Anika entre libros

Detrás del cristal

Ficha realizada por: Lidia Casado
Detrás del cristal

Título: Detrás del cristal
Título Original: (Detrás del cristal, 2014)
Autor: Mayte Esteban
Editorial: Vergara


Copyright:

© Mayte Esteban, 20124

© Ediciones B, S.A., 2014

Edición: 1ª Edición: Febrero 2014
ISBN: 9788415420712
Tapa: Blanda
Etiquetas: contemporánea, literatura española, novela, novela de personajes, realismo, novela romántica, violencia de género
Nº de páginas: 280

Argumento:

Andrés, Ana, Raquel, Irene, Paco, Eva, Carlos, Julián, Pedro, Pablo… cada uno carga con sus propios problemas a cuestas e intenta sobrevivir cuando algo en su mundo se tuerce. Ya sean los problemas económicos, el desamor, la inseguridad, las deudas o una convivencia en pareja insoportable, todos intentan coger aire y seguir peleando cada día, cada hora, cada minuto. Lo mejor será que no estarán solos en ese camino, que habrá quien encuentre el amor o la amistad donde menos lo espere, aunque también habrá quien solo halle soledad cuando todo se venga abajo. Mayte Esteban nos ofrece una novela sobre las redes que tejemos los seres humanos y lo que ocurre cuando fallan.

 

Opinión:

 

Mayte Esteban construye en esta, su cuarta novela, una obra coral que evoluciona a medida que la lees. Comienza como esas películas en las que el foco se va fijando en diferentes personajes para mostrarte el momento en el que se encuentran y vivir con ellos un momento de inflexión: una decisión difícil, un momento de ahogo económico, un fracaso amoroso, un amor cuya carga no se puede llevar sobre los hombros… A medida que avanza la lectura, el narrador omnisciente, como buen titiritero, va enredando los hilos que tiran de cada uno de esos personajes, mezclando sus vidas y mostrando las relaciones que existen entre ellos. Relaciones laborales, de amistad o simples casualidades que ponen a unos en el camino de otros, eso sí, para cambiar sus vidas.

Así, durante la primera parte de la novela, uno se centra en conocer a cada personaje y en descubrir las conexiones que existen entre ellos. Algunos de esos encuentros van dando lugar a nuevas relaciones, algunas situaciones disparatadas y divertidas y otras sobre las que reflexionar. Pero en la segunda parte, la obra gana en profundidad y se vuelve más seria, más comprometida. Aunque en todo momento hay un toque de amargura que empaña la emoción de la pareja principal que se encuentra, se conoce y se enamora, en la segunda parte esa amargura pesa más y más. Hasta convertirse en un mazazo capaz de despertar conciencias.

Eso no quiere decir que el final de la novela sea decepcionante, ni mucho menos. Tiene su dosis de felicidad y su dosis de realidad, como la vida misma. Sin esa justa medida, la novela de Esteban sería tan tópica como muchas novelas románticas con argumentos de partida parecidos pero que no rascan en la superficie de esta historia feliz para proponer temas sobre los que reflexionar. En el caso de "Detrás del cristal", la sombra de la crisis económica y sus consecuencias, las dificilísimas decisiones que tenemos que tomar a veces, las secuelas que deja la cobardía en nuestras vidas, el aferrarse al amor equivocado, la violencia de género, el engaño o los malabares de una madre soltera son algunas de las cuestiones de peso que plantea la novela.

Esteban sitúa la acción de la obra en la época navideña, esas semanas del año en las que cualquier cosa es posible, en las que lo mejor y lo peor del ser humano se dan la mano y en las que la felicidad, a veces artificiosa, que quieren hacer creer que lo cubre todo no oculta el dolor que muchos sienten. Aunque sea Navidad. O precisamente por ello.

La concentración temporal (la mayor parte de la novela transcurre entre el 22 y el 28 de diciembre, aunque la historia se alarga hasta febrero) no se ve reflejada en un reducción espacial: Esteban va distribuyendo a los personajes en múltiples escenarios, ciudades e incluso países, dándole aún mayor agilidad a una trama y a una estructura ya de por sí ágiles. Y para evitar perdernos, la autora localiza cada capítulo señalando día, lugar y minuto en el que se producen los hechos, indicaciones que ayudan a ubicar a cada personaje pero también contribuyen a aumentar la sensación de rapidez que dan los capítulos cortos de la novela.

Una novela, por lo demás, escrita con un estilo sencillo pero trabajado que nos regala, a veces, frases hermosas e ideas sobre las que pensar. Se nota que Esteban va ganando madurez y seguridad. Y se nota tanto en la estructura y ese juego de personajes que propone como en un estilo pausado, medido y hermoso.

Si tuviera que valorar un único aspecto de esta novela me quedaría con su equilibrio. Como la mejor de las cocineras, la autora ha sabido medir con acierto los ingredientes con los que iba a elaborar su menú de manera que nada sobre ni nada falte: su chispa de alegría, su toque de amor, su dosis de amistad, su cucharadita de amargura y, sobre todo, el regusto que deja en la boca y que invita a pensar sobre lo que nos ha contado, que nos abre la puerta a ese autoanálisis que nos haga descubrir si nosotros también vivimos detrás del cristal. 

Lidia Casado

 

 

Frases de esta opinión pueden utilizarse libremente en otros medios para promoción del libro, siempre que no se varíe y se mencionen al autor de la misma y al medio anikaentrelibros.com

¿Te ha gustado? Compártelo:

Comentario de los lectores:

Publicidad
Anika entre libros
Actividad subvencionada por el Ministerio de Cultura
Ministerio de cultura

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar