Anika entre libros

Diván del Tamarit

Ficha realizada por: Darío Luque,Rafael Ruiz Pleguezuelos
Diván del Tamarit

Título: Diván del Tamarit
Título Original: (Diván del Tamarit, 1940)
Autor: Federico García Lorca
Editorial: Cátedra
Colección: Letras Hispánicas


Copyright:

© 2018, Ediciones Cátedra (Grupo Anaya, S. A.)

Edición: 1ª Edición: Mayo 2018
ISBN: 9788437638348
Tapa: Blanda, bolsillo
Etiquetas: amor, poesía, muerte, erotismo, generación del 27, literatura española, recopilatorio de autor, recopilación, Granada, García Lorca, flores, poesía española, huertos
Nº de páginas: 204

Argumento:

Tras los poemas de inspiración americana en "Poeta en Nueva York", Federico García Lorca retoma el folclore andaluz en el "Diván del Tamarit". Se trata de su libro póstumo, pues la edición que preparaba en 1934 la Universidad de Granada no llegó a publicarse y este poemario no vio la luz hasta 1940.

En una fusión de tradiciones -la hispánica y la arábiga-, Lorca une las formas métricas de la tradición española con imágenes y características sugerentes de la tradición oriental. En este sentido, el texto se divide en doce gacelas y nueve casidas, que desarrollan los temas del erotismo y la muerte, tan universales y tan presentes en el universo lorquiano.

 

Opinión:

 

Darío Luque

No son pocos los estudiosos que han considerado el "Diván del Tamarit" como la obra culmen de Federico García Lorca, si bien es evidente que se trata de una de las menos conocidas del autor. El poeta granadino, tras su retorno de Nueva York (donde, como es sabido, compuso una de sus obras más cosmopolitas), se reencontró con las formas tradicionales del folklore hispánico y andaluz. De hecho, como señala Pepa Merlo en la introducción que acompaña a esta edición de Cátedra, se cree que García Lorca pudo inspirarse gracias a los "Poemas arabigoandaluces" que publicó su amigo Emilio García Gómez.

Mediante esa lectura, Federico García Lorca se acerca a la tradición poética arábigo-andaluza (no mucho tiempo después, García Gómez y un joven llamado Samuel Miklos Stern descubrirían la existencia de las jarchas). Así, el "Diván del Tamarit" está estructurado de tal manera que reúne en sus poemas rasgos orientales -como los títulos de cada composición, denominados 'gacelas' o 'casidas' a inspiración de los poetas árabes- y rasgos hispánicos -como las formas métricas utilizadas, que van desde los cuartetos hasta los endecasílabos y los versos alejandrinos-.

El uso de gacelas o casidas, separando el libro en dos partes, no es casual. Con ello, Federico García Lorca logra dividir el mundo natural de los poemas, que vienen a describir el huerto del Tamarit, propiedad de su tío donde el poeta solía veranear muchos años. Este huerto, poblado por animales diversos como el ruiseñor y el faisán, refleja a modo de trasunto literario el interior sentimental del poeta, para lo cual el lenguaje de las flores sirve como símbolo. En las gacelas, las doce primeras composiciones del poemario, se recopila un imaginario relacionado con la luz, el día y el sol, mientras que en las casidas se remite a la noche, la luna y la oscuridad. García Lorca desarrolla un juego de contrarios muy ligado con la tradición oriental.

A pesar de no ser una de sus obras más conocidas, sí es cierto que el "Diván del Tamarit" es una obra que demuestra un gran trabajo a nivel de ritmo, de métrica, de sustrato poético y de referencias (de hecho, incluye resonancias de Rosalía de Castro, del romanticismo y del modernismo, así como de la Biblia y del Corán). En poco más de veinte poemas, Federico García Lorca reúne todo su ideario estético y lo despliega con un valor último, renovado, bajo la sombra del huerto del Tamarit.

Darío Luque

 

SOMBRA 

 

Rafael Ruiz Pleguezuelos

Edición crítica a cargo de la profesora y escritora Pepa Merlo del último poemario de García Lorca, cumbre de su truncada carrera. Veintiún poemas que son expresiones de viva sensualidad y paisajes en verso de una Granada idealizada por el poeta, que recurre a la tradición árabe en un juego con el sustrato histórico de la ciudad. Poemas apasionantes de un genio que reúnen erotismo, pintura de lugares y percepción de los sentidos. Imprescindible.

La historia de la edición del "Diván del Tamarit" es apasionante, como todo en Lorca. Los veintiún poemas que recoge esta edición crítica a cargo de la editorial Cátedra son un legado que no pudo ser publicado más que póstumamente, pues corresponde al libro en el que trabajaba el poeta cuando fue asesinado. García Lorca planeó con el intelectual granadino (y eventual alcalde de la ciudad) Antonio Gallego Burín una edición de la obra a cargo de la Universidad de Granada, que nunca se llevó a efecto.  Pepa Merlo, editora del volumen, ofrece ideas al respecto de por qué no se editó en su momento que amplían lo que ya conocíamos al respecto. A partir de esa promesa de edición incumplida en los años anteriores al estallido de la guerra, los textos han conocido numerosas ediciones, con puntuaciones distintas e inclusión u omisión de alguno de sus poemas. La edición de Cátedra se hace cargo de ello y ofrece un catálogo de variantes al final del libro que es una guía importantísima para las impresiones anteriores del libro.

Los poemas son paisajes de perfecta sonoridad, metáforas arriesgadas, palabra mágica. El poeta granadino jugó a adoptar metros de tradición árabe, la Gacela y la Casida, pero digo jugar porque después prefirió tener libertad completa, y la mención en los títulos de los poemas de estas formas líricas es solamente un guiño histórico al sustrato de Granada durante la invasión musulmana. El resultado es poesía de García Lorca, libérrima y personal.

En el completo y bien documentado prólogo a cargo de Pepa Merlo se rastrean las lecturas del poeta y se demuestra que Lorca conocía bien la tradición de la poesía árabe, pero decidió no someterse a esta forma histórica y gozar de total libertad para escribir el "Diván del Tamarit", llamado así por una huerta que fue propiedad de una de las primas más queridas por Lorca, Clotilde García Picossi. Por Diván se entiende una colección de versos de un poeta. La unión de ambos motivos creó este título que, estarán de acuerdo conmigo, ya es poesía. Pepa Merlo explica con solvencia muchas de las imágenes presentes en el libro: la mención a animales, flores, el papel de la ciudad de Granada. Para que se hagan una idea de lo cercano que resulta el tema a la encargada de la edición, su tesis doctoral se llamó precisamente "Para una edición del Diván del Tamarit de Federico García Lorca", en el que ya están todas las ideas ofrecidas en el prólogo.

El "Diván del Tamarit" es un libro imprescindible. Solamente unos cientos de versos, pero qué versos. No han faltado estudiosos que digan que ésta es la mejor poesía de Lorca. Yo no llegaría a tanto, porque el alcance de "Poeta en Nueva York" o del "Romancero Gitano" es inconmensurable. Pero es cierto que el "Diván del Tamarit" une todo lo que ya conocíamos de él: tradición y vanguardia, libertad creativa y conocimiento de los clásicos, expresión popular e innovación expresiva. Erotismo y paisaje. Tierra y cuerpos. Sublime. 

Rafael Ruiz Pleguezuelos

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar