, subterráneos, antepasados, Providence, gótico, rituales, locura, novela corta, posesiones, reencarnación, psiquiátrico, fantasía oscura
Nº de páginas: 223

Argumento:

El joven Charles Dexter Ward se obsesiona con un antepasado suyo, Joseph Curwen, que se dedicaba al ocultismo. Cuanto más investiga, más peligros le acechan.

Invocaciones terribles y seres oscuros acechantes llenan estas páginas en las que Charles Dexter Ward es, ya, un hombre huido del psiquiátrico. El doctor Marinus Bicknell Willett investiga su caso.

 

Opinión:

 

Voy a respetar que la editorial lo ha colocado en literatura juvenil porque sería muy raro llevarles la contraria, pero sospecho que esta franja de edad (a partir de 14 años en adelante -lo que nos incluye a los adultos-) se debe más al bellísimo formato ilustrado que al tema. "El caso de Charles Dexter Ward" es un clásico de terror, una de las obras más conocidas de H. P. Lovecraft, y si bien antes este tipo de obras sólo estaba destinada a los adultos, es cierto que muchos empezamos leyendo terror con 14 e incluso menos años, así que no lo discutiré.

Este libro es un maravilloso regalo para los amantes del terror, y en el caso de que seas fan de Lovecraft y estés pensando que algún joven de tu familia se inicie con él, este volumen en particular es una buena opción porque por su diseño es eso: un regalo.

Las ilustraciones de Javier Olivares -muy de su estilo- son esta vez sólo en bicolor: Negro y verdes envuelven a seres humanos inquietantes; a veces lo son más incluso por su forma de dibujarlos. Es curioso que no se haya tomado la molestia de recrear a las criaturas de baja frecuencia que habitan estas páginas y que se haya limitado a perfilar hombres -yo habría esperado lo primero- pero dado que está destinado a lectores de instituto entiendo que no quería espeluznar en exceso.

La historia es como todas las de Lovecraft: esa capacidad suya de convertir en terror algo que sugiere más que explica, utilizando las palabras justas en cada momento, sin necesidad de repetirse y, aun así, evocar aspectos, ambientes y sensaciones que pondrían a cualquiera los pelos de punta, es para envidiar. Es realmente curioso que, como dice Adolfo Muñoz en su prólogo, Lovecraft no se comiera un colín en vida porque escribía mal (rimbombante en exceso), así que entiendo que en la traducción el autor de ésta se ha esmerado en que el vocabulario y el estilo encaje más al público lector joven. A mí, en cualquier caso, me ha parecido magnífico, porque lo que más aprecio del escritor de Providence es el talento innato para crear una historia de horror oscura, oscurísima.

Lo que sucede con Charles Dexter Ward tiene el suficiente atractivo como para seguir la historia, pero además es que aquí ya aparece la firma de Yog-Sothtoth, algo que ya hemos leído en otras de sus obras y un buen puñado de invocaciones. Pero da igual, es la escalera de su casa, los olores putrefactos, los gruñidos guturales, el subterráneo de la casita, el cambio físico de Dexter y no sé cuántas cosas más las que inevitablemente nos enganchan: la historia y las sensaciones de horror van tan bien unidas de la mano que empiezas con la historia de un loco y cuando cierras el libro sabes que has vivido el inframundo, y que ese loco quizá no era tal loco.

Este volumen, además, cuenta con páginas finales especiales. Por un lado un largo listado de notas a las que he ido recurriendo más por curiosidad que por necesidad (así, por ejemplo, me he enterado de que Lovecraft da en este relato la dirección real de una casa que él mismo habitó), luego le sigue la cronología de los hechos, y finaliza con un doble mapa (del lugar donde vive Charles y el mismo, pero cuando era su antepasado el que pisaba aquellas tierras)

Una auténtica maravilla para regalar o regalarse a uno mismo.

 

Anika Lillo

 

Foto homenaje:

Caso -dexter -ward

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar